YO, TONYA

Sentimentalismos aparte

De vez en cuando es de agradecer que el cine nos haga reflexionar sobre el porqué del comportamiento humano. Que nos haga saber qué hay detrás de cada una de las decisiones de sus personajes para comprenderlos y nos muestre así un nuevo punto de vista desde el que nunca nos hubiéramos parado a mirar. Yo, Tonya, la nueva película de Craig Gillespie es una de ellas.

La película cuenta la historia de Tonya Harding (Margot Robbie) que, en 1991, logró ser la primera patinadora artística en realizar el doble salto axel, uno de los saltos más difíciles de esta disciplina. Con una base de falso documental sobre unas entrevistas a la patinadora y gente de su alrededor, la narración abarca desde los inicios de la patinadora con tan solo tres años hasta su caída en el mundo del patinaje artístico, pasando por una adolescencia de lo más represiva y una madurez violenta y deprimente.

A pesar de que la tensión es palpable en todo momento, el clímax y la parte, quizás, más morbosa de la película se centran en “el incidente”. Harding fue acusada de conspirar contra Nancy Kerrigan, una rival a quien gente cercana a Tonya lesionó para retirarla de la competición olímpica del 94. Maltrato de género, presión materna y abandono son algunos de los temas que trabaja el film para entender a la protagonista, que se convierte en una mujer que utiliza la agresividad como medio para cumplir sus objetivos. Pero como el fin no justifica los medios (o eso dicen), el director estadounidense hace que la intensidad con la que Tonya planta cara a sus problemas sea al mismo tiempo su mayor virtud y su perdición. Recordemos que del amor al odio hay un paso (hoy va de frases hechas la cosa), y Tonya ama y odia con la misma intensidad, tanto que hasta llegan a confundirse. En la pista de hielo canaliza su carácter de fierecilla indomable pero , lamentablemente, aun siendo capaz de brillar por sus habilidades no puede dejar atrás quién es realmente, una persona calificada como “no grata”.

Yo, Tonya consigue reflejar lo duro que es dedicarse a una disciplina, y lo hace mostrando lo injusto que es no poder alienar aquellas características que te hacen estar fuera del canon establecido para (no) destacar. En una escena imprescindible donde la patinadora, ya acorralada, se enfrenta a su última competición, Gillespie coloca a Margot Robbie frente al espejo maquillándose, intentando dibujar una máscara que la esconda, luchando consigo misma para evadir la realidad de la que solo patinando consigue escapar. Intentando encontrar en el espejo a la persona que quieren que sea.

El retrato compasivo que Gillespie y el guionista Steven Rogers construyen de Harding, hace que la película destaque en todos los aspectos gracias a la personalidad obstinada de la patinadora y la curiosidad morbosa de su público, que se contagia a la pantalla. Aparte de una fotografía llena de contrastes, una música electrizante y la personalidad voyerista de la cámara, gran parte del mérito es de Margot Robbie y Allison Janney, cuya relación madre e hija refleja un pulso constante que reza “ni contigo ni sin ti”. El mismo pulso que se aplica a la relación de Robbie y Sebastian Stan, su compañero de reparto.

Y ahí va la gran pregunta, ¿qué se hace cuando no puedes ni quieres dejar de ser tú mismo en un mundo donde la apariencia lo es todo? Lejos de formular un juicio moral o ético, Gillespie y Rogers muestran las dos caras de una misma moneda creando unos personajes con claroscuros en un ejercicio de comprensión, y también de contención, frente a la impotencia que genera la violencia y la brutalidad. Sentimentalismos aparte, Tonya es la imagen de los sueños frustrados, del destino que no puede cambiarse y, aun así, también de la perseverancia y la valentía de levantarse pese a todos los puñetazos.


Yo, Tonya (I, Tonya. Estados Unidos, 2017)

Dirección: Craig Gillespie Guion: Steven RogersProducción:  Tom Ackerley, Margot Robbie, Steven Rogers, Bryan Unkeless, Michael Sledd, Scott Allen Morgan… / Música: Peter Nashel / Fotografía: Nicolas Karakatsanis Edición: Tatiana S. Riegel / Diseño de producción: Jade Healy / RepartoMargot Robbie, Sebastian Stan, Allison Janney, Caitlin Carver, Julianne Nicholson, Bojana Novakovic, Mckenna Grace, Paul Walter Hauser, Bobby Cannavale, Renah Gallagher, Amy Fox, Ricky Russert, Jeffery Arseneau, Bobby Akers, Suehyla El-Attar, Kaleigh Brooke Clark, Catherine Dyer, Joshua Mikel, Jason Davis

2 comentarios en «YO, TONYA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.