VOCES

Gritos de terror

voces-mutaciones

Hace ya 4 años desde que Ángel Gómez Hernández llamara la atención del mismísimo Sam Raimi con su multipremiado corto Behind (2016), una historia de horror sobrenatural sobre una madre (Macarena Gómez) protegiendo a su hijo. Con un diseño de producción y un estilo narrativo a medio camino entre el cine de terror norteamericano de los 80 y el contemporáneo, influenciado por el j-horror y plagado de jumpscares (sustos repentinos y bruscos con imágenes y sonidos estridentes), Behind triunfó en festivales como el MolinsTerror de Molins de Rei o La Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, y allanó el camino para el debut en el largometraje de un director que lleva en el mundillo, intentando demostrar su talento, desde 2006. Mientras preparaba en Hollywood la adaptación a largo de este trabajo con Lionsgate y Raimi (un proyecto que sigue adelante y que actualmente se encuentra en fase de reescritura), a Gómez Hernández se le ocurrió una idea para la gran pantalla involucrando un elemento sobrenatural (relativamente) poco explorado en el fantástico español: las psicofonías. Un concepto que, con la ayuda del guionista Santiago Díaz, ha terminado siendo su primer largometraje, Voces, y que no ha hecho más que confirmar lo apuntado en sus trabajos previos.

Voces comienza y termina con el plano cenital de una piscina descuidada y con una forma un tanto extraña, un contorno que recuerda al de una oreja humana. Un detalle que podría pasar inadvertido pero que va cobrando significado con el devenir de los acontecimientos. La piscina se encuentra en el jardín de la nueva propiedad que han adquirido el matrimonio de Daniel (Rodolfo Sancho) y Sara (Belén Fabra) junto a su hijo de 9 años Eric (Lucas Blas). La pareja trabaja con casas en mal estado para reformarlas y venderlas a un precio muy superior, pero lo que no saben es que su nueva adquisición viene con un habitante inesperado de regalo. El niño, Eric, es el primero en notar esas presencias extrañas en la vivienda que en el pueblo cercano es conocida como “la casa de las voces”, pero pronto toda su familia será testigo y víctima, teniendo que recurrir al investigador paranormal Germán Domingo (Ramón Barea) y a su hija Ruth (Ana Fernández).

voces-2-mutaciones
Gómez Hernández se mantiene fiel a su estilo, repleto de referencias a clásicos de casas encantadas como Poltergeist: fenómenos extraños (Tobe Hooper, 1982) o Terror en Amityville (Stuart Rosenberg, 1979), y al mismo tiempo deudor del cine de terror japonés moderno y la obra de James Wan, desde Insidious (2010) a, sobre todo, Expediente Warren (2013), película con la que además comparte la narrativa de los personajes de Barea y Fernández, una especie de Warren patrios que podrían dar inicio a su propia saga (hay que quedarse hasta el final de los créditos). El buen hacer de Ángel Gómez Hernández y del guionista Santiago Díaz no consiste en innovar a la hora de crear tensión o asustar al espectador, sino en tratar de dar una explicación lógica a todos esos clichés que se repiten en el cine de terror actual. Voces abusa de los mencionados jumpscares, de los sustos de sonido y de los gritos por la espalda, pero el background del ente maligno (del que no desvelaremos nada, por supuesto, pero habría que destacar su origen ligado a la historia negra de nuestro país) justifica este modo de aterrorizar a sus víctimas. Las psicofonías, las voces, los susurros, las imitaciones y hasta los mensajes de WhatsApp (sí, el fantasma se comunica también por móvil) tienen su explicación en la manipulación verbal y en la fuerza diabólica del lenguaje hablado. Y hasta aquí podemos decir.

Voces no está funcionando mal en taquilla a pesar de la pandemia actual, pero, al igual que ocurrió con Verónica (Paco Plaza, 2017) o El hoyo (Galder Gaztelo-Urrutia, 2019), todo indica que no recibirá el reconocimiento que se merece hasta que Netflix (que participa en su producción) la estrene mundialmente en su plataforma. Porque, si hay algo que une a todo el cine fantástico español a lo largo de su historia, es que siempre es más valorado fuera de nuestras fronteras. Personalmente, me da igual si la próxima película de Gómez Hernández será producida por Sam Raimi, Filmax o Pookepsie Films (por poner un par de ejemplos). Lo que deseo es que llegue cuanto antes.


Voces (España, 2020)

Dirección: Ángel Gómez Hernández / Producción: Feelgood Media, Kowalski Films, Lanube Películas, Estudio V Producciones, Televisión Española (TVE) / Guion: Santiago Díaz (Idea: Víctor GaDo, Ángel Gómez Hernández) / Música: Jesús Díaz / Fotografía: Pablo Rosso / Reparto: Rodolfo Sancho, Ramón Barea, Ana Fernández, Belén Fabra, Lucas de Blas, Nerea Barros, Rubén Corvo, Jorge Oubel, Alvaro Panadero, Viti Suárez, Peter Van Randen, Javier Botet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.