VIVARIUM

Historia perversa

vivarium-mutaciones

(Con motivo de su estreno en Movistar Plus, recuperamos esta crítica realizada durante Sitges 2019)

El director irlandés Lorcan Finnegan ofrece en Vivarium una historia perversa sobre las reglas del juego en torno a la idea del domicilio conyugal y los conceptos asociados a él. Una joven pareja, interpretada por Imogen Poots y Jesse Eisenberg, busca con ilusión una casa que convertir en el primer hogar de su anhelada vida compartida. Tras entrar por azar en una inmobiliaria para ojear con curiosidad algunas de las ofertas disponibles, un extraño dependiente se acerca a la pareja y los persuade para coger los vehículos e ir a una urbanización recién terminada, ni muy lejos ni muy cerca. Una vez allí se encontrarán en un conjunto de casas unifamiliares de color pistacho, idénticas unas de otras, con céspedes recortados minuciosamente y verjas divisorias de un blanco inmaculado.

La perversión proviene de un encierro aniquilador desde el momento en el que se dan cuenta de la desaparición del agente inmobiliario y el laberinto sin fin que componen las casitas donde nadie habita. Ya solos, comprenderán que son víctimas de algo indefinible, una consciencia que opera en el fuera de campo y que deja frente a la puerta, dentro de una caja de cartón, un bebé. Finnegan estructura la narración sobre ese misterioso bebé, una criatura que parece humana, pero que crece cada 24 horas como si hubiera transcurrido un año entero. De su garganta surge una voz con reverberaciones electrónicas que oscilan entre la gravedad demoniaca y la estridencia de la angustia infantil. La desesperación de esa paternidad forzada, de la rutina impuesta toma la forma de una sucesión de planos repetidos con un agotamiento en los protagonistas cada vez más evidente. La respuesta a este agotamiento es la de la violencia desatada en un ejercicio liberador que abre el espacio del tormento para brindar ráfagas de humor.

Vivarium no se erigió como la gran película de Sitges, donde ganó el premio a Mejor Actriz, pero, entre esa alternancia de la ligereza cómica por arrebatos de crueldad y la angustia de seguir el curso de lo establecido en una realidad distópica, se deja ver como un filme entretenido, con mala leche (aunque un poco tibia) y campo de exhibición para las capacidades interpretativas de los actores.


Vivarium (EEUU, 2019)

Dirección: Lorcan Finnegan / Guion: Garret Shanley/ Producción: Fantastic Films, Frakas Productions y PingPong Film / Música: Kristian Eidnes Andersen / Fotografía: Miguel De Olaso / Montaje:  Tony Cranstoun / Diseño de producción:  Philip Murphy / Reparto:  Imogen Poots, Jesse Eisenberg, Jonathan Aris, Olga Wehrly, Danielle Ryan…

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.