VENGADORES: ENDGAME

Oda a un universo

Vengadores. Endgame - Revista Mutaciones

Spider-Man (Sam Raimi, 2002) fue, tal vez, la primera piedra que, con su éxito, edificó la base de un género que abriría las puertas del cine a un conjunto de historias que serían adaptadas con una intencionada conexión con el paso de los años. La cinta sobre hombre araña fue de una manera aislada y sin un propósito de ser una saga más allá de sus propias tramas. El escepticismo era latente acerca continuar la labor de dotar de movimiento unas imágenes en un formato venerado y admirado en su única forma, el papel. Sin embargo, años después, cuando en 2008 la llamada casa de las ideas estrenaba la primera cinta de su personaje-buque insignia del universo cinematográfico que se formaría a partir de entonces, Iron Man (Jon Favreau, 2008), se abrió la veda de las adaptaciones con un filme en esencia iniciático dentro de un universo y que el paso de los años ha terminado por redondear y clasificar de culto. Este calificativo juzga la gran labor de su protagonista y gran estrella de la década marvelita: Robert Downey Jr. Tras el rotundo éxito de este título, Marvel se puso manos a la obra y no tardó en organizar un universo con el que regalaría al espectador cintas e historias salidas de las viñetas de Stan Lee y Jack Kirby, y que, con el paso de los años ha parido a tantas legiones y movimientos fandom como Star Wars o Harry Potter. Faltarían líneas y tiempo para analizar, valorar y opinar acerca de cada título. Sí que necesario resaltar el “grueso” de películas que conforman la columna vertebral del universo, cada una con, una importancia necesaria para crear una impronta diferente, pues es esencial para entender la magnitud de su último estreno: Vengadores: Endgame (Joe y Anthony Russo, 2019).

Vengadores. Endgame - Revista Mutaciones

En Capitán América: El primer vengador (Captain America: First Avenger, Joe Johnston, 2011) apareció el otro gran baluarte de Marvel, el personaje, quizás, más importante de toda su historia. Chris Evans se puso a la altura, en importancia y carisma, del Iron Man de  Robert Downey Jr. Este título recogía la esencia y el legado de la primera Iron Man y creaba algo parecido y asentado. El siguiente en aterrizar fue el Dios del Trueno, Thor, de la mano de Chris Hemsworth en Thor (Kenneth Branagh, 2011) Lo único resaltable de esta película es su estreno y aparición en sí. Con los tres pesos pesados estrenados y sobre ruedas, Kevin Feige, jefazo de Marvel, comenzó a gestar un proyecto de una envergadura hasta entonces inédita. La creación de un crossover definitivo que uniese todas sus películas y personajes en pantalla del modo más orgánico y fiel posible. Tras estrenos de secuelas y nuevas cintas, en 2012, se estrenaba Vengadores (The Avengers, Josh Whedon). Este título confirmó la posibilidad de una autoría por parte de un director en un mundo artesano (Kenneth Branagh, a su modo, también), Josh Whedon lograba la mejor película hasta la fecha con unas imágenes coreográficamente precisas, con un humor inteligente y unas interpretaciones a la altura de sus viñetas. El camino prosiguió con una Fase 2 inundada de nuevos personajes y nuevas secuelas, de entre las cuales destaca un estreno por encima del resto. La aparición de Guardianes de la Galaxia (Guardians of The Galaxy, James Gunn, 2014) supuso la confirmación de que la comedia de aventuras, alejada de la seriedad y firmeza del Capitán América y compañía también suponía un triunfo posible. El paso hacia gamberrismo de Peter Quill era un soplo novedoso y necesario para un cine que estaba al borde de la reiteración y el aburrimiento. Después continuarían y llegarían nuevas asambleas de los Vengadores y sus respectivas secuelas hasta el estreno de otro título mayúsculo (y fundadora de la Fase 3) para entender las imágenes y, sobre todo, la puesta en escena de Endgame: Capitán América: Civil War (Captain America: Civil War, Joe y Anthony Russo, 2016). Años antes, los hermanos Russo habían lanzado la secuela del capitán, Capitán América: El soldado de invierno (Captain America: Winter Soldier, 2014) ofreciendo, para muchos, el mejor título de todo el universo Marvel. La importancia de estos directores reposa en la encomiable artesanía de retratar y captar el espíritu del tebeo y trasladarlo a la gran pantalla sin que la transición demerite las imágenes. Su puesta en escena es fiel a la sobriedad de un estilo clásico sin alardes creativos de los que sí pueden presumir, por ejemplo, James Gunn o el futuro Taika Waikiki en la ya eterna Thor Ragnarok (2017). Como firmes devotos de Kevin Feige, los Russo se quedaron al mando de los Vengadores en detrimento de Josh Whedon y en 2018 estrenaron, después de dos muy importantes cintas (Black Panther, (Ryan Coogler, 2018) y la resucitada saga del Dios del trueno), el principio del fin: Vengadores: Infinity War. Esta película estableció las bases de una gran despedida, pero con los cimientos de un serial, cargado de set pieces que, vistos en perspectiva, resultaban un tanto aislados unos de otros en su camino hacia la convergencia final.

Vengadores. Endgame - Revista Mutaciones

Este repaso ha sido provocado por el último y más importante estreno de Marvel. Endgame supone el final de una etapa para un estudio que comenzó con muy poco y que la finaliza con todo. Cinematográficamente hablando, los Russo consiguen uno de los filmes más redondos que se han hecho no solo de Marvel, sino de toda la factoría comiquera adaptada al cine. Desde su diseño de producción, desde su casting, su guión, que está escrito con una organicidad que resulta casi imposible de creerse debido a la sencillez con la que están plasmadas sus líneas en imágenes; hasta la puesta en escena. Los Russo ceden sus dispositivos (porque hay varios) al clímax de cada escena, transparentes en sus proposiciones y perfectos en las ejecuciones. La comedia lo engrandece todo, abre el plano e ilumina la imagen; el thriller acorta el plano y recorta su duración y el drama, por poner tres sencillos ejemplos de una limpísima y acertadísima puesta en escena, es oscurecido por una fotografía en tonos azules y grises fieles a las viñetas. Pero, el quid de los Russo dentro de esta épica historia, es la capacidad de reciclaje y transformación de los caminos escogidos y surgidos en Infinity War, tanto de guión como de tratamiento de la puesta en escena y conseguir, que las set pieces que voluntariamente fueron insertadas en la primera, sean más dinámica y orgánicamente establecidas en la segunda. Los Russo consiguen redondear un universo que ya será diferente después de esta película.


Vengadores: Endgame (Avengers: Endgame, Estados Unidos, 2019)

Dirección: Joe y  Anthony Russo Guión: Christopher Markus y Stephen McFeely, basado en los comics de Stan Lee y Jack Kirby y Jim Starlin Producción:  Kevin Feige para Walt Disney Pictures / Música: Alan Silvestri / Fotografía: Trent Opaloch Montaje: Jeffrey Ford y Matthew Schmidt / Diseño de producción: John Plas, Charles Wood / Reparto: Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Chris Evans, Jeremy Renner, Benedict Cumberbatch, Zoe Saldana, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Tom Holland, Brie Larson, Tom Hiddleston, Karen Gillan, Josh Brolin, Paul Rudd, Don Cheadle

3 comentarios en «VENGADORES: ENDGAME»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.