UNA RELACIÓN ABIERTA

Travesura sexual

Una relación abierta - Revista Mutaciones

Kiki (2016), de Paco León, normalizó cinematográficamente la infinita lista de filias sexuales que existen en la sociedad y, adaptando la película australiana The Little Death (2014), de Josh Lawson, propuso un discurso en el que las clases sociales convergían a través de dichas filias. En Una relación abierta, el director Brian Crano juega al mismo juego con el ya explotado amor libre, convirtiéndolo en pura travesura. La pareja protagonista (Rebecca Hall y Dan Stevens) no ha tenido ninguna relación sexual extraoficial a su noviazgo, ni siquiera antes de que el mismo se formalizase. La película avanza con la premisa argumental del interés de ambos ante la posibilidad de probar el sexo con otras personas, creando de esta manera un discurso conservador en el que la monogamia es un camino más propenso para una pareja acomodada de Brooklyn.

El director de A Bag of Hammers (2010) se apoya en la puesta en escena para definir las distancias e inseguridades que se van creando en la pareja protagonista y así las primeras elipsis y el montaje de ritmo frenético que describen su vida cotidiana (sexual) tornan en planos más subrayadores. El tiempo ahora se hace lento para los protagonistas y los planos los van alejando de forma simétrica y en el momento justo para luego al final volver al punto de partida y dar por finiquitado ese juego “loco” al que se han lanzado. Los diálogos son igualmente frenéticos durante la propuesta de ser infieles con permiso y enseguida cambian a los silencios y gestualidad en la que Rebecca Hall sale mejor parada al expresar esa ambigüedad de una mujer en plena crisis de los treinta (recién cumplidos en la película).

A este grupo sentimental se le une como subtrama una pareja gay (Morgan Spector y David Joseph Craig) cuya relación se empieza a tambalear por el deseo paternal de uno de ellos frente al miedo que le supone al otro. Otra travesura del director para adaptar el discurso tradicional sobre el miedo a la paternidad en una pareja homosexual y pretender, superficialmente, reivindicar los derechos LGTB.

Del lado de los personajes a los que los novios acuden para “aclarar” sus inseguridades destaca la presencia de Gina Gershon interpretando a una empoderada adicta al sexo capaz de dominar cada secuencia en la que se cita con el personaje de Dan Stevens. Secuencias banales como los polvos que echan que no son más que la metadona que necesita el protagonista para volver enseguida a su feliz vida americana en pareja.


Una relación abierta (Permission, Brian Cano, 2017)

Dirección: Brian Cano / Guión: Brian Cano / Producción: Rebecca Hall, Giri Tharan0, Margot Hand, Joshua Thurston para Ball, Chain Productions, Circadian Pictures, Paper Trail, Picture Films / Dirección de fotografía: Adam Bricker / Montaje: Matt Friedman / Diseño de producción: David Meyer / Reparto: Rebecca Hall, Dan Stevens, Gina Herson, François Aranaud, Morgan Spector, David Joseph Craig, Jason Sudekis, Sarah Steele

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.