TOMMASO

¿Quién es Tommaso?

Tommaso, artista desubicado que comienza de nuevo en Italia, va a clases para mejorar su expresión oral mientras enseña a otros a que mejoren su expresión corporal. De forma hablada debe lidiar con una pareja varios años más joven y una hija pequeña de la que está muy alejado tanto física como emocionalmente. Tommaso también escribe un guion y se basa de modelos ajenos, de fotos y videos de internet para hacer sketches de lo que será la imagen previa a la real. Su mundo es metafísico e intenta traerlo a la Tierra. De forma escrita debe lidiar con el futuro que lo aleja de un presente que se le escurre entre los dedos, en parte por su culpa, en parte por la de otros.

Tommaso revista mutaciones 2

Tommaso siente que debe mirar hacia dentro para entender el mundo de fuera, como en esas reuniones de alcohólicos anónimos a las que acude cada semana y en las que cuenta una historia de su pasado. De forma hablada debe lidiar con un ayer muy negro y sopesar su estado actual, entre entusiasta y roto. En algunos momentos parece que lo consigue; tiene éxito tanto en sus clases de italiano como en sus reuniones nocturnas. Pero su vida no funciona, algo falla, y no parece ser la continua carga familiar o el acecho de una recaída. No. Su perdición comienza y termina en sí mismo. Su pareja le es infiel pero él también lo es, sus alumnas y amigas le proporcionan momentos efímeros de pasión pero él siempre acaba por repetir en su búsqueda de un compromiso inexistente. En sus clases de expresión corporal él tiene las riendas de un espacio minúsculo que genera relaciones de poder y admiración que suponen un agravante de su ego, pero al salir de allí todo se desvanece. Tommaso no comprende el porqué, pero entra en el juego. No conoce las reglas, pero participa igualmente. Es un hombre desubicado, quebrado, atormentado y lo peor de todo: esperanzado. Es por esto que la compasión es la primera emoción que genera el compartir su espacio personal. Encuentros casuales iluminan su camino por unas calles que son espejos de otras, mientras su visión se tuerce y ahonda en sus entrañas para ofrecer su corazón a desconocidos. La meditación y el yoga que practica son meros ejercicios de gimnasia porque, como occidental posmoderno, no comprende la tradición budista en que se basan. La búsqueda de paz interior y de iluminación ya no funcionan en un mundo basado en los momentos de atracción física, ira, redención y pasión. Ahora ya no hay manera de ajustar la respiración, sino que la rabia domina el cuerpo y se llevan a cabo actos atroces.

Tommaso era un drogadicto, un director de cine alcohólico en Nueva York que tenía dos hijas adoptivas con otra mujer a las cuales abandonó. Su vida estuvo llena de altibajos, de recesos, de idas y venidas. La sombra del vicio y el arraigo de la felicidad efímera, esa libertad falsa y poco duradera que dan la cocaína, el crack o la heroína, solo podía remediarse con la huida. Huida a otro lugar, uno totalmente distinto, para volver a empezar y empezar a olvidar. Pero nada es fácil, al menos no en la práctica. El vaivén, los torcimientos y la furia de una vida devienen una puesta en escena que sugiere más cohesión entre Tommaso y su perdición. Oyendo testimonios de otros cuyos problemas comprende, con los que intenta conectar de forma profunda, pero dando signos de una mirada paternalista al mismo tiempo; gritando en las calles o mandando callar a otros que gritan para volver a recordar su otro yo; utilizando las tácticas de meditación para la seducción o transformando su descontento en lamento. Tommaso quiso encontrar un rumbo, pero aprendió solamente otro lenguaje, otro idioma que le permitió expiar unos pecados y también cometer otros. Así es como siguió su senda al autoexorcismo. Así es como Tommaso vivió. Truncando su Padmasana en la figura grotesca de un crucificado que se ha rendido. Que no salvará a nadie, mucho menos a sí mismo.

Tommaso revista mutaciones 1

Abel Ferrara es un director que se moja, alguien que abre sus venas para dar una visión doliente del mundo real. Alguien al que la imagen digital le interesa tanto como para que cada inserto de televisión, YouTube o cámara de vídeo suponga un descubrimiento visual imponente. Un cineasta que ha tenido un pasado oscuro y al que la vida sigue dando motivos para crear. Tommaso es una parte de él. Una muy importante.


Tommaso (Italia, 2019)

Dirección: Abel Ferrara / Guion: Abel Ferrara / Producción: Faliro House, Simila, Washington Square Films, Vivo Film / Fotografía: Peter Zeitlinger / Música: Joe Delia / Edición: Pablo Nunziata / Reparto: Willem Dafoe, Cristina Chiriac, Anna Ferrara, Stella Mastrantonio, Lorenzo Piazzoni, Alessandro Prato, Alessandra Scarci

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.