THE MISTERY OF THE PINK FLAMINGO

Sin caroteno añadido

Los flamencos son animales de ojos penetrantes cuyas rodillas se doblan “al revés” de como lo hacen las de los humanos y el resto de animales. Su plumaje es rosa debido a una dieta basada en pequeños crustáceos que pigmentan sus plumas, por esta razón, los zoológicos que crían flamencos en cautividad suelen incluir en cada comida un suplemento de caroteno para que sigan manteniendo su color rosa de cara al público.

Los conceptos de transparencia y verdad resaltan en los flamencos ya que, lo que comen (interior) se percibe en su plumaje (exterior), relacionándose estrictamente con la idea de ser uno mismo. En contraposición, nos encontramos con lo que sucede en los zoológicos donde precisan que los flamencos sean rosas y por ello, alteran su dieta para beneficiarse económicamente. Esta dualidad entre la libertad individual y el orden social establecido es la base del documental de Javier Polo (El ascensor, 2013), The Mistery of the pink flamingo (2020).

The mistery of the pink flamingo

Desde el inicio del documental el director nos muestra a Rigo (Rigo Pex), un ingeniero de sonido que viste siempre de negro al que se le aparece en sueños un flamenco rosa que le mira fijamente. Confundido, viaja por diversas zonas para hablar con gente que, de un modo u otro, vive conectada al animal.

Las entrevistas realizadas durante el viaje se filman en primer plano mirando a cámara (hablan al espectador en todo momento) y, en ocasiones, introducen también el primer plano de Rigo en una pantalla partida donde se puede ver cómo reacciona a la información y, más adelante, como va transformando su vida en base a la conversación.

Es así como Rigo comienza su viaje analizando el propio flamenco: a través de los testimonios de ornitólogos para luego sumergirse en los símbolos y mitos que la cultura ha ido creando: desde bailaores flamencos hasta directores de cine como Eduardo Casanova (Pieles, 2017) y John Waters (Pink Flamingos, 1972).

the mystery of the pink flamingo

En el documental, John Waters, conocido como uno de los padres de lo kitsch (estilo artístico del mal gusto), confiesa que la decisión de titular a su película Pink Flamingos– el hacer alusión a estos animales- se llevó a cabo ya que la trama del film era tan repugnante que quería que el título actuase en contraposición. Es curioso, porque en los flamencos también se da esta dualidad.

Las plumas en las partes internas de los flamencos son negras, al igual que la ropa que utiliza Rigo. El negro se representa como la sombra y esta se encuentra en todas partes, incluso en el animal que representa la luz -la libertad individual-, formando parte de un mismo “todo”. 

El debate final reside en la autenticidad de esa individualidad. El sistema integra a las contraculturas dentro de la cultura predominante imprimiendo los flamencos en tazas, camisetas y todo tipo de objetos desvinculando la singularidad del animal. Alimentándolo de caroteno a cambio de nuestro dinero.

 

 


The Mistery of the Pink Flamingo (España. 2020)

Dirección: Javier Polo (Creador) / Guion: Javier Polo, David Pascual, Sixto Xavier García / Producción: Jordi Ambrós, Daniel Barea, Guillermo Polo, Javier Polo / Fotografía: Guillermo Polo / Montaje: Yago Muñiz / Sonido: Leticia Argudo, Arturo Arias, Victor Cuadros / Reparto: Rigo Pex, Ana Urbiola, Antonio Marest, Eduardo Casanova, Alle Willis, Sarah Bonito, John Waters, Kitten Kay Sera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.