THE CLOSET

Érase una vez un espíritu en un armario…

Una imagen de un vídeo VHS abre The closet, ópera prima de Kim Kwang-bin. El director surcoreano no esconde sus variadas referencias a las películas de miedo. ¿Los amantes del género se divertirán reconociendo los guiños o, quizás, es demasiado reiterativo?

La premisa es común en las películas de terror: un padre decide mudarse con su hija pequeña a una nueva casa tras la muerte de su esposa. Lógicamente, en ese hogar habita algún ente maligno. Y evidentemente ataca a los más débiles (la niña). El título, The closet, ya desvela donde se ocultan los fantasmas. El error o el acierto, según gustos personales, está en la culpabilidad del padre por descuidar a su hija. ¿Debe o puede un espíritu arreglar problemas familiares? Un aspecto de los filmes de terror asiático es mezclarlo con el thriller. Es interesante el trasfondo que esconde la obra detrás de los sustos. Una historia de maltrato psicológico donde los protagonistas sufren y esa angustia atrae a los del más allá.

Resvita mutaciones - The closet 2

Se puede percibir que el director busca el susto fácil. Al principio funciona, pero pasados los minutos la persistencia del sonido apabullante cada vez que sale un fantasma, empieza a agobiar más que aterrar. Es habitual en el J-horror, K-horror en este caso, que el rostro horripilante del fantasma se muestre en múltiples ocasiones. La primera vez impresiona. Después el público se acostumbra. Lo mismo ocurre con las películas de Ju-on. Los niños poseídos dejan de dar miedo y pasan a dar risa. Todo lo contrario a las cintas que insinúan al espíritu, pero no lo llegan a enseñar. O lo muestran un segundo en algún momento clave. No es que sea un aspecto negativo, sino más bien una característica de este terror asiático.

La puesta en escena no aporta nada nuevo al género, pero a su vez es correcta. Simbología del horror como cuervos. Flashback para construir una narrativa causa-consecuencia y así entender lo que le suceden a los protagonistas. Un planteamiento de cámara con movimientos de acercamiento a los personajes y observar sus rostros pavoridos. Una música de piano insistente, que en ocasiones, saca de la historia. La diferenciación de los dos mundos diegéticos, la realidad y el submundo fantasmagórico, están muy bien coloreados. Un tono verde y azulado para las escenas paranormales y tonos oscuros para la realidad aterradora. Se nota que Kim Kwang-bin se siente cómodo en este género y sabe cómo rodarlo.

Desde el principio ya se evoca a otras obras como por ejemplo The Ring, donde las cintas VHS son fundamentales. Rememorando a clásicos como El resplandor, en un plano de carretera aparece un ciervo, con otra referencia coreana, Train to Busan. Con Poltergeist: fenómenos extraños se abre la puerta del armario donde se perderá la niña protagonista. Esta reaparecerá actuando de manera distinta, pues viajamos a Irlanda con El bosque maldito, donde un niño se comporta diferente sin ninguna explicación aparente. Con la dirección de arte volamos a Indonesia con sellos a las películas de Rocky Soraya, The doll 1 y 2, y Sabrina, donde las muñecas dibujan el escenario. Sin olvidar a Expediente Warren, un fantasma aparece encima del armario para asustar a una niña. Infinidad de referencias para disfrutarlas o aburrirse. Lo cierto es que The closet no puede dejar indiferente a nadie.


The closet (Korea del sur, 2020)

Dirección: Kim Kwang-bin / Guion: Kim Kwang-bin / Reparto: Ha Jung-woo, Heo Yool, Kim Nam-gil / Producción: Myung Chan Kang, Moon Noh, Jong-bin Yoon / Música: Yeong-wook Jo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.