THE BOYS T2

Más no siempre es mejor

The boys Revista Mutaciones

Ay, las segundas temporadas. El primer gran obstáculo de cualquier serie dramática y de narrativa lineal. El momento en el que hay que jugar con las cartas que tienes. Los personajes han sido introducidos. Sus problemas presentados. Es hora de poner la maquinaria en marcha y enseñarle al espectador lo que quieres contar. The Boys, por el momento, es la gran sustituta de Juego de Tronos, que más que una obra audiovisual podría considerarse un evento social. Amazon ha decidido para la segunda temporada de The Boys lanzar los episodios de forma semanal, a excepción de los tres primeros, que se estrenaron en conjunto. Esta jugada va en contra del modelo de moda “patentado” por Netflix, y que si bien resultaba efectiva gracias al fenómeno conocido como binge watching (o maratón de series), le arrebataba la oportunidad de, al igual que series de gran impacto viral como The Walking Dead o la ya mencionada Juego de Tronos, crear discusión en las redes sociales. Cosa que ha conseguido, pero a qué precio.

La primera temporada de The Boys fue una agradable sorpresa para todos los seriéfilos. Producida por la dupla formada por Seth Rogen y Evan Goldberg y adaptando el cómic de Garth Ennis y Darrick Robertson, The Boys presenta un mundo distópico en el que los súperhéroes no solo son la gran atracción mediática, sino que son los que manejan el mundo a placer. Esto hace que el grupo de antihéroes que da nombre a la serie, “los chicos”, decidan pasar a la acción y arreglar el problema por las malas. Es un clásico “Qué pasaría si…” que deconstruye la figura de los paladines de la justicia de Marvel o DC, y que aún sin ser algo especialmente novedoso o fresco dentro del género súper (ahí tenemos el Watchmen de Alan Moore), funcionó gracias a su narrativa sencilla y fácil de seguir, así como por su particular cinismo a la hora de satirizar el mundo del espectáculo corporativo. Puro palomiteo, pero uno funcional y no necesariamente estúpido. Añadiendo al conjunto las divertidas interpretaciones de Karl Urban y Antony Starr como los personajes enfrentados de Billy Carnicero y Patriota respectivamente, teníamos entre manos un blockbuster en serie muy disfrutable. Subrayando el “teníamos”.

The boys Revista Mutaciones

The Boys ha acabado sufriendo de forma prematura lo que les acabó pasando a otras series de largo recorrido. De ser una rápida y desenfadada pieza de acción y humor negro ha pasado a ser un producto cuya chicha va a parar a los últimos diez minutos de cada capítulo. Ocho episodios de una hora en los que solo dos llegan a conseguir la fluidez y efectividad de la primera temporada (los dos últimos, por supuesto). Mientras tanto, uno tiene que pasar por una cantidad enorme de exposición, conversaciones en despachos, subtramas irrelevantes de puro relleno y alguna escena de acción sorprendentemente cutre. El discurso sobre las redes sociales, el uso de un feminismo deshonesto como herramienta corporativa y la denuncia a un lavado de cara al nazismo por parte de figuras de autoridad están ahí, y no son desacertados sobre el papel, pero luego recuerdas que esta serie es propiedad de la empresa capitalista más poderosa del planeta, y por lo tanto ese progresismo del que hace bandera termina mismamente por hacer que la serie se muerda su propia cola.

En la primera temporada de The Boys se dedicaron casi tres episodios completos a una situación específica en la que nuestros protagonistas debían averiguar cómo matar a Translúcido, uno de los “súpers” más importantes y poderosos dentro del universo de la serie. Este primer arco terminaba con el grupo metiéndole por el culo a Translúcido una carga explosiva y haciéndole estallar desde dentro (al ser su piel irrompible). Un tira y afloja de pura tensión y gran sencillez en el que la serie dejó ver sus puntos fuertes: el carisma de sus protagonistas y su ingenio y mala leche para solucionar problemas. Estos antihéroes, estos “underdogs” que en principio no tienen ninguna posibilidad al enfrentarse a un literal Superman psicópata, eran The Boys. Porque no siempre más es mejor, y está claro que si no tienes nada interesante que contar, es mejor que no lo cuentes.


The Boys T2 (Estados Unidos, 2020)

Creadores: Evan Goldberg , Seth Rogen y Eric Kripke/ Dirección: Philip Sgriccia, Alex Graves, Sarah Boyd, Stefan Schwartz, Frederick E.O. Toye y Batan Silva/ Guion: Eric Kripke, Anne Cofell Saunders, Ellie Monahan, Evan Goldberg, Phil Hay, Matt Manfredi, Garth Ennis, Seth Rogen, Craig Rosenberg, Rebecca Sonnenshine, Geoff Aull y George Mastras/ Fotografía: Jeremy Benning, Dylan Macleod, Evans Brown, Jeff Cutter y Dan Stoloff/ Música: Christopher Lennertz/ Reparto: Karl Urban, Karen Fukuhara, Laz Alonso, Tomer Capon, Jack Quaid, Anthony Starr, Dominique McElligott, Jesse T. Usher y Chance Crawford

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.