EstrenosSmall Axe

SMALL AXE: EL MANGROVE


Black Ownership

La cultura nos ha ignorado”, argüía Steve McQueen con motivo de la presentación de su nueva antología fílmica/televisiva sobre la sociedad negra en Inglaterra: Small Axe. No cabe duda que la cultura negra, al igual que cientos de culturas ajenas al American Way of Life o al mundo occidental, han sido amenazadas sistemáticamente por la influencia y extensión del colonialismo. Mangrove.

Como ya ocurriera con la pornografía y las insatisfacciones sexuales en la genuina Shame (Steve McQueen, 2011), en Small Axe el director británico es capaz de explorar las asignaturas pendientes de nuestra sociedad. Historias que pocos autores se atreven a sacar a la palestra y que rara vez se explican con tanta elegancia y saber estar. Bien es cierto que, en la última década, directores afroamericanos como Jordan Pelee (reinventando el género de terror) o Spike Lee (con su acostumbrada militancia) han hecho participes al público generalista de lo que podemos conocer como cine negro (que no noir). Filmografías basadas principalmente en biopics que intentan remendar las costuras de todos aquellos huecos que la cultura occidental, cual polilla, ha ido devorando y enterrando. Sin ir más lejos, pocas son las obras que saquen del marco histórico a sus protagonistas. Siendo la mastodóntica Marvel la única capaz de generar iconos populares para las nuevas generaciones fuera de la militancia histórica/política, principalmente bajo las máscaras de superhéroes como Black Panther o el Spider-Man de Miles Morales.

Sea como fuere, McQueen es uno de los principales culpables de que esta corriente haya capturado su cuota de pantalla. Tras el éxito mediático de 12 años de esclavitud (2014) una nueva era se presentaba para el cine negro. Moonlight (Barry Jenkins, 2016), Selma (Ava DuVernay, 2014) o rarezas impresionantes como Nosotros (Jordan Pelee, 2019) se acercaban al espectador para conquistar su espacio. Sin embargo, el bastión contemporáneo de la (la televisión y las plataformas de streaming) tenía una cuota pendiente con el movimiento audiovisual negro. Pocas series de este black movement merecían realmente la pena. Algunas en el campo de la comedia como Black-Ish (Kenya Barris, 2014) emitían destellos de brillantez u otras en un perfil más dramático como Así nos ven (Ava DuVernay, 2019), pero nada a la altura de las grandes producciones televisivas de los últimos tiempos. Nada hasta que en 2010 McQueen comenzará a trabajar en Small Axe.

Diez años de cocción que nos traen, a la postre, cinco películas a degustar. La primera de ellas, Small Axe: El Mangrove. Mucho antes de que Notting Hill fuera sinónimo de romanticismo y elitismo gracias a Julia Roberts y Hugh Grant, el restaurante de Frank Crichlow, El Mangrove,  era el punto de reunión de la comunidad negra británica. En especial, de aquella llegada desde los territorios de ultramar. Escrito por McQueen junto a Alastair Siddons (Tomb Raider, 2018), El Mangrove nos mete directamente en la cocina de un restaurante black ownership de Notting Hill (Londres). Este largometraje recrea con fascinación la llamada Marcha de los Manglares de 1970 y el posterior juicio al que se vieron sometidos nueve de sus activistas. Civiles y miembros de los Panteras Negras que fueron detenidos durante una manifestación en la que se protestaba sobre el reiterado acoso policial que estaba recibiendo dicho restaurante.

Small Axe: El Mangrove dibuja la línea temática muy clara de la antología: el racismo institucional y policial como verdadero detonante de una revolución pacífica en las calles. La única reclamación de este grupo de black british era recibir un trato igualitario bajo el amparo de la ley como el resto de ciudadanos británicos. Para ello McQueen divide el filme en dos ejes claramente diferenciados. La primera mitad del metraje nos muestra con fervor y devoción a cada uno de los personajes de esta historia. Enmarcados en planos medios rítmicos con transiciones ejecutadas con maestría. Las cuales se permiten el lujo de dibujar un aparte, como elipsis temporal, y mostrarnos distintos iconos negros del pasado que cayeron el olvido, haciendo explícita la idea de la cantidad de historias que la comunidad negra ha dejado en el tintero. La música, la jerga, los acentos, la comida y la naturalidad de la acción nos hacen empatizar con eficacia hasta llegar al eje central de Small Axe: El Mangrove. Una vez hechas las presentaciones y dibujadas las motivaciones de cada protagonista, el sentimiento individual se desdibuja por la militancia conjunta y así trasladarnos a un campo más morboso. Ya dentro de las Cortes, El Mangrove cambia por completo su estilo. Dentro del restaurante y en Notting Hill podíamos disfrutar de una puesta en escena mucho más transgresora (sin alcanzar las cotas de los trabajos primigenios del autor) donde las acciones confluían con un sentimiento de que la sociedad y la ciudad de Londres avanzaban hacia el futuro a cada paso de la comunidad negra y el progresismo social. Sin embargo, es en el eje del juicio donde todo se hace más liviano y popular. Dicho lo cual, la historia sigue siendo impecable en su discurso pero lamentablemente, a excepción de unas pocas pinceladas, pierde el estilo que bien había cultivado en la primera parte del metraje.

El furor de cintas como El Mangrove, podrían depositar ideas erróneas sobre lo que la comunidad negra o autores como McQueen desean expresar. El odio no es el motor de esta protesta audiovisual. Las cintas de este black movement aspiran a explicar la rabia y frustración que orbitaba sobre sus cabezas en momentos de la historia que han sido tachados con astucia por parte de la propia cronología contemporánea. Este cine político sigue buscando con ahínco que las injusticias y la xenofobia desaparezcan de nuestra sociedad ante el espejo implacable de los hechos. En una Era en la que la derecha más extremista asalta el capitolio de los Estados Unidos o protestas como el Black Lives Matter están en la palestra, Small Axe: El Mangrove  y sus sucesivas entregas nos recuerdan la pertinencia de este excelente trabajo ejecutado por Steve McQueen.


Small Axe: El Mangrove (Reino Unido, 2020)

Dirección: Steve McQueen / Guion: Steve McQueen, Alastair Siddons/ Producción: Turbine Studios, BBC, Lammas Park, Emu Films, Amazon Studios /  Montaje: Chris Dickens Música: Mica Levi / Fotografía: Shabier Kirchner Reparto: Letitia Wright, Shaun Parkes, Malachi Kirby, Rochenda Sandall, Jack Lowden, Sam Spruell, Gershwyn Eustache Jnr, Nathaniel Martello-White, Richie Campbell, Jumayn Hunter, Gary Beadle, Richard Cordery, Alex Jennings, Derek Griffiths, Jodhi May, Llewella Gideon, Tahj Miles, Michelle Greenidge, Thomas Coombes, Joseph Quinn, Doreen Ingleton, Tyrone Huggins, Samuel West, Joe Tucker, James Hillier, Steven O’Neill, Ben Caplan, Stefan Kalipha, Akbar Kurtha, Shem Hamilton

2 comentarios en «SMALL AXE: EL MANGROVE»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.