RUEGA POR NOSOTROS

Falsos profetas

Ruega por nosotros (Evan Spiliotopoulos, 2021)

Pareciera una experiencia emocionante ver el estreno de una película de terror religioso a inicios de la Semana Santa. Sin embargo, en el caso de Ruega por nosotros, el filme no cumple con la expectativa que promete. El maestro del terror de culto Sam Raimi (Posesión infernal, Arrástrame al infierno) produce la adaptación de la novela Shrine de James Herbert, quien en 1983 exploraría ideas tan seductoras como las posesiones demoniacas, los milagros y la histeria colectiva en relación con la religión y su influencia sobre las masas. Ahora, en 2021, el guionista Evan Spiliotopoulos (La bella y la bestia, Los ángeles de Charlie) se estrena detrás de la pantalla con una ópera prima que tendría el potencial de ser una pieza de la talla de Expediente Warren (James Wan, 2013), pero que termina siendo no más que un pastiche de referencias sobre las cuales ha vuelto el cine de terror sobrenatural una y otra vez, y que pocas películas logran superar exitosamente.

La imaginería religiosa, así como la simbología que la acompaña, se ha utilizado en el género del terror por muchas décadas y es siempre un elemento efectivo y potente cuando se emplea al servicio de una historia apropiadamente desarrollada. Pero de poco sirven las cruces en llamas y las estatuas que lloran sangre si detrás de ello no hay un argumento que las sostenga. Ruega por nosotros pretende inscribirse en la tradición de lo religioso ligado a un contexto rural, algo que caracteriza películas tan variadas como El hombre de mimbre (Robin Hardy, 1973), La bruja (Robert Eggers, 2015) o Midsommar (Ari Aster, 2015). La historia transcurre en un pueblo de Massachusetts en el que una adolescente sorda llamada Alice asegura que la Virgen María habla a través de ella, permitiéndole recuperar su oído y realizar milagros como la sanación de enfermos. Jeffrey Dean Morgan (The Possession: El origen del mal, Supernatural, The Walking Dead) encarna a Gerry Fenn, un periodista retirado debido a un escándalo de falsificación de noticias quien, a través de este caso, cuestionará sus propias prioridades y encontrará finalmente la redención a los pecados de su pasado.

Ruega por nosotros (Evan Spiliotopoulos, 2021)

Es a partir de esta premisa que la película desencadena en una sucesión de clichés que, uno tras otro, demuestran lo poco que tiene para aportar dentro de un género en el que cada día aparecen más propuestas interesantes y diferentes. No hay que ir muy lejos para establecer comparaciones cuando se piensa que tan sólo hace tres meses se estaba estrenando en salas de cine Saint Maud (Rose Glass, 2020): una película que volvía sobre la iconografía religiosa y la usaba para elaborar un mensaje simbólico en torno a la psique humana y la dicotomía entre espiritualidad y corporalidad. Por su parte, Ruega por nosotros recurre a personajes estereotípicos -como el periodista escéptico o el cura joven y desafiante-, muñecas embrujadas, susurros en mitad de la noche, y ‘jump scares’ predecibles que no tienen ninguna intención más allá de priorizar los sustos momentáneos y gratuitos por encima de una verdadera atmósfera de suspense y terror. A lo anterior se suma, además, un trabajo de efectos especiales que deja mucho que desear, con un espectro cuya presencia en el filme es cada vez mayor, en detrimento de la historia que se cuenta.

El mensaje de Ruega por nosotros gira en torno a la idea de los falsos profetas. Y esto se enfatiza aún más en la cita bíblica con la que cierra el filme: “Y guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, mas por dentro son lobos rapaces” (Mateo 7:15). Si bien la cita resulta cursi e innecesaria luego de ya haber quedado claro el mensaje con el desenlace de la historia, ella nos permite juzgar la película de Spiliotopoulos bajo el mismo lente. Porque Ruega por nosotros puede verse, en sí misma, como un falso profeta. Uno que arriba al género del terror para prometer a todos sus seguidores una pieza digna de ocupar un lugar sagrado, pero que en últimas muestra su verdadero rostro y se revela como lo que es: otra producción más en medio del infinito grupo de películas que a diario prefieren volver sobre los fallidos tropos del género en lugar de apostar por una propuesta argumentativa provocadora y novedosa.


Ruega por nosotros (The Unholy, EEUU, 2021)

Dirección: Evan Spiliotopoulos / Guion: Evan Spiliotopoulos (Novela: James Herbert) / Producción: Ghost House Pictures, Screen Gems (Productor: Sam Raimi) (Distribuidora: Screen Gems) / Fotografía: Craig Wrobleski / Música: Joseph Bishara / Montaje: Jake York / Diseño de producción: Felicity Abbott / Reparto: Jeffrey Dean Morgan, Cary Elwes, William Sadler, Katie Aselton, Christine Adams y Diogo Morgado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.