REVENGE

Feminismo retorcido

En un relato tanto ecléctico como paródico, la directora francesa Coralie Fargeat revierte los códigos de un sub-género cinematográfico tan peculiar como el rape & revenge, dotando de ciertos vestigios de personalidad autoral, estéticos y formales, a un largometraje que columpia en medio de los peligrosos límites morales que se crean entre la denuncia y la tergiversación de un tema tan delicado como la violencia de género. Revenge no trata de ser verosímil, sino que prosigue esa concepción tarantiniana de la acción sangrienta como medio para el entretenimiento.

La trama tiene lugar en una zona árida y despoblada que puede remitir a aquellos parajes desérticos del spaghetti western o de la saga de Mad Max (George Miller, 1979-2015), y es protagonizada por una joven Lolita (Jen) que, a partir del segundo tercio de la película, se convierte en una Carrie con sed de venganza tras ser agredida por su amante y sus colegas hombres. Los tópicos y convencionalismos del rape & revenge son puestos en juego a base de un montaje frenético, en conjunción a la violencia explícita del cine splatter y con una colorida paleta ostentosamente saturada al más puro estilo de la estética pop. El primer largometraje de la autora pone al día al emblemático sub-género teniendo como fondo la violación, la culpabilización de la víctima, el dominio del patriarcado y la sublevación femenina.

REVENGE 2 - Revista Mutaciones

La primera parte del filme, dentro de que es una historia extremadamente sencilla, ofrece soluciones estéticas más interesantes que las propuestas en otras obras recientes que pertenecen al mismo género; la propuesta sonora y el montaje pausado inicial son signos de identidad que contrastan esas diferencias de estilo. La directora demuestra su capacidad en el manejo de los elementos narrativos a su disposición y un gran conocimiento en el tratamiento del suspense para sugerir el acto de violencia que se avecina. Fargeat consigue producir mayor agresividad en el instante previo al suceso, sosteniendo que la violencia también es verbal y psicológica, para posteriormente dar una resolución formal de poca finura y escasa de una propuesta autoral convincente.

Es entonces, cuando la historia transmuta en una persecución sanguinaria por parte de la víctima hacia sus agresores, donde la película pierde en originalidad para permanecer dentro de los tópicos del rape & revenge y el cine gore. La directora pierde de vista el discurso central de la trama, con el hecho de la agresión de género como una justificación de la venganza, para convertirse en una caricatura burlesca y paródica de sí misma. La recurrencia de gags y la propuesta imprudente patentan una falta de intencionalidad por parte de la autora de una lectura intelectual del conflicto, limitándose a procesar un producto de mero entretenimiento al mayor estilo hollywoodense. El largometraje se transforma en una versión distorsionada de la ideología feminista para, en este caso, hacer eco a la idea de que la justicia en la igualdad de géneros y el empoderamiento femenino se consiguen por mano propia.

REVENGE 1 - Revista Mutaciones


Revenge (Coralie Fargeat, Francia, 2017)

Dirección: Coralie Fargeat / Guion: Coralie Fargeat / Producción: Marc-Etienne Schwartz y Marc Stanimirovic (para M.E.S. Productions, Monkey Pack Films, Logical Pictures y Charades) / sica: Robin Coudert / Fotografía: Robrecht Heyveart / Montaje: Jerome Eltabert, Coralie Fargeat, Bruno Safar /  Reparto: Matilda Anna Ingrid Lutz, Kevin Janssens, Vincent Colombe, Guillaume Bouchède.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.