MOTHERLAND

Esta tierra ya no es mi tierra

El nostos o nostoi (en griego “regreso”) es el término bajo el cual se agrupan varias de las obras más conocidas de la literatura clásica griega. El ejemplo más conocido es probablemente La Odisea, pero a partir de Homero muchas han sido las historias, tanto literarias como cinematográficas, que se han acogido a este género. Historias sobre héroes que retornan al hogar después de muchos años, tras pasar una serie de penurias y obteniendo en su llegada el respeto y beneplácito de los antiguos vecinos. El nostos no es solo una vuelta al hogar física, sino también mental, un reencuentro con los fantasmas del pasado y una prueba a la personalidad forjada después de tanto tiempo. Motherland es una historia sobre este tipo de regreso.

A diferencia de Ulises, la protagonista de este regreso no cuenta con ningún don divino, sino con varias cargas a sus espaldas. Viktorija (Severija Janusauskaite) vuelve a su hogar en Lituania tras la caída de la URSS para reclamar su parte de unas tierras heredadas, pero lo hace con un divorcio y un hijo en pleno proceso de madurez tras de sí. Y, como sí le sucedía a Ulises en su llegada a Ítaca, el recibimiento a la mujer que huyó a Estados Unidos en plena Guerra Fría no es del todo caluroso. Con esta premisa, que en gran medida nace de las propias experiencias del director, Tomas Vengris propone dos historias con un nexo en común: la búsqueda de la identidad en el hogar perdido.

Vengris, montador conocido por Ya no me siento a gusto en este mundo (Macon Blair, 2017) y por ser asistente de edición en Meek’s Cutoff (Kelly Reichardt, 2010) y en los últimos films de Terrence Malick, intenta aunar los relatos de madre e hijo de manera un tanto desigual. Porque ninguna de las dos tramas funciona por sí sola ni tampoco el contraste entre ambas, quedando una jovial y ligera coming of age a la lituana junto a un alegato político sobre el rencor del pueblo hacia la persona que ha desertado del hogar y pretende recuperarlo tiempo después. En Motherland brillan más los esbozos ―esa primera clase de conducir o las omitidas conversaciones por teléfono con Estados Unidos― que el conjunto, y eso termina de pesar en una obra que por ser la primera de su director parece querer abarcar mucho más de lo que puede.


Motherland (Gimtine. Lituania, 2019)

Dirección: Tomas Vengris / Guion: Tomas Vengris / Producción: Studio Uljana Kim, Locomotive Productions / Fotografía: Audrius Kemezys / Música: Karlis Auzans / Montaje: Gintare Sokelyte, Tomas Vengris / Reparto: Severija Janusauskaite, Matas Metlevski, Darius Gumauskas, Barbora Bareikyte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.