MEN IN BLACK INTERNATIONAL

Ruptura a medio camino

meninblack2-mutaciones

En enero de 1990, el escritor Lowell Cunningham y el dibujante Sandy Carruthers publicaban por primera vez la serie de historietas The Men In Black bajo el sello de Aircel Cómics. Pese a llegar a cosechar cierto éxito, su creación no alcanzaría su popularidad como franquicia hasta la trilogía cinematográfica de Barry Sonnenfeld y con Will Smith y Tommy Lee Jones en la piel de los agentes J y K. El cineasta neoyorquino confeccionó a lo largo de quince años un universo que se alejaba del tono crudo y pesimista de las viñetas originales para servirse -quizá influenciado por su etapa profesional a las órdenes de unos primigenios hermanos Coen- del humor y el sarcasmo como herramientas con las que articular el discurso de una obra ya calificada como de culto y que gira en torno a la convivencia entre humanos y alienígenas.

Con Men In Black: International, el director F. Gary Gray parece haber recurrido al icónico neuralizador de la saga para olvidar lo sucedido hasta ahora y poner el foco sobre la propia organización del MIB, mostrando cómo funcionan sus entresijos alrededor del globo a través de un spin off de frescura moderada. En la historia la Tierra se convierte en el escenario de una guerra entre mundos, un conflicto al que además se suma la incógnita de si existe un infiltrado entre los Hombres de Negro que pudiera haber detonado estos sucesos. El desarrollo es similar al de la primera entrega, algo simplificado y quizá con un evidente y previsible cálculo narrativo en su conclusión. En base a este planteamiento, la cinta mantiene una línea continuista que respira con nostalgia de la atmósfera de sus predecesoras y tiende a recurrir a un tono cómico e irónico autoconsciente en lugar de buscar el equilibro con las situaciones grotescas que originalmente consolidaron la armonía de la saga, siendo quizá esa falta de consonancia entre el humor y el resto de elementos lo que hace que el filme resulte en una anecdótica comedia con tintes de acción. En cuanto a términos de puesta en escena, el peso recae por un lado sobre un interesante ejercicio de efectos visuales que además de proyectar golpes de espectacularidad durante toda la película, brilla por su diversidad de nuevas criaturas dentro de un imaginario que apenas se salía de la influencia de los monstruos de H.P Lovecraft.

men in black international - mutaciones

Otro punto que juega a favor de la cinta y con visible lógica viene de su reparto. El nuevo dúo de agentes nace directamente de la película Thor: Ragnarok (2017, EE.UU) al igual que sigue como antes se mencionaba, una fórmula similar a la que empleó Taika Waititi para reformular el personaje del dios del trueno a través del humor. De este modo, se saca provecho de una más que probada complicidad entre Tessa Thompson y Chris Hemsworth, elaborando una premisa clara y rupturista que pese a quedarse a medio camino en ofrecer ‘algo nuevo’, se aproxima a la comedia y a los filmes de espías tornando la serie hacia un concepto más comercial y menos autoral pero con pretensiones suficientes como para continuar expandiendo su universo hacia un gran número de posibilidades.


Men In Black: International (EEUU, 2019)

Dirección: F. Gary Gray / Guion: Arthur Marcum, Matt Holloway (Cómic: Lowell Cunningham. Personajes: Lowell Cunningham) / Producción: Columbia Pictures, Amblin Entertainment, Original Film, Sony Pictures Entertainment (SPE), Parkes+MacDonald Image Nation, The Hideaway Entertainment, Tencent Pictures / Música: Chris Bacon, Danny Elfman / Fotografía: Stuart Dryburgh / Montaje: Zene Baker, Christian Wagner, Matt Willard / Reparto: Chris Hemsworth, Tessa Thompson, Liam Neeson, Rebecca Ferguson, Emma Thompson, Kumail Nanjiani, Rafe Spall.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.