LA NOVIA DEL DESIERTO

El camino de la mujer

La novia del desierto - Revista Mutaciones

Un grupo de personas marcha por una carretera como si siguiera una procesión o un cortejo fúnebre. Son los trabajadores de una señora adinerada que comentan su muerte repentina causada, según se rumorea, por “La Santa”. Entre ellos está Teresa. Ella siempre ha sido escéptica ante la religión, pero tras pasar toda su vida trabajando en una casa ajena ha aprendido cuándo debe callarse. En La novia del desierto las directoras Cecilia Atán y Valeria Pivato filman la vida de Teresa, una mujer de 50 años que ha dedicado toda su vida a cuidar y criar de la casa y del niño de una familia de clase alta, pero que debido a las circunstancias experimentará algo totalmente distinto.

No son pocas las mujeres que viven como criadas de alguien de mayor poder económico. Cuando la casa y los hijos de otro es todo lo que estas mujeres conocen pueden llegar a perder su propia identidad. Tras la muerte de su patrona, Teresa debe mudarse a otro hogar donde  trabajar para otra familia. Entre medias tiene un momento para poder pasear por las calles de una ciudad de paso mientras llega su autobús. Allí se para a respirar y ver la belleza de las relaciones de todo tipo, la decoración del lugar y las prendas de un mercadillo. De repente algo cambia sus planes. Quizás ha sido el destino que quiere que Teresa vuelva a ser libre, quizás un despiste que podría haberse solucionado si hubiera estado más atenta o quizás ha perdido su equipaje apropósito. Lo que es seguro es que Teresa emprenderá un viaje algo incómodo, pero necesario, para reencontrar sus pertenencias y seguir siendo ella misma.

La novia del desierto - Revista Mutaciones

Durante todo la película Teresa se presenta como la mujer de aproximadamente 50 años que es. En su vida ha tenido que enfrentarse a situaciones más o menos difíciles. Las dos directoras se centran en situaciones especialmente incómodas que llegan a acorralar a la protagonista. Todas y cada una de ellas causadas por hombres. Algunos invaden su espacio personal, la acarician, tocan y casi se tiran encima suya sabiendo que la están molestando, llegando incluso a acosar a Teresa. Aun así, tiene que seguir adelante para no buscarse problemas en su antigua casa o en su siguiente destino. Dibujando en su rostro expresiones y miradas que tristemente indican que es el día a día de cualquier mujer.

Aunque no tenga un peso especialmente importante, en La novia del desierto vuelve a aparecer la figura de “La Santa”. Teresa se cruza con personas que creen por ninguna razón en especial, otras porque dicen sentirse bien al creer en algo y otras por vivir verdaderos milagros. Teresa presencia uno de ellos, el milagro de sentirse a sí misma llegado a un punto en el que su vida no tenía un sentido concreto. “La Santa” se presenta como una figura que puede ser divina o diabólica dependiendo de quién se cruce con ella. Sin llegar a invadir la vida de la protagonista, esta figura parece tener más peso en su consciencia hasta que debe tomar la decisión voluntaria de creer o no en ella. Algunas personas, debido a su inseguridad, necesitan dar las gracias a alguna figura o ente por ayudarlas, pero si Teresa hiciera lo mismo, su vivencia más real no quedaría atribuida a sí misma.

La novia del desierto - Revista Mutaciones


La novia del desierto (Argentina, Chile, 2017)

Dirección: Cecilia Atán y Valeria Pivato  Guion: Cecilia Atán, Valeria Pivato y Martín Salinas  Producción: Alejo Crisostomo para Ceibita Films, El Perro en la Luna y Haddock Films / Música: Leo Sujatovich / Fotografía: Sergio Armstrong / Montaje: Andrea Chignoli / Diseño de producción: Mariela Rípodas / Reparto: Paulina García, Claudio Rissi…

Un comentario en «LA NOVIA DEL DESIERTO»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.