INTERSTELLAR

El amor como transcendencia

¿Cuál es el parásito más resistente? Una idea.

Y en las ideas encontramos el origen de la creatividad. Una idea poco a poco se apodera de ti y va creciendo hasta el infinito. Así comienza también el cine, con una breve idea que asalta nuestra alma y nos lleva con gran necesidad hacia algo en concreto. Así, puede decirse que en Origen (Christopher Nolan, 2010) se encuentra la idea de Interestellar, donde el tiempo se presenta como una variable infranqueable que no se puede borrar con el girar de una peonza. Sin embargo, sí que se puede superar con algo mucho más poderoso: el amor.

En el inicio de Interstellar, Cooper (Matthew McGonaughey) entra en la habitación del hospital y es recibido por las miradas atónitas de varias personas, dejando que Cooper avance hacia la cama metálica. En ella está tumbada una anciana que mira al recién llegado. Entonces una gran emoción los envuelve a los dos, aislándoles del resto. Cooper se acerca despacio, con los ojos humedecidos, coge con suavidad la mano de la anciana y la reconoce enseguida: su hija Murphy. La mujer sonríe y dice “Sabía que volverías”. Cooper sonríe y pregunta por qué. Y ella responde con una gran emoción “Mi padre me lo prometió”.

Interestellar Revista mutaciones

Las grandes historias normalmente pueden resumirse en un solo momento cargado de sentimientos. Este es el caso de Interestellar, para quien esto escribe, la gran obra de Christopher Nolan. Sin duda, una muestra de la grandiosidad que el arte alcanza en ocasiones muy concretas. Porque en esta escena del hospital, que es un reencuentro, una despedida y al mismo tiempo un nuevo comienzo, se establece de forma clara el rumbo que ha tomado la película desde el comienzo. Porque este dispositivo espacial, de una ciencia ficción considerada “alta” (alejada de la complacencia y  lo facilón), ajena  al concepto space ópera, se ha diseñado específicamente para narrar un poderoso relato acerca del amor. No solo como una fuerza redentora, no solo como el más poderoso de los sentimientos. También aquí el amor es una fuerza física que trasciende el espacio, el tiempo, y todas las dimensiones.

Sin duda, el tiempo está muy presente en la cinta. El tiempo como concepto físico que influye en el devenir de los acontecimientos, y también como la barrera fundamental que debemos traspasar para alcanzar aquello que está más allá de los límites naturales como especie. Interstellar es un viaje épico donde el amor de un padre a su hija es la clave para la salvación de la humanidad, un viaje que no dudas en emprender una y otra vez, por sus grandes dosis de corazón, de amor por el cine, de espectáculo. Una película que nos hace querer ser mejores.


Interstellar (Christopher Nolan, 2014)

Dirección: Christopher Nolan/ Guion: Jonathan Nolan, Christopher Nolan (Historia: Kip Thorne) / Música: Hans Zimmer / Fotografía: Hoyte van Hoytema / Producción: Entertainment Warner Bros / Syncopy Production / Paramount Pictures / Legendary Pictures / Lynda Obst Productions / Reparto: Matthew McConaughey, Anne Hathaway, David Gyasi, Jessica Chastain, Mackenzie Foy, Matt Damon, Michael Caine, John Lithgow, Casey Affleck, Timothée Chalamet, Wes Bentley, Ellen Burstyn, Topher Grace, David Oyelowo, Collette Wolfe, Leah Cairns, Elyes Gabel

Un comentario en «INTERSTELLAR»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.