GENERATION

Sí a todo

The O.C. – The Orange County (Josh Schwartz, 2003), mítica serie dosmilera que marcó a toda una generación, reflejaba en sus imágenes cómo era el día a día de los jóvenes ricos y blancos en los acantilados del lujoso complejo californiano. Su tranquilidad se vio perturbada por la llegada de un joven que provenía de una familia sin recursos, totalmente educado en la calle y con un aspecto que atraía y embaucaba a toda la urba. La banda sonora, los estilismos, Misha Barton, las galas benéficas,… un sinfín de sinsentidos icónicos que, 20 años después contrastan con Generation (Zelda Barnz & Daniel Barnz, 2021), una serie que se ubica en el mismo lugar, pero subvirtiendo los códigos del género. Aquí, los protagonistas, que no se identifican con la anclada heterosexualidad del sistema, racializados y provenientes de familias humildes, cabalgan confusos entre el instituto y las fiestas llenas de alcohol y semen en los ojos. 

Al igual que su coetánea It’s a sin (Russell T. Davies, 2021) la nueva generación que florece en la adolescencia es más consciente de su identidad, de las cuestiones que les rodean como la alimentación o los problemas mentales y, sobre todo, la reivindicación de la estética visual de todas las series de instituto de los años 90 y principios de los 2000. Son autoconscientes de donde provienen, de sus referentes; y así cambian las reglas del juego para identificarse con la realidad de estos nuevos y complejos años 20. Nuevas generaciones, nuevos discursos, nuevas formas de sobrevivir al sistema siendo adolescente.

Generation. Revista Mutaciones 1
Los tres protagonistas de Generation

Generation comienza con un parto. Esto marca la narrativa de toda la serie, desde un piloto fallido (es bastante frecuente en las series con grandes presupuestos la diferencia desde su concepción hasta su maduración, cuando ya la productora da el OK ) hasta un doble capítulo final desgarrador donde se desvelan las grietas que todavía lastra el propio país estadounidense en la educación de los adolescentes. Por muy preparados e identificados que estén los adolescentes de la serie en cuanto a la sexualidad, por muy conscientes del privilegio que mantienen los protagonistas, el arquetipo de la teen mom resquebraja toda la serie. Al comienzo de cada episodio y a modo de prólogo anticipatorio de un final autoconsciente desde el primer minuto se relata este parto fragmentado. Un acierto para conocer el entorno que lo rodea y así, que se sucedan las subtramas desde un tronco bien anclado y nada paranoico.

Tras unos primeros capítulos en los que se exploran los lugares por donde confluyen las historias de los adolescentes, se conforma un patrón muy marcado por introducir la autoconclusión de cada capítulo en un espacio concreto: la fiesta de bienvenida en el primero, la alarma de un tiroteo en el instituto en el segundo episodio, la excursión a San Francisco en los dos últimos capítulos de la temporada o el episodio escrito por Lena Dunham (creadora de la serie Girls (2012-2017), la personal visión de la generación millennial) que hace referencia y rinde tributo a la representativa de este género, Dazed and confused (Richard Linklater, 1993). Dunham propone abrir en canal al trío protagónico e introducirse en su verdadero interior, como las sexuales fotografías que se saca el personaje interpretado por Chase Sui Wonders o la búsqueda matinal por Grindr del rol de Justice Smith. Estos dos jóvenes junto a Greta (Haley Sanchez) viajarán en una especie de road trip por el barrio: se conocen íntimamente, descubren las drogas, surge una especie de amistad/amor indestructible y se hace un petardo símil entre la masturbación femenina y el botón de un iphone.

Generation juega con la estética de Dazed and confused: la sensación de las primeras veces (como conducir con 16 años o experiencias sexuales), la necesidad catártica de desahogo con tu nueva mejor amiga o los pantalones campana y los cuellos de camisas imposibles. Las bolas de discoteca colgadas en el coche se mueven al ritmo de Let’s talk about sex de Salt-N-Pepa, un himno de la década de los 90, un acto de disección por retratar los simbolismos que ahondan en la esencia de cada generación a partir de la anterior. Por todo ello, Dunham introduce en este capítulo nuevos referentes como Kristen Stewart a modo de icono lésbico combinándolo con la ilusión de ir a ver un coloquio de Paris is burning (Jennie Livingston, 1990). Y no se podría categorizar mejor esta serie si no fuera por el final de este episodio, donde reposa la fugacidad de la adolescencia. Los tres amigos recuerdan con nostalgia como les daban las buenas noches sus padres, una inocencia que aparentemente ha quedado atrás y supone el inicio en la serie a partir de este episodio de una coming of age Z, un paso que genera confusión.  

Generation. Revista Mutaciones 2
La generación de Dazed and confused (Richard Linklater, 1993)

Del ideal femenino a la estética bollera

La estética visual y los códigos de vestimenta dibujan, como testimonio gráfico de una nueva generación marcada por las redes sociales, un mapa que junto a otras series de las grandes plataformas VOD como Sex education (Laurie Nunn, 2019) o Euphoria (Sam Levinson, 2019) establecen las divergencias en el género y la integración de lo queer en el centro del instituto desde lo mainstream de una gran plataforma de difusión global. El romance lésbico de las dos protagonistas, el deseo que siente Chester hacia su profesor al que conoció por Grindr y la evolución del personaje de Uly Schlesinger a través del desarrollo de su bisexualidad ejemplifican la diversidad de Generation, nada autoimpuesta por la naturalidad de las interpretaciones y la honestidad con la realidad. Y así se normalizan y visibilizan las verdaderas virtudes de la adolescencia en esta generación: la ausencia del miedo a sentirse como realmente eres ya que en esta etapa de la vida los fervientes adolescentes piensan que el mundo será inhabitable cuando sean adultos, el futuro empieza a dejar de existir.

En Generation el alarde de los personajes no proviene del dinero, ni de los estudios, ni de la moda, son adolescentes que pasean por las calles y que podríamos reconocerlos por nuestro barrio, son reales. Y esta es la diferencia más grande con la mítica The O.C. – The Orange County, aunque compartan formas (el retrato de una generación enmarcada en un lugar concreto) Generation lanza un nuevo discurso muy potente, un orgullo muy colorido y unas ganas de destrozarlo todo y reivindicarse como la nueva generación de adolescentes, sí a todo.


Generation (Estados Unidos, 2021)

Creadores: Daniel Barnz, Zelda Barnz / Dirección: Daniel Barnz, Chioke Nassor, Channing Godfrey Peoplesf / Guion: Daniel Barnz, Zelda Barnz, Christina Nieves, Max Saltarelli, Sharr White, Eli Wilson Pelton, Lena Dunham / Producción: Ben Barnz, Daniel Barnz, Zelda Barnz, Michael P. Cohen, Fernanda Coppel, Lena Dunham, Good Thing Going, We’re Not Brothers Productions / Distribución: HBO Max / Fotografía: Laura Merians Goncalves, Xavier Grobet, Yaron Orbach, Sean Porter / Música: Zachary Dawes / Montaje: Adam Burr, Todd Downing, Nena Erb, Debra F. Simone / Diseño de vestuario: Shirley Kurata / Reparto: Martha Plimpton, Justice Smith, Uly Schlesinger, Chloe East, Haley Sanchez, Nathan Stewart-Jarrett, Chase Sui Wonders, Michael Johnston, Nava Mau, Nathanya Alexander, Lukita Maxwell, Mary Birdsong, Patricia De Leon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.