FRITZI: UN CUENTO REVOLUCIONARIO

Historia y revolución

Fritzi: Un cuento revolucionario (Ralf Kukula, Matthias Bruhn. 2019)

Ralf Kukula y Matthias Bruhn, basándose en un libro infantil de Hanna Schott, dirigen Fritzi: Un cuento revolucionario (2019) película que habla, desde la perspectiva de una niña de 12 años llamada Fritzi, de las manifestaciones pacíficas que en 1989 ayudaron a cambiar el mundo y que concluyeron con la caída del Muro de Berlín.

La película está animada con técnicas combinadas de 2D y el 3D en un juego de opuestos y contrastes, en este caso animación tradicional enfrentada a la moderna, que se verá a lo largo del film. Los elaborados y detallistas fondos reflejan con su decadencia y tonos oscuros el estado opresivo en el que vivían muchas ciudades de la Alemania Oriental. Por el contrario, los personajes sencillos, de trazos minimalistas y colores pastel dan una sensación más amable, son casi caricaturas de su personalidad, como vistos desde los ojos de un niño. Este contraste de la animación también empapa el relato. El mundo infantil, una trama de aventuras contada desde una óptica inocente, se mezcla con el de los adultos, más conscientes del cambio social y político que están viviendo. Fritzi no entiende el mundo en el que le ha tocado vivir. No sabe lo que es la Stasi. No conoce lo que hay en la frontera más allá de lo que le han contado en sus clases del colegio. No sabe qué pasa en Hungría y por qué tanta gente huye hacia allí. Tampoco se ha preguntado nunca qué significa eso a lo que llaman libertad o si ella es libre.

Fritzi: Un cuento revolucionario (Ralf Kukula, Matthias Bruhn. 2019)

La realidad se infiltra en la película con su mensaje político y social que además va acompañado de imágenes en blanco y negro de grabaciones reales que aparecen en el televisor, documentos históricos de los hechos que acontecieron en aquellos años. Durante toda la película ficción y realidad se cruzan, como el mundo adulto y el infantil, para al final acabar uniéndose. Todos los pequeños pasos que dará Fritzi para reencontrarse con su amiga Sophie y devolverle su perro, Sputnik, provocarán que se haga preguntas que nunca se había planteado. Comenzará a distinguir las injusticias del mundo y empezará a cuestionarse el sistema político impuesto. Es el final de la infancia y el paso a la madurez, justo en una edad clave, también reflejada en el encuentro con el primer amor.

Las referencias históricas están al alcance de cualquiera que conozca los hechos o los haya vivido. Quien desconozca lo que pasó, esta película le servirá para, como a Fritzi, hacerse preguntas y despertar la curiosidad, además de para cuestionarse cómo se organiza en mundo en el que vivimos. Fritzi: Un cuento revolucionario es una lección de historia entretenida. Un cuento, como dice su propio título, sobre la revolución. Cerca del final, la protagonista dice que ella no ha hecho nada para que sucedan los hechos que cambian el destino del país. Sin embargo, esta historia, la del film y la contemporánea, es un ejemplo más de cómo lo personal acaba por implicar también a lo político y cómo acciones pequeñas, pero llevadas a cabo por muchos, acaban convirtiéndose en pasos de gigante.


Fritzi: Un cuento revolucionario (Fritzi – Eine Wendewundergeschichte, Alemania, Luxemburgo 2019)

Dirección: Ralf Kukula, Matthias Bruhn/ Guion: Beate Völcker, Péter Palátsik, Hannah Schott/ Producción: TrickStudio Lutterbeck, Doghouse Films, Artemis Productions, MAUR Film/ Fotografía:  Animación / Música: André Dziezuk/ Montaje: Stefan Urlaß

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.