EUPHORIA

Arrebatos de amor y furia

Euphoria

“La vida, la vida, son los sueños, los sueños están para evadirse. Cierro los ojos y busco la salida, busco una puerta, una puerta para salir”. La cita, extraída de Les rêves: suivi de Oxygène, el libro que Ivan Vyrypaev publicó en 2005 con dos de sus obras teatrales más notables, ilustra con atino una clave importante de las inquietudes del artista que está detrás de esta magnética e hipnótica película: la asociación entre lo terrenal y lo espiritual, la búsqueda de la evasión, la fusión entre lo real y lo imaginado. Vyrypaev, realizador y guionista de esta ópera prima, es un reputado director teatral nacido en Rusia, aunque afincado ahora en Polonia, que empezó su carrera encima de los escenarios para más adelante fundar su propia compañía de teatro y convertirse en uno de los abanderados del denominado «nuevo drama ruso», con obras osadas en su contenido y fragmentadas en su configuración. El profesor y experto en Dramaturgia, José Gabriel López Antuñano, escribe sobre el artista que “es un joven escritor que sin rechazar los problemas locales que atenazan al pueblo ruso, los generaliza al afrontarlos con una perspectiva universal, la del hombre contemporáneo en una sociedad sin referencias, a través de unas estructuras dramáticas novedosas y atractivas, acompañadas de un lenguaje lírico e irónico, a la par que teatral”.[1]

La trama sigue a Pavel, un siberiano que desea obstinadamente el amor de Vera, vecina de la región y la cual termina sucumbiendo ante las alabanzas de su pretendido. El flechazo entre ambos es evidente, pero el problema es que Vera es una mujer casada y con una hija pequeña. A partir de aquí la adrenalina se dispara en todos los personajes, y el devenir de ellos, a la vista de los acontecimientos que se producen, no augura nada bueno. Este triángulo protagónico ansioso de amor y vendetta, junto a otros personajes secundarios que aparecen en el filme, son seres que se mueven por fuertes pulsiones (erráticas e ilógicas), como animales que son, aunque a veces no tan racionales como se presupone, y que efectúan acciones que abocan a veces a lo absurdo, lo que da pie a Vyrypaev a construir una alegoría de lo paradójico de nuestra existencia, del disparate de la vida. También para perfilar cierto retrato sobre la crueldad humana, donde la venganza, el odio, la violencia, y la poca moral de nuestra especie se ponen de manifiesto. Los personajes de Euphoria viven condicionados por el entorno cuasi desértico de la estepa siberiana en donde desarrollan sus vidas, en el cual conviven con los escasos habitantes que la pueblan. La sensación de vacío se funde con la inmensidad del panorama visual que les abruma, con interminables caminos existentes que a poco o a nada conducen, o el extenso río Don, que juega un papel fundamental para la narración y que sirve como elemento onírico con el que el director se recrea para algunas escenas poéticas con la imagen ralentizada.

Euphoria

El desenfadado lirismo que Euphoria destila se construye con una fotografía que alterna de forma flagrante luces y sombras, y que capta elementos de la naturaleza como el fluir del mar, el fuego, la lluvia o la vegetación. Vyrypaev ha debutado en el cine con una deslumbrante obra que desprende una fuerza arrolladora única, por sus potentes estampas, por su virtuoso montaje, por las sorpresivas decisiones y movimientos de los personajes, o por la intensa partitura de Aydar Gainullin, compuesta principalmente por una melodía de acordeón que se repite sin cesar y que se integra perfectamente en la narración, dándole alas y dinamismo a esta. Todo en la película funciona por impulsos, a dentelladas, con vehementes delirios, formando así un poema fílmico sobre infidelidades, amores, celos, euforia y pasión. Mucha pasión.


[1] LÓPEZ ANTUÑANO, José Gabriel (2008) Ivan Viripaev, una renovación en la escritura teatral rusa, en Assaig de teatre: revista de l’Associació d’Investigació i Experimentació Teatral nº 65, 2008. https://www.raco.cat/index.php/AssaigTeatre/article/viewFile/146384/260511


Euphoria (Eyforiya, Rusia, 2006)

Dirección: Ivan Vyrypayev / Guion: Ivan Vyrypayev / Producción: 2Plan2 / Música: Aydar Gainullin / Fotografía: Andrey Naidenov / Reparto: Maxim Usharov, Mikhail Okunev, Polina Agureyeva, Yaroslavna Serova, Vitaly Romanyuk, Vyacheslav Kokorin, Zoya Zadorozhnaya, Maxim Litovchenko

Un comentario en «EUPHORIA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.