ESTABA EN CASA, PERO…

La parte por el todo

Estaba en casa, pero

A partir de Shakespeare y Chekov, Angela Schanelec compone Estaba en casa, pero… (Ich war zuhause, aber, 2019), una apasionante película que continúa su exploración de la existencia cotidiana y supone un gran avance en su modo de mostrar sus inquietudes. La alemana apunta mucho más lejos de la representación teatral o la adaptación novelesca para sustentar sus cimientos narrativos en la dinámica austera y minimalista del montaje exquisitamente planificado compuesto por planos fijos. Planos que a menudo aparecen “vacíos”, se llenan con personajes que los abandonan y vuelven a permanecer vacíos para contemplar su “huella” antes de esfumarse. Mediante una espacialidad basada en la acotación de los elementos y su disposición equilibrada, se dibuja la verdadera esencia de los actores al tiempo que se trabaja continuamente la forma.

Astrid es una viuda atrapada en su propio hogar, en su propia vida y en su propia piel. Rota y apesadumbrada, como la mayoría de los personajes de Schanelec, tiene dos hijos que querrán acercarse a ella al mismo tiempo que lidian con la reciente muerte de su padre. El mayor, Philip, que había estado desaparecido una semana, regresará cambiado y desencadenará otra serie de cambios tanto en su madre como en su entorno. Mediante la muy usada elipsis espacial y temporal de la que Schanelec puede considerarse ya maestra, otros personajes incidirán en el film sin previo aviso ni causa dramática discernible. Y es que su objetivo no es el de componer una historia ni tampoco el de resolver problemas, sino más bien el de generar otros conflictos.

Estaba en casa, pero… es lo que The Dreamen Path (Der traumhafte Weg, 2016), lo que Orly (2010) Nachmittag (2007); un quebrado espejo en el que los personajes van pasándose una especie de testigo narrativo para terminar tejiendo una red de sentimientos ocultos que afloran entre los silencios. Su antinaturalista puesta en escena choca con lo naturalista de sus diálogos mientras que el formato 4:3 y el uso del encuadre (manos y pies en primer término, miradas perdidas, espacios que contienen pocos elementos) crean un cuadro perfectamente hermético y pesado. Una imagen que bebe directamente del cine tardío de Robert Bresson y que actualiza su búsqueda de la belleza a través de la muerte. Schanelec arriesga y triunfa para esclarecer un fondo gris mediante una forma clara, sin apenas mostrar nada de manera directa o interpretable. En Estaba en casa, pero… Schanelec continúa trabajando una forma que persigue desde que comenzó a hacer cine, teniendo muy claro lo que busca y no conformándose con lo logrado. La trama puede ser difícil de seguir en un primer visionado, pero así debe ser. La rabia, la pasión y el miedo contenidos en los rostros austeros y los movimientos calculados de unos actores absolutamente bressonianos nos obligan no a empatizar ni a compenetrarnos con sus historias, sino a diseccionar su agonía y a observar los momentos en los que, de forma lenta y silenciosa, una mano acaricia a otra o la corriente del rio envuelve unos pies… Fragmentos de una totalidad que muestran una parte esencial de la misma. La parte por el todo.

Temas como el suicidio, la muerte de un ser querido o el radical cambio de perspectiva frente a la vida se manifiestan gracias a una puesta en escena verdaderamente hermética y bella. Estaba en casa, pero… se sitúa en la cuerda floja para hablar de la vida y de la muerte evitando los planteamientos abiertamente psicologistas para hacer un verdadero estudio de las personalidades de cada “modelo”.


Estaba en casa, pero… (Ich war zuhause, aber, Alemania-Serbia, 2019)

Dirección: Angela Schanelec / Guion: Angela Schanelec/ Producción: Dart Film, Nachmittagfilm / Fotografía: Ivan Markovic / Diseño de producción: Reinhild Blaschke / Reparto: Esther Buss, Thorbjörn Björnsson, Martin Clausen, Lucas Confurius, Maren Eggert, Marcel Kohler, Jacob Lassalle, Franz Rogowski & Lilith Stangenberg

2 comentarios en «ESTABA EN CASA, PERO…»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.