ESCRIBIENDO CON FUEGO

Cuestión de contraste

Pensar desde occidente en un gigantesco continente como es la India, suele tener el riesgo de caer fácilmente en una serie de elementos estereotipados no exentos de tipismo, folclore y corrientes espirituales que ofertan remedios a los males de una sociedad materialista y estresada. Un exotismo intuido, en muchas ocasiones, desde la compasión y la caridad que subyace de una pobreza que hay que ayudar a aliviar. Una visión condescendiente de vacas sagradas deambulando entre poblados de casas de adobe o calles de grandes ciudades abarrotadas de niños harapientos, hombres de un blanco monótono y laboriosas mujeres de ricos cromatismos, pero también de unos pocos conseguidores de grandes fortunas. Un imaginario al que sin duda han contribuido las innumerables películas de ficción o no ficción, reportajes o noticias llegadas desde aquellas latitudes y en el que no faltará quien sitúe cada uno de los fotogramas que componen Escribiendo con fuego, el documental de los cineastas Sushuit Ghosh y Rinter Thomas  dedicado a un grupo de mujeres que se lanzaron en su día a la aventura de crear un periódico en Uttar Pradesh, uno de los Estados que más se aproxima a esa atmósfera de pobreza percibida del superpoblado y heterogéneo país.

 

Escribiendo con fuego. Revista Mutaciones

 

Ghosh y Thomas, siguiendo con su colaboración iniciada con Dillit (2011) y Timbaktu (2012), registran durante los años previos a las elecciones generales de la India de 2019 el quehacer, casi amateur, de las reporteras del Khabar Lahariya. El material rodado sobre la labor cotidiana de estas mujeres, en su mayoría procedentes de la casta más baja de la estratificada sociedad hindú, la casta sin casta, las Dalit, podría haber dado como resultado un producto paternalista, un audiovisual atractivo para muchas cadenas de televisión y plataformas de contenidos.

Pero es justo en la manera en la que se yuxtaponen esos fotogramas, que aislados pueden ser utilizados como estampas típicas, lo que hace que todo ese material tome relevancia, se eleve sobre estereotipos locales y lo convierta en algo universal con un contenido que a occidente no le vendría mal analizar. No se trata únicamente de hacer un recorrido por la actividad laboral de estas mujeres que, compaginada con el papel social que se les asigna por nacimiento de casta o género, salen a la calle para escuchar voces que hagan visibles abusos, violaciones, corrupción, campañas políticas o todo aquello que consideran necesario y urgente relatar; sino de que el espectador perciba los cambios que ellas producen y se están produciendo en su entorno. A este respecto, en una aproximación somera, se podría caer en el error de tomar como elementos de valor aquellas anotaciones explícitas o insertos en la película que subrayan los logros de justicia conseguidos por sus denuncias, aunque suenen a echar flores innecesarias y desmerezcan del resto de la obra; la fuerza de la película reside en los contrastes.

 

Escribiendo con fuego. Revista Mutaciones

 

Contraste es verlas solas y humildes defendiéndose entre hombres periodistas de castas superiores y medios de gran difusión, o andar con su colorido atuendo por un pueblo sepultado, devorado por el polvo blanquecino, denso, irrespirable, procedente de una inhumana explotación minera. Contraste es la vuelta a casa de una mujer, sola en la oscuridad de un tren nocturno, tras cubrir un multitudinario mitin del BJP (partido ultra-nacionalista hindú del actual primer ministro Narendra Modi), una especie de macro festival de música e iracundos discursos iluminado por el intenso sol filtrado en el naranja de los gorros, pañuelos y banderas que esconden las tinieblas de los tiempos que están por llegar. ¿Y acaso no es una cuestión de contrastes la incorporación de lo digital en un periódico tradicionalmente escrito en papel y en una sociedad anclada en muchos aspectos en el pasado? Ellas salen armadas con sus teléfonos móviles, que algunas han tenido que aprender a usar, a generar vídeos que acaban siendo editados y subidos a su canal de Youtube. Y mientras realizan su labor, a su vez, la cámara del documentalista filma la pantalla del dispositivo grabando, registra el hecho de almacenar el momento, la decisión del cineasta sujeta a la de la reportera, una visión particular de lo real dentro de otra visión personal de lo que también es real. La memoria de lo vivido, lo espiritual, depositada en una memoria electrónica, lo material: un nuevo contraste.

 

Escribiendo con fuego. Revista Mutaciones

 

La revolución digital, el acceso de todas las capas sociales a los medios que facilita la labor periodística como pilar de los valores democráticos es, también, el medio para la propagación y afianzamiento de una política intolerante confundida con la religión. Y es más que probable que más allá de noticias, sucesos y denuncias, al final del metraje sean muchos los temas que quedan abiertos sobre una sociedad que, seguramente, seguirá igual de lejana y estereotipada para un espectador occidental. Tal vez, si éste buscara respuestas a la clásica pregunta de a dónde vamos se encuentre con que serían una cuestión de contraste.

 

 


Escribiendo con fuego (Writing with fire. India, 2021)

Dirección: Sushmit Ghosh, Rintu Thomas/ Guion: Sushmit Ghosh, Rintu Thomas / Producción: Black Ticket Films / Montaje: Anne Fabini / Fotografía: Sushmit Ghosh / Música: Tajdar Junaid / Reparto: Meera Devi, Suneeta Prajapati, Shyamkali Devi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.