ELVIS

El espectáculo debe continuar

Hace 30 años que Baz Luhrmann irrumpió en la escena cinematográfica al ritmo del pasodoble con El amor está en el aire (1992), y desde entonces su filmografía ha sido inseparable del mundo del espectáculo tanto temática como estilísticamente. Así continúa siendo en su último trabajo, Elvis (2022), su primera incursión en el biopic, género que el director australiano ha arrastrado a su propio imaginario estético.

A partir de la figura del cantante de Memphis, Luhrmann dirige una coreografía a lo gran guiñol, donde el verdadero protagonista es el circo del show business, el mundo de la farándula y del espectáculo, donde los artistas y las grandes estrellas encarnan el papel de la rareza, esos freaks del mundillo circense. Así parece hacerlo explícito el cineasta al encuadrar a su protagonista frente a un gigantesco cartel que anuncia un monstruo de feria al comienzo de la película. Porque a Elvis Presley, con una imagen más andrógina que nunca en la piel de Austin Butler, se le presenta a la audiencia y a su público como un completo bicho raro: con maquillaje, tupé y realizando unos movimientos de cadera escandalosos. Incluso la brigada antivicio de Estados Unidos amenazó con meter al cantante en la cárcel debido a las reacciones incontrolables que provocaba entre sus fans. Por ello… y por incumplir con las normas de segregación racial. A su condición de bicho raro se le sumaba el que se vistiera como los negros, que se relacionara y cantara como ellos. Elvis nunca ocultó la influencia que tuvo en él la comunidad afroamericana, entre los que se encontraba uno de sus ídolos, el rey del blues B. B. King.

Elvis: Neuer Trailer zum Biopic mit Austin Butler und Tom Hanks

Por medio de un montaje vertiginoso, torrentes de imágenes que irrumpen como flashes y fogonazos de color tan característicos del cine de Luhrmann, recursos formales a los que se suman pantallas partidas y viñetas, la película adquiere una estética híbrida entre el videoclip y el cómic. Es un remolino visual que entremezcla el contexto sociopolítico de los Estados Unidos con la historia personal del cantante, pero donde no queda apenas hueco para lo más humano, haciendo que algunos personajes como los padres del cantante y su mujer Priscilla Presley acaben siendo meros fantasmas a pie de página en la gran vida del Rey del Rock.

A pesar de esto, la película construye un reflejo interesante entre el auge y caída de una estrella y la progresiva decadencia social de un país. Elvis aspiraba a la grandeza, quería convertirse en un superhéroe y volar hacia lo más alto. Para conseguirlo llegaría a hacer un trato hasta con el mismísimo diablo, el “Coronel” Tom Parker, un Tom Hanks irreconocible bajo las prótesis que le convierten en el astuto mánager de la superestrella, y que representa una especie de encarnación caricaturesca de los sueños de éxito y libertad que prometían los Estados Unidos. Baz Luhrmann parece firmar así su particular versión de la leyenda de Fausto, que enlaza perfectamente con sus adaptaciones de tragedias de Shakespeare y Dumas, Romeo + Julieta (1996) y Moulin Rouge (2001), y sobre todo con el clásico de la literatura norteamericana El gran Gatsby (2013) de Scott Fitzgerald. Todas historias de personajes malogrados, con su propio descenso a los infiernos y ahogados por los conflictos de un mundo teatral y falso, que en Elvis es un escenario de luces y sombras donde asistimos al resquebrajamiento de aquel espejismo que fuera llamado el sueño americano.

 

Elvis (Australia, 2022)

Dirección: Baz Luhrmann / Guión: Jeremy Doner,Sam Bromell, Baz Luhrmann, Craig Pearce / Fotografía: Mandy Walker / Producción: Coproducción Australia-Estados Unidos; Bazmark Films, Roadshow Entertainment, Warner Bros., Whalerock Industries, The Jackal Group. / Montaje: Jonathan Redmond y Matt Villa / Música: Elliott Wheeler / Intérpretes: Austin Butler,Tom Hanks, Olivia DeJonge, Richard Roxburgh, Helen Thomson, David Wenham, Kelvin Harrison Jr., Kodi Smit-McPhee, Dacre Montgomery, Luke Bracey, Xavier Samuel, Kate Mulvany, Natasha Bassett

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.