EL ODIO QUE DAS

El germen de una nación

Todos creemos saber la dimensión que ocupa el racismo en nuestras vidas, pasadas y presentes, y nos vemos con la capacidad de saber enjuiciar este tipo de actos y a los individuos que los cometen. El racismo puede ser algo manifiestamente palpable, donde una gran mayoría podemos coincidir en su desaprobación pues va contra la dignidad de las personas. Pero existe otro tipo de racismo , más sibilino y soterrado, el cual la gran mayoría no percibimos, ya que puede verse como algo liviano o carente de importancia y, solo aquellos que lo padecen diariamente, son capaces de describirlo de forma certera. El odio que das de George Tillman Jr., profundiza en este último tipo de racismo, más difícilmente descriptible pero igualmente indignante, en una obra destacada dentro de una irregular filmografía.

El odio que das (The Hate U Give), de George Tillman Jr.

Basada en la novela del mismo título de Angie Thomas, quien siempre ha mostrado su deseo de dar a conocer todas aquellas injusticias contra la comunidad negra de las que había sido testigo desde su niñez. Sin embargo, la publicación de esta, su primera novela, a pesar de ser un éxito de ventas no estuvo exenta de polémica. En un distrito escolar de Texas fue retirada de sus estanterías y un sindicato de policías de Carolina del Sur solicitó su supresión de sus escuelas de verano. Su adaptación al cine ha sido muy meritoria, ya que consigue transmitir en imágenes la pureza y fuerza de un relato con altas dosis de reivindicación sin perder su capacidad de aceptación entre el espectador medio.

La adaptación de Tillman Jr., nos hace rememorar tanto en su ambientación como por los temas que trata a trabajos como Los chicos del barrio (John Singleton, 1991) o la más reciente, aunque algo superficial See you yesterday (Stefon Bristol, 2019). Es cierto que intenta abarcar muchos temas en poco espacio de tiempo: la vida en un gueto, el racismo en la policía, la adolescencia o la dificultad de romper con las raíces. La empresa era complicada y, aunque no se puede profundizar en todas y cada una de las cuestiones que plantea, merece respeto la ambición de su propuesta y su capacidad para mantener un encomiable equilibrio. Es ejemplar cómo la obra huye del maniqueísmo, cuando habría sido un pecado casi entendible tal y cómo suceden los acontecimientos.

Aunque durante la primera hora del film solo contamos con la perspectiva de los hechos de la parte de nuestra protagonista y de su familia; de repente, sucede una deliciosa secuencia entre el personaje de Starr y su tío policía en la ficción (interpretado por Common) donde de forma sencilla y casi pedagógica se nos transmite el otro punto de vista que, aunque impopular, es tan crudo como honesto. Esa diversidad de enfoques enriquece el relato y da pie a una de las características más elogiables del buen cine: hacer reflexionar al espectador una vez que se encienden las luces.

El odio que das (The Hate U Give), de George Tillman Jr.

El odio que das deja el regusto de una genuina sorpresa, una cinta mainstream con capas de cine de adolescentes que realmente esconde una buena película en su interior. Posee la rabia e indignación necesaria para no dejar indiferente y cuenta con una narración sólida y la emotividad justa para conmover. Esa difícil armonía entre cine protesta y cine de masas es su principal mérito, ya que puede llevar una historia dura de racismo a rincones donde una obra más áspera o fría no podría.

Sería muy injusto no citar también entre otros puntos fuertes de la película la poderosa interpretación de la joven Amandla Stenberg en el papel de Starr. Una actuación tierna, dura por momentos, pero siempre llena de verdad, que es capaz de llevar el peso de la narración durante sus más de dos horas de metraje.

Las letras del rapero Tupac son una de las piedras angulares donde se cimentan las cuestiones más controvertidas de El odio que das. Partiendo de su título original The hate U give, el cual es un extracto de la famosa frase de Tupac The Hate U Give Little Infants Fucks Everybody (el odio que les das a los niños pequeños jode a todos). Esta famosa cita también se conoce por el acrónimo THUG LIFE, nombre del grupo del cual el cantante formaba parte. Dicha frase es pronunciada por distintos personajes en momentos clave de la trama y le sirve al relato como vehículo para verter unas punzantes reflexiones acerca de una sociedad trucada, donde unos siempre tienen la baza ganadora y otros la perdedora. Donde hay una tendencia sistemática, heredera de los tiempos de la esclavitud, para dificultar a los afroamericanos su ascenso en la sociedad. Donde se recela de los negros excusándose en que muchos de ellos están relacionados con la delincuencia, tráfico de drogas y otros delitos, y esto a su vez les cierra las puertas para poder labrarse un futuro de provecho ellos y sus descendientes. En consecuencia, gran parte de esta población se ve sumida en la miseria por falta de oportunidades, lo que naturalmente conlleva que algunos de ellos sucumban a la delincuencia y reafirmen así el estereotipo con el que han cargado desde que nacieron. Un interminable e irrompible círculo vicioso que pone de relieve la verdadera discriminación que se esconde tras el racismo: la pobreza.


El odio que das (The Hate U Give, Estados Unidos, 2019)

Dirección: George Tillman Jr. / Guion: Audrey Wells (Novela: Angie Thomas) / Producción: Marty Bowen y Wyck Godfrey / Música: Dustin O’Halloran / Fotografía: Mihai Malaimare Jr. / Montaje: Alex Blatt y Craig Hayes / Reparto: Amandla Stenberg, Regina Hall, Anthony Mackie, Russel Hornsby, Sabrina Carpenter, Common, Algee Smith, Dominique Fishback, Issa Rae y KJ Apa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.