EL APRENDIZ

Adolescencia internada

El aprendiz es el tercer documental del realizador italiano Davide Maldi, el modesto retrato de un adolescente sumido en la presión de aprender un oficio milimétrico y cuidadoso en un hotel internado de lujo. Maldi presenta a Luca Tufano, un no-actor con una expresividad y espontaneidad innata que refleja frescura en un guion documental en ocasiones excesivamente narrativo. Tufano comienza siendo un adolescente rural que vive en un establo y, que, obligado por su familia, termina por encontrar su destino en el arte de servir a los demás en hoteles y restaurantes. Un camino donde Tufano se aburre hasta el agotamiento, se sumerge en aletargados sueños en la naturaleza y se evade con sus compañeros. El aprendiz es un viaje que la cámara del director italiano capta con rigurosa disciplina, combinando diferentes estilos cinematográficos pero siempre mimetizándose con la personalidad del protagonista, aventurero, soñador y obligatoriamente correcto.

El aprendiz. Revista Mutaciones 2
El Aprendiz (Davide Maldi, 2019)

Zoom in

El insistente objetivo de Davide Maldi por encontrar la verdadera esencia de la adolescencia se traslada en la película con el zoom in. Un mecanismo que, desde su simpleza, captura de manera orgánica los gestos de Luca Tufano y los fija en el recuerdo del espectador. En una de las secuencias del film el director fija su mirada hacia Tufano en un plano general. Comienza a realizar un suave zoom in mientras sus profesores le acribillan a preguntas sobre su desgana en el oficio. A medida que la cámara se acerca Tufano muestra cada vez más desinterés hasta que, ya en un primer plano, el protagonista esboza una sonrisa. Hasta que Maldi no encuentra esa sonrisa no para de avanzar con su cámara, un detalle preciso de la brillantez y vehemencia con que el director se sume en el lugar donde vive Tufano. 

Cámara en mano

Otro de los recursos que se utilizan en El aprendiz es la cámara en mano, un mecanismo indispensable en el documental para retratar a un personaje veloz e inquieto. Haciendo uso de dispositivos de la ficción como flashbacks y piezas independientes en formato experimental, para mostrar los momentos de abstracción de Tufano la cámara atraviesa los cristales del hotel-internado e introduce al espectador en otro mundo. Tufano está deseoso de salir de allí y reencontrarse con la naturaleza y sus animales y la cámara le sigue corriendo por los bosques aledaños a la escuela. La rigurosa puesta en escena que muestra el aprendizaje del oficio contrasta con estas secuencias, el paso de la parsimonia y estaticidad de la cámara dentro del lugar a la libertad de afuera. Estas secuencias experimentales dentro de la propia narración de la cinta dotan a la película de un ritmo más vivaz, eso sí, planteando los dos contrastes, el de los tiempos más inmóviles a los más vivaces.

El aprendiz. Revista Mutaciones 1
Luca Tufano en El Aprendiz (Davide Maldi, 2019)

Planos estáticos

El director introduce una gran carga poética a través de la belleza de las secuencias del aprendizaje. La sincronía de los personajes, la espontaneidad de los jóvenes dentro de los planos estáticos y el continuo sonido reverberante que proporciona el gran hotel crean un microcosmos nutrido por la paciencia del director por captar todos esos momentos. Dejando a un lado la política, algunas escenas recuerdan a Contactos (1970) de Paulino Viota. Una de las imágenes de este film es cuando los camareros entran y salen de la cocina a las mesas y esa repetición de movimientos persistentes se puede ver también en El aprendiz. Una indiscutible radiografía de la adolescencia perdida, en una constelación de ideas que el propio director ya retrató en su anterior film Frastuono (2014) y con la intención de convertir los ensueños de la adolescencia en trilogía.


El Aprendiz (Italia, 2019)

Dirección: George Markakis / Guion: Davide Maldi, Micol Roubini / Fotografía: Davide Maldi / Música: Freddie Murphy, Chiara Lee / Montaje: Enrica Gatto / Producción: Davide Maldi, Fabio Scamoni / Reparto: Luca Tufano, Mario Burlone, Lorenzo Campani, Enrico Colombini, Cristian Dellamora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.