EL ACONTECIMIENTO

“La idea, desde un principio, era hacer de la película una experiencia sensorial”

El acontecimiento (Audrey Diwan, 2021) tiene como punto de partida el libro homónimo de la archiconocida Annie Ernaux, donde relata, después de varios años, su experiencia al someterse a un aborto ilegal. El reto adaptativo era grande, ya que la claridad descriptiva de la escritora, unida a los hechos que relata, da lugar a  un libro de una crudeza extrema. Algo bien justificado, ya que en el propio texto –que no es un mero relato del acontecimiento, sino una construcción en dos tiempos del mismo, lleno de comentarios desde el presente hacia el pasado– la escritora francesa afirma que “el hecho de haber vivido algo otorga el derecho imprescriptible de escribir sobre ello”. Entonces, ¿cómo abordar una película desde esta coyuntura?

La propuesta de la directora francesa nace de suprimir la temporalidad dual del libro para centrarse en lo ocurrido desde octubre de 1963. En declaraciones de la propia Diwan, “la idea desde un principio era hacer de la película una experiencia sensorial. Annie Ernaux escribió el libro desde la realidad del recuerdo, mientras que yo quería que la película mostrase la realidad del instante. Entonces, si hubiera puesto en escena a la escritora, hubiera contado la película a través de un retrovisor, hacia el pasado. Y yo no quería que fuera algo anclado en el presente. Quería que fuera un pasaje a otra época. En Francia el aborto es legal, aquí [en España] también, pero en muchos países no lo es. Quería que esta película fuera una experiencia que se pudiera compartir con estos otros países”.

El acontecimiento (4) - Revista Mutaciones

De ahí la explicitud de El acontecimiento, que es un reflejo de lo que está impreso en el libro (cuyo contenido es, si cabe, más claro y explícito). La propia Ernaux comentaba lo que vendría después de la escritura: “no tendré ningún poder sobre mi texto, que será expuesto como mi cuerpo en el hospital.” Y la película no duda, tampoco, en exponerse: los cuerpos desnudos de las jóvenes son la última consecuencia de esta propuesta. La exposición sin aditivos o, en palabras de Diwan, “tener el valor de nunca apartar la mirada, mirar siempre de frente”.

Es por eso que la posición de la cámara respecto a la protagonista, pegada a ella casi en todo momento, puede verse como una traslación de la subjetividad radical del texto escrito a la pantalla. “Se creó una ósmosis entre los dos: Laurent Tangy (director de fotografía) es muy ágil, muy hábil. No tardó mucho en convertirse en un doble, en una sombra…”, dice Anamaria Vartolomei, la actriz que encarna a Anne. También funciona para mostrar cómo Anne, al enterarse de su embarazo, se siente aislada, fuera del discurrir normal del resto de las estudiantes. Su mirar al mundo se ve condicionado por su estado, y así también lo hace la cámara con el personaje.

El acontecimiento (2) - Revista Mutaciones

De forma complementaria, la directora juega con la profundidad de campo para poder elegir qué figuras, presentes en cada plano, van a estar enfocadas. Vemos a Anne comiendo con su familia en un plano donde los padres están nítidos y ella no. No sólo nos están contando cómo Anne se aleja del mundo, sino también cómo el mundo ignorante de su embarazo se aleja, sin quererlo, de ella.

Del resto de elementos de la puesta en escena de El acontecimiento, hay algunos que no están presentes en el libro pero funcionan a la perfección en pantalla. En concreto, son interesantes los dos momentos en que el profesor de Anne lee fragmentos literarios a toda la clase. El primero de ellos pertenece a un poema de Louis Aragon, Elsa frente al espejo (“Et pendant un long jour assise à son miroir / Elle peignait ses cheveux d’or et j’aurais dit…”), que puede hacer referencia al primer estado en que se encuentra la protagonista ante su embarazo: está perdida y quieta, sin hacer nada, esperando a que todo se solucione de forma natural. Contrasta con el segundo, en la última escena de la película. Previo al examen final de la asignatura el profesor destaca unas palabras de Víctor Hugo, que por su contenido tienen especial significado. “Nous garderons l’honneur; le reste, nous l’offrons…” son palabras que destacan el coraje y la valentía de la protagonista, más aun sabiendo que el profesor está al tanto de su aborto.

El acontecimiento (1) - Revista Mutaciones

Fascinante, también, el uso de la música extradiegética, que suele acompañar los momentos de cambio del film. Parece desarrollarse como un embrión, ya que cada vez que aumenta una semana de embarazo suena un motivo musical distinto: a las tres semanas es breve, a las cuatro se desarrolla un poco más. Antes del aborto es más largo y complejo. Y finalmente desaparece.

Todo lo analizado anteriormente no tendría sentido, sin embargo, sin destacar la arriesgada interpretación de Anamaria Vartolomei: ella es quien acaba encarnando todo ese sufrimiento, esa rabia contenida que se mezcla con el desconocimiento, el miedo e, incluso, la superstición. Quien se acaba exponiendo en todos los aspectos imaginables. Sin la figura de la mujer, la historia sería muy diferente.


El acontecimiento (L’evenement, Audrey Diwan, Francia, 2021)

Dirección: Audrey Diwan / Guion: Audrey Diwan, Marcia Romano. Novela: Annie Ernaux / Producción: France 3 Cinéma, Rectangle Productions, Srab Films / Fotografía: Laurent Tangy  / Música: Evgueni Galperine, Sacha Galperine / Reparto: Anamaria Vartolomei, Sandrine Bonnaire, Luàna Bajrami, Pio Marmai, Anna Mouglalis, Kacey Mottet Klein, Louise Chevillotte, Fabrizio Rongione, Leonor Oberson, Louise Orry-Diquéro

Un comentario en «EL ACONTECIMIENTO»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.