DEAR WERNER (WALKING ON CINEMA)

Seguir caminando…

Dear Pablo

“¿De qué están hechos los cineastas? Me pregunto la misma reflexión que recorres con tu película, cómo vertebras de forma literaria el mismo recorrido que Werner Herzog atravesó desde Múnich hasta París para reencontrarse con su amiga crítica de cine Lotte Eisner. Realizaré lo mismo con mi crítica e iré desgranando y reflexionando sobre tu viaje con mi texto. Un viaje  en el que atravesaste bosques, cuevas y aldeas para pensar en soledad sobre el cine. No es fácil ser cineasta. Lo percibo en tu voz cuando cruzas un campo lleno de niebla, cegado por los obstáculos del camino, un camino lleno de rechazos, burocracia e instituciones. Un camino que dificulta la visión personal sobre la propia industria y la inabarcable historia del cine. La crítica, como en tu película/diario/camino, no se lleva a cabo con presupuestos sino con el esfuerzo físico y mental que supone levantar textos, por el amor al arte y la perseverancia de luchar contra imágenes y sonidos. El camino que iluminas con tu linterna por la noche es el de la autofinanciación, el autodescubrimiento y el esfuerzo poético con el que me permites contemplar a través de tus ojos los momentos mágicos de un paisaje. Paisajes que también Herzog te ha permitido observar a través de su mirada en el libro, Del caminar sobre hielo, para poder reflexionar como director en tu película Dear Werner.”

Pablo Maqueda, director, escritor y montador de Dear Werner
Pablo Maqueda, director, escritor y montador de Dear Werner

Múnich

Despojado de toda pretensión heroica y centrándose en el pensamiento sobre el propio cine, la nueva película del director Pablo Maqueda se inicia como un viaje a oscuras, un diario capitulado, con un prólogo y un epílogo donde explicita con su voz sus intenciones, sus deseos; así mismo entran en juego sus libros, sus cámaras, su emoción, su fortaleza o sus intenciones didácticas, aunque es en el montaje donde cobra vida la película. Maqueda quiere adentrarse en la aventura de recorrer 800 km en 22 días, la idea de viajar junto a las palabras de Werner Herzog mediante un equipo muy reducido, él mismo y su equipaje. El espectador se posiciona al mismo nivel de su mirada para observar los paisajes y leer en pantalla los fragmentos del libro que Maqueda escribe junto a sus imágenes, siempre en movimiento, siempre caminando. Las reflexiones en voz en off desvelan un imaginario de sensaciones durante el viaje acompañadas de la lectura del propio Herzog de pasajes de su libro. Es aquí donde se plasma la correspondencia soñada. La construcción de una narración metacinematográfica entre dos cineastas. 

De alguna manera Maqueda pone en imágenes el lenguaje literario de Herzog. Su viaje se adentra en parajes que el libro relata de forma abstracta. Uno de ellos es una cueva, un lugar mágico que funciona como hallazgo fílmico, en el sentido de redescubrir el discurso de Herzog en el presente. Buscar respuestas a mecanismos cinematográficos como el silencio, que Maqueda expone como un alivio que hace pensar. La búsqueda de un aliento olvidado. Así, introduce la raíz de todo, a los hermanos Lumière. Busca la solemnidad de este encuentro desde el principio, cuando comienza su viaje en las postales que rodaron los cineastas en Múnich. Y acaba en la Cinémathèque française, lugar donde Lotte Eisner trabajó durante años promoviendo el cine y recuperando muchas de las obras del expresionismo alemán que casi fue destruido por la II guerra mundial. Todo el viaje está relacionado con la filmografía de Herzog y Maqueda la va encontrando, va componiendo el puzzle que el libro le plantea.

Werner Herzog junto a Lotte Eisner en su llegada a París
Werner Herzog junto a Lotte Eisner en su llegada a París

París

La política española, la industria del cine, levantar una película desde cero, buscar financiación,… son temas transversales con los que Maqueda interpreta el mundo del cine, pero él llega a plasmarlo de otra manera en su película. Un film que solamente se ha realizado con un equipo de tres personas. El director, la productora Haizea G. Viana, quien ha levantado el proyecto desde España y el diseñador sonoro Venditti, un buscador de atmósferas y planificador de la banda sonora que acompaña mediante la brisa y el agua a Maqueda en su viaje. Este es el cine del que está enamorado Pablo Maqueda y que queda impregnado en cada amanecer alemán, en cada gota de rocío de los prados franceses, en esa escarcha que se encuentra tras una noche en un pequeño motel de la frontera. Esa cámara que adopta formas imposibles al deslizarse por una pista de esquí y vaga fantasmagóricamente perdida buscando la próxima señal de la próxima aldea. Dear Werner es un mapa, una guía, un sueño que relata con detalle el camino de un director enamorado del cine, de Vardá, Rohmer, Godard, Eisner, Langlois, los Hermanos Lumière, Werner Herzog,…


Dear Werner (Walking on cinema) (España, 2020)

Dirección, guion y montaje:  Pablo Maqueda / Música: José Venditti / Producción: Llanero Films, Haizea G. Viana,

Un comentario en «DEAR WERNER (WALKING ON CINEMA)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.