EstrenosFestival de Cannes 2023

ROBOT DREAMS

Animales fieramente humanos

A Pablo Berger le gusta dedicarle mucho tiempo a cada una de sus películas; de ahí, que en veinte años apenas haya dirigido cuatro largometrajes que, eso sí, flotan sin ningún tipo de problema en el estanque de las grandes películas españolas del siglo XXI. La exploración de distintas estéticas y formas narrativas es uno de los sellos de identidad de un autor que se caracteriza, precisamente, por la heterogeneidad de estilos e historias. Sus cintas, en resumidas cuentas, no se parecen nada entre ellas y, pese a eso, todas rezuman por cada uno de sus poros la firma inconfundible de su creador. Así, después de haber saltado del color al blanco y negro, de haber enmarcado sus imágenes en diferentes relaciones de aspecto y de haberlas extirpado los nervios de la voz, Pablo Berger estrena Robot Dreams (2023), una película de animación sin diálogos que emociona desde sus primeros fotogramas gracias a su caligrafía sincera, limpia y, sobre todo, sencilla.

Crítica Robot Dreams Mutaciones

En un Nueva York ochentero habitado por animales antropomórficos, vive Dog, un perro que, cansado de cargar con la pesada losa de la soledad, decide comprarse un robot para que le haga compañía. Ambos congenian a la perfección y establecen una amistad fuerte que se verá interrumpida cuando el robot se quede encerrado en la playa durante meses sin que su amigo canino pueda hacer nada por rescatarlo.

Confesaba el propio Berger que su hermano se sintió decepcionado cuando se enteró de que su próximo proyecto era de animación —puesto que, como muchas personas, la consideraba un género menor cuyo target principal eran los niños—, pero que, tras la proyección en Sitges, le dijo, con la emoción colgando de los ojos, que le había encantado. Y es que el director construye, precisamente, una obra transparente que atraviesa la mirada del espectador, sin importar su edad, hasta alcanzar el nervio de su emoción y hacerlo vibrar. La idea es desnudar la imagen de cualquier recurso retórico que pueda ensuciar su discurso, ya sea infantilizándolo para hacerlo más digerible para los más pequeños o recargándolo de oropeles barrocos, laberínticos que denoten su intención de llegar a un público adulto. Berger guía al espectador por un mundo luminoso de pura irrealidad y deja que se encariñe con unos protagonistas fieramente humanos, pese a su carácter animal, que no necesitan palabras para transmitir su dolor y alegría, su ansiedad y su éxtasis. La cinta se levanta sobre unos cimientos de cotidianidad tan mundanos como cercanos y, desde ahí, se eleva hasta el cielo de la fantasía y el cuento, tejiendo por el camino un tapiz de relaciones tan comunes como finalmente emotivas. En pocas palabras, por mucho que los personajes sean animales, los que realmente están sobre la pantalla son los propios espectadores, que proyectan sus vivencias particulares sobre los rostros, expresivos a más no poder, de un perro y un robot que bien podrían ser ellos mismos.

Crítica Robot Dreams Mutaciones

Así, a través de una animación en 2D cuidada hasta el extremo, en la que tienen la misma importancia tanto los elementos que están en primer término como los que están en último; en la que cada personaje, por pequeño que parezca, tiene un diseño propio que le hace identificable y, por tanto, le llena de vida; en la que los colores se apoderan del espacio de forma sutil y bella; el director abraza la pupila del espectador y la llena al mismo tiempo de nostalgia y furor. Berger convierte así la pantalla en un lienzo de vitalidad en el que asuntos tales como la diversidad, el amor y la soledad se mezclan al ritmo de «Earth, Wind & Fire»; compone una loa a la amistad en la que no hay cabida para términos como maniqueísmo o simpleza; reflexiona sobre el carácter mismo de la existencia sin afectaciones de ningún tipo; y emociona hasta la lágrima a cualquier persona que esté dispuesta a dejarse llevar por el maravilloso río de imágenes que es Robot Dreams.

 


Robot Dreams (España-Francia, 2023)

Dirección: Pablo Berger / Guion: Pablo Berger / Producción: Pablo Berger, Ibón Cormenzana / Música: Alfonso de Vilallonga, Tom Howe / Montaje: Fernando Franco

Un comentario en «ROBOT DREAMS»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.