EstrenosFestival de Locarno

NEGU HURBILAK


Apuntes sobre el silencio

Esta es una historia sin nombres.                                                                                                                          Una historia sin héroes ni heroínas.                                                                                                                        Una historia huérfana de gestas para recordar y gestas para ser recordadas.                                                Una historia sin canciones para ser cantadas.

El 20 de octubre de 2011 la organización terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA) realizó el anuncio del cese definitivo de su actividad armada. La iheslari protagonista de Negu Hurbilak (interpretada por Jone Laspiur, única actriz profesional de la cinta), al igual que tantos otros militantes de la banda en la realidad, escucha por primera vez este anuncio desde una radio. Esta pieza informativa será la única que ancle la obra a un contexto determinado. Así, la cinta de Colectivo Negu busca explorar un terreno mucho más sensorial, en las claves de la espera y lo velado.

Negu Hubrilak. Revista Mutaciones - 1

Las secuencias de Negu hurbilak se desarrollan en un limbo. Mientras la iheslari espera la noche, largos planos en steady-cam presentan un espacio donde el tiempo da la sensación de no pasar del todo. El movimiento de cámara es el único gesto que lo hace avanzar. Todo lo demás, piedra y naturaleza, pertenece a un terreno mítico, que poco a poco parece embrujar la historia. La plasticidad de las imágenes rodadas en 16mm alejan del mundo real el pueblo de Zubieta para establecer un no-lugar misterioso donde abstraer las ideas que recorrieron la etapa final del conflicto armado.

El dispositivo formal de la película presenta diferentes claves de puesta en escena para retratar la espera e incertidumbre: travellings que otorgan una dimensión casi fantasmal al relato, un árbol milenario cuya silueta se dibuja en la niebla empequeñeciendo al ser humano frente a la naturaleza o las dilatadas secuencias donde la protagonista charla con sus hospedadores en la intimidad. La ausencia de una clave de puesta en escena dominante quizás da fe al hecho colectivo de la película, pese a que dichas propuestas visuales se completan entre sí mismas y son unidas a través del diseño sonoro, vital para el poso existencial de la cinta. Aquí el silencio de los personajes se cubre de cantos, de ambientes amplificados y de sonoridades extradiegéticas que lo engrandecen y evidencian el tabú al que se someten.

Negu Hubrilak. Revista Mutaciones - 2

En Negu Hurbilak, esta misma multiplicidad de ideas y propuestas formales, así como los momentos en los que el largometraje se apoya en actores naturales y ritos documentales, dan lugar a los brotes de lo humano, un concepto que permea toda la cinta. Mientras el fuera de campo narra lo que no se ve, aquí se crea una suerte de «fuera de voz» que teje una narrativa a través de lo no dicho pero presente. Por ejemplo, la iheslari contando el tiempo sin ver a sus padres o la señora que enciende un cigarrillo después de mucho tiempo y le regala el resto, sugieren la clandestinidad de la joven sin necesidad de hacerla explícita. Esta pulsión por lo abstracto se entrelaza con el genuino interés por el costumbrismo y la perspectiva etnográfica, dotando así a la película de una visión más humana. Es en estas conversaciones donde la obra aborda el silencio que aún prevalece en el conflicto hasta el día de hoy, ofreciendo un retrato de lo clandestino que resuena con nuestra realidad presente.

En sus compases finales, la cinta de Colectivo Negu rompe el dispositivo que ha construido a lo largo del metraje anterior. La visión, casi fantástica, que tiene la protagonista de una persona disfrazada de criatura peluda da pie a una secuencia catártica, construida enteramente a través de material documental, que sumerge al espectador en un maremágnum de personas enmascaradas, fuego y ruido. En este caos en el que es imposible discernir cualquier tipo de significado resuena la idea del silencio comunal que impregna de violencia las imágenes. El invierno cercano que enuncia la canción de Mikel Laboa (Negu Hurbilak) seguirá revolviendo fantasmas de un tiempo pasado.

 


Negu Hurbilak (España, 2023)

Dirección: Colectivo Negu, Ekain Albite, Nicolau Mallofré, Adrià Roca, Mikel Ibarguren / Guion: Ekain Albite, Mikel Ibarguren, Nicolau Mallofré, Xalba Ramirez, Adrià Roca / Producción: Maluta Films, Cornelius Films / Fotografía: Javi Seva / Montaje: Edu V. Romero / Reparto: Jone Laspiur

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.