A24Estrenos

HÁBLAME


La adrenalina mórbida detrás de los #challenge

Háblame (Talk to me, 2022) es la nueva película de terror de A24, estrenada en el Festival de Sundance 2023 y dirigida por los hermanos Danny y Michael Philippou. En ella, se presenta a Mia, una adolescente en duelo por la pérdida de su madre que, como escape a su dolorosa realidad, queda enganchada a vídeos virales de posesiones espirituales con unas reglas bastante sencillas. Para realizar el juego de forma “segura” se toma por 90 segundos la mano embalsamada en cera  (de una psíquica o algún satanista»), con nombres escritos y símbolos que sugieren una larga línea de dueños anteriores, mientras quien lo hace debe estar atado a la silla con un cinturón. Luego, se  enciende una vela como portal para invocar a los espíritus que hablan a través de quien juega, para expresar sus dolores y arrepentimientos, mientras los demás participantes se burlan grabando con sus móviles. Es un reto adictivo de views y likes que genera presión social para entrar en él, y que se torna peligroso cuando Mia, al decidir participar, ignora la regla principal del tiempo para hablar con su madre muerta.

Háblame-Revista Mutaciones-1

Conocidos por sus videos de horror-comedy desde el 2013 en su popular canal de Youtube @TheRackaRacka, los gemelos australianos utilizan esta experiencia en redes sociales para darle un giro de tuerca a su primera película. En Háblame, se hace hincapié en ese interés mórbido que despierta en algunos adolescentes; la adrenalina que genera el challenge se lleva a otro nivel de frenesí por las redes. Esto, mezclado con un humor retorcido, es un artefacto brillante como historia de terror moderna, hecha de manera inclusiva por y para la generación digital. 

El guion tiene una narrativa que hila las pequeñas pistas que arroja desde el inicio para detonarlos en sus puntos más álgidos, los personajes son cada vez más testarudos cuando todo empieza a salir mal, y se sirve de deseos claros como la adicción a la fama y la emoción a la oscuro, mezclándolos con sentimientos como el duelo. Es en este último tema donde se vislumbran simbolismos —como el canguro o las recurrentes pesadillas— sobre el trauma de la pérdida, la culpa y lo difícil que es dejar atrás un pasado fracturado para seguir adelante. Sophie Wilde, en su debut en la gran pantalla como Mia, logra transmitir las emociones que afloran a lo largo de su arco de personaje, y mantiene la tensión narrativa con su expresivo rostro. En compañía de un reparto preciso, logran crear personajes con los que empatizar fácilmente dentro de una atmósfera abrumadora y tensa. Destaca el trabajo de Joe Bird, que, en un papel de mucha acción física, interpreta a Riley (el protegido de Mia) y la impecable actuación de Miranda Otto (Sue) como madre de éste y de su mejor amiga Jade (Alexandra Jensen).

Háblame-Revista Mutaciones-2

De manera hábil, el diseño sonoro distorsiona los sonidos más relevantes como aruñetazos, gritos y o el quejido del canguro, y subraya con silencios los puntos más álgidos de tensión como herramienta del terror (muy al estilo de Ari Aster). Por su lado, el trabajo de su director de fotografía, Aaron McLisky, logra unos movimientos de cámara orquestados de una manera brillante desde el plano secuencia inicial aparentemente desconectado, hasta los giros de cámara que acompañan a los personajes en el instante de las posesiones y la escena del sueño de Mia con transiciones de iluminación. Todo ello lleva de la mano al espectador a una experiencia inmersiva. Si bien el filme recae en los códigos del terror con los jumpscare clásicos, logra innovar desde sus formas con el lenguaje cinematográfico. El montaje es muestra de ello: a medida que avanza el metraje se vuelve cada vez más intenso y se dinamiza con cortes rápidos en las secuencias de las posesiones espirituales y el silencio escalofriante que le sigue. Incluso en las escenas donde se da un vistazo al “más allá”, crea la misma confusión que viven los personajes  a partir de planos sostenidos en la cara aterrada de los personajes al ver ese otro lado  y mientras se deja a la imaginación gran parte de lo que ellos ven. 

Háblame es efectiva desde su simplicidad y logra transmitir de parte de sus personajes lo que declara en la escena del coche, donde Mia junto a Riley cantan a todo pulmón «Chandelier» de Sia: “I’m gonna live like tomorrow doesn’t exist” (Voy a vivir como si mañana no existiera).


Háblame (Talk to me, Australia, 2022) 

Dirección: Danny y Michael Philippou / Guion:  Danny Philippou, Bill Hinzman, Daley Pearson / Producción: Bankside Films, Causeway Films, Head Gear Films, Metrol Technology, Screen Australia, Talk to Me Holdings, The South Australian Film Corporation / Distribuidora: A24 / Fotografía: Aaron McLisky / Música: Cornel Wilczek / Montaje: Geoff Lamb / Interpretación: Sophie Wilde, Joe Bird, Alexandra Jensen, Miranda Otto, Zoe Terakes, Otis Dhanji, Chris Alosio, Alexandria Steffensen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.