CUERPO ABIERTO

Lo que las montañas esconden

La naturaleza ocupa un espacio privilegiado dentro de la filmografía gallega, con especial protagonismo en los filmes de dos de sus directores más laureados: Lois Patiño –Montaña en sombra (2012) o Lúa vermella (2020) son buenos ejemplos- y Oliver Laxe (O que arde, 2019). Y es que este clima y terreno particulares han moldeado el carácter de sus habitantes y definido su cultura y costumbres. En Cuerpo abierto (Ángeles Huerta, 2022), es esta fría atmósfera, cubierta de una niebla casi mágica, la que da la bienvenida a Miguel cuando llega a una pequeña aldea de Ourense donde viven sus familiares y de la que él decidió escapar hace tiempo.

O corpo aberto. Revista Mutaciones

En este ambiente se ve encerrado el protagonista, que llega para ser el nuevo profesor de la única escuela del lugar. Al situar la historia en 1909, Huerta nos muestra -como también lo ha hecho Laxe- la convivencia del gallego y el portugués, además de la imposición del castellano que se llevó a cabo en las instituciones en Galicia y que relegó el gallego a un uso meramente coloquial (recordemos que a principios del siglo XIX, a pesar de la recuperación del gallego como idioma cultural, su uso oral se vio muy reducido debido a que se dejó de utilizar en la enseñanza oficial).

La película gira en torno a este punto de vista del extranjero, del urbanita que se adentra en un lugar que no comprende y observa desde la lejanía con rareza lo que para los demás es común. Miguel se encuentra con una aldea en la que sus habitantes conviven a diario con la muerte, no sólo de animales -ellos matan lo que van a comer, mientras que Miguel no puede ni mirar sin que le provoque arcadas- sino también de familiares y vecinos que han fallecido  por la guerra, por una pelea o por suicidio. En este contexto Miguel se tendrá que plantear qué le puede enseñar a esos niños mientras intenta adaptarse a las condiciones de ese lugar que un día fue su hogar.

O corpo aberto. Revista Mutaciones

A medida que avanza el filme, Cuerpo abierto se retuerce más y más sobre sí misma. Por las noches, Miguel es incapaz de dormir por los ruidos del bosque y los gritos de una mujer que parece morir. Al día siguiente, un hombre aparece colgado de un árbol. Esa naturaleza sórdida, implacable, parece poseer a los habitantes de la aldea y entrar en la mente del profesor, quien no logra desentrañar los misterios que allí ocurren. Este es precisamente el encanto de la película gallega: que esos secretos ahí se quedan, escondidos entre las montañas y la niebla.


Cuerpo abierto (O corpo aberto. España, 2022)

Dirección: Ángeles Huerta / Guion: Ángeles Huerta, Daniel García / Relato: Xosé Luis Méndez Ferrín / Producción: Tamara Soto / Fotografía: Gina Ferrer / Música: Mercedes Peón / Montaje: Sandra Sánchez / Reparto: Tamar Novas, Victória Guerra, María Vázquez, Federico Pérez, Elena Seijo, Miquel Insúa, José Fidalgo, Nicolás Otero, Izan González

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.