A SONG CALLED HATE

El odio triunfará

En 2019 se celebró en Tel Aviv el Festival de la canción de Eurovisión. Como en cada edición, la parte más esperada es la recta final donde se corona al país vencedor, aquel que obtiene más votos por parte del jurado experto y del público. Mientras este emocionante momento sucede, las cámaras, en riguroso directo, recogen las reacciones de los participantes que aprovechan cada puntuación para agradecer el apoyo haciendo guiños a la cámara, ondeando banderitas de sus respectivos países. En el Festival de 2019, cuando los presentadores anuncian que el público le ha dado 186 puntos a Islandia, el centro de convenciones de Tel Aviv victorea a los participantes islandeses. Los aplausos y vítores se transforman en abucheos cuando la banda islandesa aparece en cámara desplegando la bandera de Palestina.

A Song Called Hate es el documental dirigido por Anna Hildur que recoge como la banda Hatari cuestiona al país anfitrión del festival de música con más audiencia del mundo. Cuando se anuncia que el Festival de Eurovisión de 2019 se celebrará en Tel Aviv (Israel) tras el triunfo de Netta, participante israelí en Eurovisión 2018, los islandeses no entienden la postura de la institución del Festival de Eurovisión denominándose como espectáculo apolítico, separando la polémica árabe-israelí de la cultura, la música en este caso.

a song called hate

Tenemos que remontarnos al 2015, en Reikiavick (Islandia) cuando dos amigos de la infancia Klemens y Matthías fundan la banda Hatari (hater en islandés). Se definen a sí mismos como un “grupo performance BDSM anticapitalista”, pero la palabra que mejor define a Hatari es contradicción. Es con esa idea con la que deciden presentarse a Eurovisión porque ¿Qué hay más capitalista que el festival de música más famoso del globo? Lo hacen con la canción protesta «Hatrið Mun Sigra» (traducido al español como “El odio triunfará”), que habla de cómo el odio provocará el derrumbe de Europa.

Llegados a este punto la pregunta es obligada. ¿Por qué Islandia permite a Hatari ir a Eurovisión con una canción que busca enfrentarse a la organización del concurso? En la película de Netflix Festival de la canción de Eurovisión: la historia de Fire Saga (David Dobkin, 2020) se ve reflejada la pasión de los islandeses por el festival y el respeto con el que tratan el concurso musical. Pero, en esta ocasión, la postura de Islandia se ve alterada por otro factor, ya que Islandia, es uno de los países que no reconoce a Israel como estado.

A song called hate desgrana el gesto propalestino de Hatari desde el punto de vista artístico. Hatari debate ideas políticas a través de la música. Anna Hildur muestra como la banda duda al elegir el gesto correcto para que su posición política sea clara. Por un lado no saben si rechazar su participación de festival o, por otro, boicotearlo saliendo al escenario y negándose a cantar. Como contraposición al silencio llevado a cabo por la organización del festival hacia las acciones llevadas a cabo en Israel, Hatari decide cantar y expresar sus ideas a través del arte amparándose en la libertad de expresión.

En la búsqueda del gesto perfecto, Hatari recorre los territorios de Israel y Palestina hablando con artistas de las dos partes, dando fuerza al enfoque artístico del documental. Un detalle curioso es como el documental utiliza imágenes de Google Maps para seguir el recorrido de la banda por Israel y Palestina, ya que en 2016 se desató la polémica cuando usuarios denunciaron que Google había borrado Palestina. Respecto a eso, la compañía respondió a las acusaciones alegando que Palestina jamás había aparecido.

a song called hate

Cuando Hatari muestra la bandera de Palestina en Tel Aviv, el documental continúa filmando las contradicciones que quedan al descubierto tras su polémico acto: los componentes de la banda se muestran seguros de sí mismos y, a continuación, presenciamos ataques de pánico y ansiedad por las amenazas recibidas. Pasa algo similar con los demás países participantes que, a lo largo del documental no se posicionan públicamente pero, entre bambalinas, muchos de ellos muestran su apoyo a Hatari.

A su vuelta a Islandia, los miembros del grupo son recibidos como ganadores del festival, mostrando la devoción del país por Eurovisión pero sin dejar de lado la contradicción que representa Hatari desde su creación. Al final del documental se muestran vídeos caseros de niños islandeses enfundados en trajes BDSM similares a los de Hatari -enfrentando infancia y vicio- y cantando una canción sobre el derrumbe de Europa orquestado por el odio entre países. Qué tierno.


A song called hate (Islandia, 2021)

Dirección: Anna Hildur / Guion: Ian Forsyth, Anna Hildur, Jane Pollard, Skarphéðinn Guðmundsson / Producción: Ian Forsyth, Jane Pollard / Montaje: Ollie Stothert/ Sonido: Agnar Fridberston, Abu Alul Montaser, Nick Cathcart-Jones, Ari Rainnveigarson / Reparto: Klemens Nikulásson Hannigan, Mattyhías Tryggvi Haraldsson, Einar Hrafn Stefánsson

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.