CASA AJENA

Cortar raíces

Resulta curioso que Atlantique (Mati Diop, 2017) y Casa ajena (Remi Weekes, 2020) puedan encontrarse en el mismo catálogo, el de Netflix. Dos películas sobre la emigración de individuos africanos vistas desde dos posturas formales opuestas. Para Atlantique habría que hilar fino para poder tratarla como una película de género, lo cual habla bastante a su favor. Los fantasmas, apariciones y espectros tienen presencia, pero el terror que muestra la directora franco-senegalesa no proviene de efectismos o bodyhorror, sino del hecho de morir en el océano, lejos del hogar y a un paso de ser libre de la guerra o la inanición. Casa ajena pertenece a la corriente del terror denominada “Horror Noire”, cuyo gran padrino en los últimos años no ha sido otro que Jordan Peele, director y guionista de los largometrajes Déjame salir (2017) y Nosotros (2019), tratando el horror desde una perspectiva racial y de clase.

Casa ajena (Remi Weekes, 2020))

Bol y Riel son una joven pareja de refugiados sudaneses que llegan a Londres con la intención de empezar de cero y olvidar el pasado. Son establecidos en una nueva casa a las afueras de la ciudad, pero pese a que la integración y la paz es lo único que desean, saben que cuatro paredes y un techo no siempre equivalen a un hogar. Casa ajena no solo muestra los recovecos de la nueva y ruinosa casa de los protagonistas. Esa teleraña burocrática que es el sistema de inmigración europeo, prácticamente abandonados a su suerte, con una “ayuda” estatal de setenta y seis libras a la semana y los ojos impetuosos de los vecinos que ni les reciben animosamente ni desean su presencia en el barrio. Riel sale a la calle por primera vez, asustada ante los edificios idénticos que componen esta jungla de asfalto, incapaz de situarse en un torpe mapa que le han preparado los de inmigración en unos minutos. Es entonces cuando atisba a lo lejos a tres jóvenes negros. No con poco valor (y algo de esperanza) se acerca al grupo y éstos, vástagos de una juventud gamberra y despreocupada propia del extrarradio londinense, se burlan de su acento y le dan indicaciones erróneas por diversión.

El auténtico horror del que realmente quiere hablar el novel Remi Weekes es el del olvido. El de quemar puentes. El de cerrar puertas. El de cortar raíces. La confrontación que ocupa gran parte del metraje de Casa ajena es la de lo nuevo contra lo viejo, es decir, la tradición contra el progreso que se ve asociado a la modernidad europea. Bol, por su tormentoso pasado, desea la integración total. Ser un ciudadano europeo. Formar una nueva familia y encontrar un trabajo honesto y que le permita ser feliz. Riel, por otro lado, añora África. Su gente, su comida, su superstición. No era un lugar perfecto, pero era su verdadero hogar. En Londres, observa con extrañeza cuatro desconocidas paredes. Un habitáculo-prisión que le hace hundirse en una profunda melancolía.

Tristemente, Casa ajena pasa de una prometedora propuesta de terror social a ser una de casas encantadas más cercana a James Wan que a Jordan Peele. Una potente escenografía en sus momentos oníricos, descompensada por una estridente edición de sonido y la obligatoria aparición de Javier Botet como genérico monstruo de extremidades absurdamente largas. Sigue siendo curioso cómo la película de Remi Weekes, aun con sus imperfecciones y convencionalismos, haya sido la apuesta principal de Netflix junto a La maldición de Bly Manor (2020, Mike Flanagan) para este Halloween. Un horror que sigue asentado en ciertos elementos ya caducos de la década pasada, pero proactivamente político y que se atreve a hablar de algo más que del miedo a la oscuridad.


Casa ajena (His House, Reino Unido, 2020)

Dirección: Remi Weekes / Guion: Remi Weekes / Producción: Alden Dalia, Aidan Elliott, Martin Gentles, Edward King, Roy Lee y Arnon Milchan para (Regency Enterprizes, BBC Films y New Regency Productions) / Fotografía: Jo Willems / Música: Roque Baños / Montaje: Julia Bloch / Diseño de producción: Jacqueline Abrahams / Reparto: Sope Dirisu, Wunmi Mosaku, Matt Smith, Javier Botet, Emily Taaffe, Andy Gathergood, Kevin Layne, Vivien Bridson, Lola May, Rene Costa, Matt Townsend, Vivienne Soan, Homer Todiwala, John Kamau, Gillian Vassilliou

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.