BORG MCENROE

Canción de hielo y fuego

borg-vs-mcenroe

Borg McEnroe sitúa la acción en 1980, en la antesala de la final de Wimbledon más mediática de la historia (con permiso de la jugada por Nadal y Federer en 2008) entre dos genios opuestos del tenis: Björn Borg, a las puertas de ganar su quinto título consecutivo, y el joven rebelde John McEnroe. Tras esta breve introducción, la película da un salto atrás para profundizar en la trayectoria deportiva y emocional de ambos, centrándose en los instantes decisivos que moldearon a estas dos figuras hacia ese momento crucial de sus vidas. La eterna historia de dos polos opuestos que están más cerca de lo que a los medios les gustaría, dos personas que simulan odiarse ante las cámaras porque tienen prohibido admirarse en público.

La obsesión por la forma de Janus Metz resalta las bondades y carencias del filme. Por un lado, la cuidada fotografía de tonos desaturados resulta muy adecuada cuando el film juguetea con los códigos del thriller psicológico, mientras que la edición de sonido permite vivir los partidos con una intensidad inusual. Por otro lado, esa obsesión por dramatizar cada escena y la utilización de demasiados trucos cinematográficos, no esconden otra intención que rellenar los huecos de un guion extremadamente liviano en el que no se acaban de definir las verdaderas motivaciones de los personajes. En esta línea, salvo algunos flashbacks repetitivos, en los que se abusa de la extrema obsesión de Borg por controlarlo todo, la película no hace casi nada para alumbrar más allá del terreno conocido. Y es que, a pesar de salir airosa de algunas situaciones comprometidas, en Borg McEnroe cohabita una fuerte dependencia de dos de los grandes clichés del género: padres/maestros abusivos y el hecho de que los grandes deportistas (o genios) deben transitar en los límites de la locura para comprometerse de la manera que lo hacen con su oficio. Queda patente, como ya le acontecía a Rush (Ron Howard, 2013) con la rivalidad entre James Hunt y Nikki Lauda, que a este tipo de películas le restan todavía muchas cimas que conquistar.

McEnroe


Borg McEnroe (Estados Unidos, 2017)

Dirección: Janus Metz Pedersen / Guion: Ronnie Sandahl / Producción: Peter Bengtsson, Tomas Eskilsson, Sanne Glæsel, Olli Haikka, Kristina Hejduková, Jarkko Hentula, Tim King, Lone Korslund, Pavel Muller, Jon Nohrstedt, Gustav Oldén, Agneta Perman, Birgitte Skov, Ina Sohlberg, Olof Spaak, Anna Lo Westlin, Fredrik Wikström / Música: Vladislav Delay, Jon Ekstrand, Carl-Johan Sevedag, Jonas Struck / Montaje: Per K. Kirkegaard, Per Sandholt / Fotografía: Niels Thastum / Reparto: Sverrir Gudnason, Shia LaBeouf, Stellan Skarsgard, Tuva Novotny, Marcus Mossberg, Leo Borg, Robert Emms, Ian Blackman, James Sobol Kelly, Jackson Gann

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.