ARTEMIS FOWL

La oportunidad perdida

Desde los comienzos de su concepción cinematográfica, Artemis Fowl (Kenneth Branagh, 2020) ha tenido unos estándares demasiado marcados debido a la facilidad de comparación con otras sagas literarias adaptadas al cine, como Harry Potter o Las crónicas de Narnia. Es precisamente el deseo de Disney de transformar esta franquicia literaria en una máquina de hacer billetes lo que acaba colapsándola antes de cimentarse. Fue a comienzos de siglo, cuando se quiso adaptar este primer volumen al cine, coincidiendo con la publicación del libro de Eoin Colfer pero ningún estudio quiso hacerse cargo del proyecto. En 2013, dos años después de Harry Potter y las reliquias de la muerte: Parte 2, Disney dio un paso al frente y decidió comprar los derechos de esta franquicia, que tras numerosos retrasos se ha estrenado en Disney+ como contenido exclusivo; pero la precipitación, un elevado ritmo narrativo que elimina cualquier posibilidad de conectar con los protagonistas, y la falta de identidad hacen que esta película no pertenezca en la misma categoría que las anteriormente mencionadas.

La cinta cuenta la historia de Artemis Fowl, un niño de 12 años con un elevado coeficiente intelectual que desciende de una familia de legendarios delincuentes. Tras la desaparición de su padre en extrañas circunstancias, decide trazar un plan para encontrarle, descubriendo que las leyendas que éste le contaba sobre el mundo de las hadas son reales y teniendo que entrar en guerra con ellas para poder salvarle usando el objeto mágico más poderoso que existe. La cinta tiene un enfoque infantil, quizá demasiado, y además carece de los recursos cinematográficos que han sentado sus sagas predecesoras en el género.

Artemis Fowl

La fuerza de esta película se cimenta en la riqueza del mundo que presenta Artemis Fowl, con hadas, goblins y enanos viviendo escondidos del mundo de los humanos cerca del núcleo de la Tierra. El diseño de producción y la puesta en escena de Kenneth Branagh consiguen presentar al público un mundo interesante basado en la mitología irlandesa. La cinta presenta una gran variedad de personajes y razas, con un gran trabajo de producción y de diseño de personajes, consiguiendo incluirlos en un mundo contemporáneo pero haciendo hincapié en la cantidad de años que todos los pueblos llevan conviviendo juntos. Esta introducción en el universo de Artemis Fowl es capaz de sentar unas bases que más adelante no se exploran en la cinta, con la sensación de que este proyecto no tiene más significado que el de arrastrar al fandom literario a las salas antes que conseguir crear una película coherente con el universo existente en las novelas.

Otro ejemplo que acentúa esta idea de arrastrar a los fans de los libros reside en la decisión de Disney de adaptar en una película el contenido de las dos primeras novelas de la saga. El acierto en la presentación de este mundo es arrollado por el elevado ritmo narrativo de la película, que evita conocer más a fondo la historia de estos pueblos y su conexión con los humanos y con el padre de Artemis. Las interacciones entre personajes también se ven perjudicadas por la falta de tiempo en pantalla y hace que se construyan como estereotipos ya vistos en otras cintas del género. Un montaje acelerado y recursos narrativos que no terminan de funcionar, como el uso de una voz en off narrativa, acaban lastrando las premisas centradas en el primer cuarto de la película. Estas decisiones pueden estar justificadas por un presupuesto de en torno a los 125 millones de dólares, donde el estudio es quién toma las decisiones. El papel de Branagh es meramente circunstancial, donde ni siquiera presenta en la cinta ninguno de sus clásicos recursos cinematográficos como los planos escorzo o cenitales.

Artemis Fowl presenta un universo muy atractivo sacado de las novelas de Eoin Colfer pero falla estrepitosamente en su lenguaje cinematográfico, sacando rápidamente al espectador del tono de la cinta queriendo abarcar más de lo necesario.


Artemis Fowl (EEUU, 2020)

Dirección: Kenneth Branagh / Guion: Conor McPherson, Hamish McColl (Libro: Eoin Colfer)/ Producción: Distribuida por Disney+. Walt Disney Pictures, Tribeca Productions, Marzano Films/ Fotografía: Haris Zambarloukos/ Música: Patrick Doyle/ Reparto: Ferdia Shaw, Lara McDonnell, Josh Gad, Tamara Smart, Nonso Anozie, Judi Dench, Nikesh Patel, Adrian Scarborough, Colin Farrell

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.