ANTIGONE

Tragedia griega naif

La película canadiense Antigone (2019) es una adaptación libre y modernizada de la tragedia griega de Sófocles. Sophia Deraspe, la directora, también toma como inspiración el asesinato racista por parte de la policía del joven Fredy Villanueva en 2008. A partir de una obra literaria y de un suceso real, Antigone narra una historia que pone de relieve la brutalidad policial, el racismo y la rigidez de la justicia en Canadá.

Las diferencias entre la tragedia de Sófocles y la película de Deraspe vienen precedidos por varias  adaptaciones como la de 1948 de Bertolt Brecht, en la que el soldado y hermano de Antigone, Polynices, es acusado de deserción en la Segunda Guerra Mundial. Por su parte, el Polynices de Sophia Deraspe es un pequeño delincuente y la historia se ambienta en su época y país: la Canadá contemporánea, donde una familia de emigrantes argelinos sobrevive y se adapta a la sociedad canadiense.

Antigone. Revista Mutaciones

Polynices pertenece a una banda callejera, al igual que su hermano mayor. Este último es asesinado por la policía, mientras que el primero es encarcelado por agresión a un agente y por antecedentes penales. Antigone es la pequeña de los cuatro hermanos, una estudiante ejemplar que burla a la justicia para ayudar a su hermano a salir de prisión, poniendo en juego su futuro.

Antigone es una joven mártir, abnegada, valiente e inteligente que defiende a su familia y dice ser guiada por el amor hacia ella. Una heroína moderna que se convierte rápidamente en el símbolo de una lucha social. La música acompaña insistentemente las imágenes apoyando y recalcando el sufrimiento de la familia y la heroicidad de sus actos, buscando la emoción fácil sin ocultarlo.

Sophia Deraspe otorga un gran protagonismo a la movilización ciudadana a través de redes sociales, y por tanto del papel de los jóvenes en estos movimientos. Mientras que la propuesta formal es sencilla, buscando un cierto realismo, la forma de mostrar la repercusión en las redes sociales rompe con ese tono. Lo hace insertando imágenes y vídeos que simulan publicaciones de Instagram o Tik Tok. Vídeos en vertical con música estridente y comentarios incrustados de usuarios de internet comentando el caso.

Antigone. Revista Mutaciones

Para mostrar el asesinato del hermano mayor también recurre a esto, simulando la cámara del móvil de un testigo que lo presencia, a través de una imagen temblorosa, por lo que en ningún momento desconectamos del contexto en el que nos encontramos. A lo largo de la película se subraya la importancia de internet y de las redes sociales que, en este caso, funcionan como un mecanismo de denuncia y como espacio para la organización ciudadana.

Tanto el montaje dinámico como la música casi omnipresente tienen el fin de generar un impacto instantáneo. En uno de los momentos de mayor tensión dramática de la película suena un rap a un volumen imprudente. De este modo es fácil conseguir el efecto contrario al que se pretende: en lugar de obtener la lágrima, obtienes una incomodidad más cercana a la risa que a la aflicción.

Desde la posición de privilegio que aporta la blanquitud es difícil discernir si una propuesta pretende visibilizar injusticias relacionadas con la raza y las minorías o si, por el contrario, se trata de una excusa para el espectáculo. En Antigone, a través de un guion en momentos endeble, se vislumbra esa espectacularización del sufrimiento, aunque está más relacionada con un tratamiento del tema naif que con la búsqueda del morbo.


Antigone (Sophia Deraspe, Canadá, 2019)

Dirección: Sophia Deraspe  / Guion: Sophia Deraspe  / Producción: ACPAV / Fotografía: Sophia Deraspe / Música: Jad Chami, Jean Massicotte  / Montaje: Geoffrey Boulangé, Sophie Deraspe / Reparto: Nahéma Ricci, Sebastien Beaulac, Eric Clark, Jean-Sébastien Courchesne, Nour Belkhiria…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.