VENTAJAS DE VIAJAR EN TREN

Posmoderno popurrí tan provocador como vacuo

Hace medio año se estrenó 7 razones para huir, una comedia negra estructurada en siete segmentos de desigual resultado que, partiendo de la provocación y la hiperestilización, acababa entregando una mirada tan nihilista como inmadura acerca de la sociedad contemporánea. Un punto de partida parecido ofrece Ventajas de viajar en tren, ópera prima de Aritz Moreno y adaptación de la novela homónima de Antonio Orejudo, publicada en el año 2000. Una obra que, al igual que su contrapartida literaria, centra su discurso en la imposibilidad y la necesidad irracional de buscar la verosimilitud en los relatos de ficción a partir de una estructura de muñecas rusas cuyo interior contiene un conjunto de historias de diferentes tonos, estilos y temáticas, unidas por un elenco de narradores que pretenden representar la dinámica del teléfono roto y que acaban poniendo en evidencia la artificialidad inherente a todas las narraciones de ficción.

Las formas decididas por Aritz Moreno para convertir en producto audiovisual el original literario se miran en una infinidad de referentes del arte posmoderno. Desde las punzantes sátiras del director Todd Solondz, a las perversas estilizaciones grotescas provenientes del noveno arte con Daniel Clowes y Charles Burns a la cabeza, más una irreverencia adolescente salida del agotado estilo del “nuevo” cine español de los años 90 (se pueden elegir ejemplos tales como los artificiosos inicios de Julio Medem o la vacuidad provocadora del Airbag (1997) de Juanma Bajo Ulloa). Los problemas son múltiples y variados. Desde que su tesis acerca de los tramposos mecanismos de la narrativa ficcional quedan sepultados por una puesta en escena excesivamente impostada e hiperestilizada, hasta la artificiosidad de diseño que se recrea en la purulencia de aquello que pretende denunciar. Cierto es que algunos segmentos consiguen hacer honor a los ilustres referentes en los que se mira, en especial el fragmento protagonizado por Quim Gutierrez y Pilar Castro, que haría sentirse orgulloso al Roman Polanski de Lunas de Hiel (1992). Pero el resultado final acaba entregando un trabajo desequilibrado, donde las partes acaban siendo superiores al todo.


Ventajas de viajar en tren (España, 2019)

Dirección: Aritz Moreno / Guion: Javier Gullón, Antonio Orejudo, Utrilla / Producción: Leire Apellaniz, Merry Colomer, Juan Gordon / Música: Cristobal Tapia de Veer / Fotografía: Javier Aguirre / Montaje: Raúl López / Reparto: Luis Tosar, Pilar Castro, Ernesto Alterio, Quim Gutiérrez, Belén Cuesta, Macarena García, Javier Godino, Javier Botet, Stéphanie Magnin Vella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.