THE PARTY

Publicada en Publicada en Estrenos

No hables de política ni de religión en la mesa

Sally Potter (Orlando, 1992; Ginger and Rose, 2012), directora y guionista de The Party, nos hace testigos de un evento social, una cena de amigos que se reúnen para celebrar el nuevo empleo de Janet (Kristin Scott Thomas) como nueva ministra de Sanidad del Gobierno de Inglaterra. Sin ningún tipo de rodeos, Potter construye un grupo de amigos con firmes principios e ideales. Estas personalidades bien marcadas desde el inicio del film, protagonizan una velada donde los potentes choques ideológicos dejan paso a conflictos personales que finalizan de la forma más impredecible.

“No hables de política ni de religión en la mesa”. Esta frase se ha convertido en un mantra. Un credo antes de cada reunión con amigos o familia para evitar discusiones o situaciones peliagudas. La película se apoya en el ácido humor británico para hacerla estallar. Las contradicciones y fina ironía comienzan a verse en Bill (Timothy Spall), el marido de Janet, un hombre con expresión triste que, selecciona música para acompañar la velada. La canción elegida es “I’m a man” de Bo Diddley, un alegre rock que contrasta de lleno con la deprimida actitud del personaje. El estribillo de la canción no se queda atrás “I’m a man. I spell m-a-n, man” de esta guisa se encuentra el marido de la futura ministra de Sanidad. Resistiéndose a ser un “hombre florero”.

 

 

Según van llegando los invitados se nos muestran las contradicciones que dan lugar a sus personalidades y relaciones con los demás. Un mapa de blancos y negros, como la fotografía del film. April (Patricia Clarkson) es una progresista de manual que acude con su pareja Gottfried (Bruno Ganz) un curandero alemán, al que, por su trabajo, nadie toma en serio; Tom (Cillian Murphy) un joven bróker que lejos de ser ambicioso, resulta ser el más inseguro del grupo; y la pareja formada por Martha (Cherry Jones) y Jinny (Emily Mortimer) centrada en la diferencia de edad y las diversas formas de ver el mundo desde una perspectiva feminista. Estos personajes coincidirán en una puesta en escena teatral. Rodada a tiempo real, donde los personajes residen en un mismo espacio y los planos tienden a ser muy abiertos tendrá lugar la deliciosa transgresión de ideales políticos para reflejar la hipocresía de la clase acomodada progresista.

Es curioso cómo empiezan a caerse las caretas. El corcho de la botella de champán rompe una de las ventanas de la casa, y es en ese instante cuando Bill decide desahogar su tristeza confesando que tiene un cáncer terminal, dejando el ascenso de Janet en un segundo plano. Lo personal entra en juego y la hipocresía sale a la luz, entre otras cosas, cómo el marido de la futura ministra de sanidad afirma que acudió a un hospital privado para tratar su enfermedad y cómo Gottfried, el curandero que todo el mundo despreciaba por ser un “vendedor de humo” ilustra a Bill con sus posibilidades de curación. Uno a uno se irán quitando la máscara retratando “la sociedad pre-Brexit” en una loca situación donde el nivel de diversión es directamente proporcional al de la tragedia.


The Party (Reino Unido, 2017)

Dirección Sally Potter Guión: Sally Potter Producción: Alice Dawson, John Giwa-Amu, Robert A. Halmi,  Kurvan Kassam, Heidi Levitt/ Música: Matt Biffa/ Fotografía: Aleksei Rodionov Edición: Emilie Orsini, Anders Refn/ Reparto: Patricia Clarkson, Bruno Ganz, Cherry Jones, Emily Mortimer, Cillian Murphy, Kristin Scott Thomas, Timothy Spall

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.