ONLY YOU

Concepto de familia

Only You - Revista Mutaciones

El amor es irracional, anárquico e imprevisible. Los flechazos pueden darse en los lugares que menos se esperan (la pareja protagonista de la italiana Hungry Hearts los padecían en el cuarto de baño de un restaurante chino), en los períodos más inoportunos (cuántos romances se han dado en el cine que comenzaban justo antes de estallar una guerra que provoca la separación de los enamorados) y por un motivo por el que todavía no se halla satisfactoria respuesta. Elena y Jake, dúo protagonista de Only You, se topan con Cupido en las postrimerías de la celebración de Año Nuevo cuando discuten por un taxi. Finalmente lo comparten y a través de una ingeniosa elipsis se observa que el encuentro entre ambos se alarga más allá del interior del vehículo. A partir de aquí, los días se suceden y el amor se va afianzado. Historia de chica conoce a chico filmada con elegancia y con buenas dosis de humor debido a la diferencia de edad que existe entre los dos: ella treinta y cinco, él veintiséis.

Pero una vez transcurrida casi media hora de metraje se descubre que el argumento principal de la película, ópera prima de la británica Harry Wootliff, transita por otros derroteros, guardando relación, eso sí, con todo lo visionado hasta el momento. Por tanto, el tema que va a primar a partir de ahora es el del instinto de la procreación, el del anhelo de engendrar un hijo, y el de cómo se debilita una relación si los planes no salen como esperaban. La necesidad de ser padres asoma y la pareja acuerda intentarlo, pero los resultados son decepcionantes. Al igual que en la reciente Vida privada (Tamara Jenkins, 2018), los procesos que llevan a cabo para tener ese ansiado bebé no resultan satisfactorios y los fracasos se van sumando, pero mientras que Jenkins afila en sus agudos diálogos y ofrece todo un repertorio de cuestiones que circundan el asunto de base, aquí Wootliff focaliza la atención en el mismo tema, olvidándose de todo lo demás. Es evidente la intencionalidad, pues consigue transmitir la enfermiza obsesión de los dos por alcanzar su propósito (sus miradas solo se posan en niños, madres embarazadas y familias felices y unidas). Pero esto, que ya se ha contado antes en múltiples ocasiones, a Wootliff le lleva demasiado tiempo desarrollarlo, elevando el metraje final a unos innecesarios 119 minutos, y con las únicas novedades relevantes en esa diferencia de edad que resaltábamos antes y en cierto retrato generacional en el que se encuadra la narración.

Estrenada en nuestro país en el Atlántida Film Fest, Only You se fortalece gracias al cariño con el que están dibujados los confundidos personajes principales (ella aspirando a formar una familia y él persiguiendo la perfección en su relación sentimental), así como en los intérpretes que le dan vida, la española Laia Costa y el inglés Josh O’Connor, con evidente química entre ellos. El flechazo es auténtico y cuando se miran, se acarician, se besan o discuten la pantalla se inunda de verdadero amor. Ambos son los motores de un filme que deja constancia de la utopía acerca de la perfección en las relaciones de pareja y de la errónea creencia de que tener una familia indica que haya hijos de por medio, pues como refleja  la misma RAE, el término familia designa a un grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas. Nada más, ni nada menos.


Only You (Reino Unido, 2018)

Dirección: Harry Wootliff / Guion: Harry Wootliff (Historia de Matthieu de Braconier) / Producción: Rachel Dargavel, Matthieu de Braconier, Tristan Goligher y Claire Mundell / Fotografía: Shabier Kirchner / Montaje:  Tim Fulford / Música: Emilie Levienaise-Farrouch / Diseño de producción: Andy Drummond /Reparto: Laia Costa, Josh O’Connor, Natalie Arle-Toyne, Isabelle Barth, Tam Dean Burn y Daniel Campbell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.