JOJO RABBIT

Belieber hitleriano

Jojo Rabbit

¡Válgame el cielo! Otra película norteamericana sobre nazis. Una tesitura a la que la metrópolis del cine nos tiene bien acostumbrados. ¿Será que Hollywood no se cansa de sonarse los mocos con el Holocausto? ¿Es que en este mundo no hubo otros genocidios? ¿Nadie se acuerda de Ruanda, Guinea Ecuatorial o Camboya? Quizás sea que los exterminios sólo se narran y lloran si tu color de piel es blanco.

Imposturas hollywoodienses aparte, que son muchas y sólo llenan la boca de veneno, la ascendencia judía de Taika Waititi es claramente visible en su nueva película Jojo Rabbit. Algo que curiosamente no limita la visión de su obra pero que, desgraciadamente, lastra al cineasta en su discurso. Sorprendente es que opte por hacer algo atípico dentro del cine sobre el Holocausto. No sólo por contextualizar su historia en el bando enemigo del pueblo judío más celebre desde los egipcios, sino por encarnar, con grandes dosis de humor negro, al incombustible e infame Adolf Hitler. Esto no es La Vida es Bella (1997, Roberto Benigni), ni La Lista de Schindler (1993, Steven Spielberg), es como si Tarantino y Wes Anderson hubieran procreado una bastarda comedia nazi con violencia y edulcorado enamoramiento a lo Moonrise Kingdom (2012, Wes Anderson).

Jojo es un niño de 10 años afiliado a las Juventudes Hitlerianas. El cual, como buen belieber de su época, adora a Hitler. Su cuarto está repleto de esvásticas y posters de la SS y, para colmo, su amigo imaginario no es el conejito de pascua sino el cuadriculado bigotudo. Su lealtad al régimen no le excluye de las vejaciones propias de su edad. Los mayores antisemitas se meten con él por su torpeza y cobardía. Su inocencia le deja siempre en ridículo. El meollo de todo recae en lo que la madre de este joven esconde en su casa. Su padre está destinado en Francia por la guerra y su mamá, interpretada con maestría por Scarlett Johansson, es un pepito grillo con aires de Charlot en mitad de la contienda. Jojo encontrará en una falsa de pared de su casa al mayor enemigo de la patria: una judía. El protagonista debe enmudecer por no delatar a su madre, pero su amigo imaginario le pondrá entre la espada y la pared, poniendo en juicio su lealtad e integrismo.

Jojo Rabbit

La cinta del director de la celebre Lo que hacemos en las sombras (2014) y la épica Thor: Ragnarok (2017), intenta explicar que el nazismo sólo era creíble a los ojos de un niño. Encarnar a todos sus protagonistas en el bando enemigo sirve, a la postre, como vehículo para moralizar y explicar la dimensión humana del conflicto. Antes que tu ideología, se encuentra tu persona. Construcción que funciona tibiamente según que tramo de la película pero que, en líneas generales, habla sobre temas coyunturales a nuestra época. Los extremismos ideológicos arraigan en las juventudes, la xenofobia y la homofobia son expandidas gracias a la extrema derecha. Generales de la SS homosexuales, niños con bazucas, mujeres destinadas a parir arios, partidarios del mismo sistema, ajusticiados por calumnias universales.

Su formalismo es cálido, su violencia juguetona y gamberra. Hitler es como Bart Simpson y Jojo un Milhouse inocentón y manipulable que se enamora de una Lisa oportunista. La cinta funciona y da lo que promete a base de canciones pop traducidas al alemán por parte de Bowie o The Beatles. Jojo Rabbit satisface por su originalidad, conmueve por el saber hacer de Waititi en el apartado cómico y desfallece en el forzado romanticismo.  Un ejercicio liviano de humor negro totalmente disfrutable.


Jojo Rabbit (Estados Unidos, 2019)

Dirección: Taika Waititi/ Guion: Taika Waititi (Novela: Christine Leunens)/ Producción: Coproducción Estados Unidos-Alemania; Fox Searchlight / Defender Films / Piki Films / Czech Anglo Productions. Distribuida por Walt Disney Studios Motion Pictures/ Fotografía: Mihai Malaimare Jr.Montaje: Tom Eagles/ Diseño de Producción: Ra Vincent/ Música: Michael Giacchino / Reparto: Roman Griffin Davis, Taika Waititi, Scarlett Johansson, Thomasin McKenzie, Sam Rockwell, Rebel Wilson, Alfie Allen, Stephen Merchant, Archie Yates

 

 

Un comentario sobre “JOJO RABBIT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.