TOP INDIVIDUALES: SERIES

Publicada en Publicada en Especiales, TOP 2017

¿Cuáles son las cinco series favoritas del año de nuestros críticos?

Consulta aquí el top general con las mejores series de 2017.

REDACCIÓN

Fran Chico
  1. Dark T1, de Baran bo Odar y Jantje Friese (Netflix, Alemania)
  2. El fin de la comedia T2, de Ignatius Farray, Miguel Esteban y Raúl Navarro (Comedy Central, España)
  3. Big Mouth T1, de Nick Kroll y Andrew Goldberg (Netflix, EEUU)
  4. Mindhunter T1, de Joe Penhall y David Fincher (Netflix, EEUU)
  5. Twin Peaks: The Return, de David Lynch y Mark Frost (Showtime, EEUU)
Dark
Dark

Twin Peaks: The Return ha monopolizado los tops de series y de películas (esto último, por más que me lo expliquen, no termino de entenderlo) gracias a la revolucionaria propuesta de Lynch. Podrá gustar más o menos, pero sin duda no se ha hecho nada igual ni tan atrevido en la pequeña pantalla. Sin embargo su irregularidad y su rebuscado desconcierto, a base de irritar (voluntariamente o no) al espectador, le ha restado puntos a su valoración global.

Mi gran descubrimiento del año ha sido la alemana Dark, rompecabezas que comienza como un Stranger Things más reposado para irse transformando, a base de cliffhangers y ciencia ficción, en la nueva Perdidos. Será difícil mantener el nivel en la ya confirmada segunda temporada. Algo que sí ha conseguido El fin de la comedia, en la que Ignatius Farray explota el poshumor y la commedia mucho mejor que otro producto de Movistar+ con mayor presupuesto y glamour: Vergüenza.

Completan el top5 dos series Netflix, Mindhunter (criminología y David Fincher, nada podía salir mal) y Big Mouth, una visión liberadora, sincera y visceral de la adolescencia desde la comedia animada.

 

Marina Ferrera Lazo
  1. The Leftovers T3, de Damon Lindelof y Tom Perrotta (HBO, EEUU)
  2. Fargo T3, de Noah Hawley, Matt Wolpert, Michael Uppendahl y John Cameron (FOX, EEUU)
  3. Twin Peaks: The Return, de David Lynch y Mark Frost (Showtime, EEUU)
  4. Taboo, de Steven Knight, Kristoffer Nyholm y Anders Engström (BBC, UK)
  5. American Horror Story: Cult, de Ryan Murphy y Brad Falchuk (FOX, EEUU)
The Leftovers
The Leftovers (T3)

He de admitir que, dejando a un lado el primer puesto de mi top, no he sido capaz de ordenar el resto de series porque todas me han marcado de una manera u otra. Aun siendo muy distintas, por sus propósitos o temas, todas han conseguido provocarme el mismo sentimiento de vacío al acabar.

Creo que este ha sido un año magnífico para las series. La vuelta de Twin Peaks ha dejado a toda persona, fan o no, helada. El final de The Leftovers ha marcado un antes y un después en muchas personas, entre las que tengo que incluirme. Taboo se ha presentado de la mejor forma posible, Fargo no ha defraudado en absoluto con su tercera temporada y por último, American Horror Story Cult que me ha hecho volver a creer en la serie.

Ana Fernández Susaeta
  1. Preacher T2, de Garth Ennis, Seth Rogen y Evan Goldberg (HBO, EEUU)
  2. Ataque a los titanes T2 (Wit Studio, Japón)
  3. The Punisher T1, de Steve Lightfoot (Netflix, EEUU)
  4. The sinner T1 de Antonio Campos, Brad Anderson, Cherien Dabis y Tucker Gates (Netflix, EEUU)
  5. American Horror Story: Cult, de Ryan Murphy y Brad Falchuk (FOX, EEUU)
Preacher t2
Preacher (T2)

En este año me he dado cuenta de que las series han ido tomando mayor poder y son consideradas, en muchos casos, mejores que ciertas películas. La relevancia que están teniendo les ha dado la fuerza para crear contenido que antes no era tan visible; las plataformas en streaming, como Netflix o HBO, han sido su impulso definitivo.

En mi primera posición, está Preacher, porque es la crítica misma al cielo y al infierno y sinceramente me parece magnífico. Al igual que la última temporada de American Horror Story. Es digna de ver por el tema del que hablan; iniciando la temporada con la victoria de Trump, vemos los dos extremos de manera radical (machista y feminista). Mi top 5 de series, excepto Ataque a los titanes, son de crítica a la sociedad, de mostrar una ira que llevaba candente y que finalmente, se ha hecho visual. Como la serie Dark, que no aparece en mi top, pero estaría, por lo fascinante que es su trama y lo mucho que te hace pensar, además de las sorpresas que te vas llevando capítulo a capítulo. En definitiva, las series son una manera de diversificar los pensamientos en varios capítulos pero que, en su conjunto, dan el mismo mensaje: liberación, poder y pensamiento.

En cuanto a Ataque a los titanes, la única serie anime que pongo en la lista, la destaco no solo por la trama, si no por cómo hemos visto al anime llegar al cine (Your name o Tortuga roja). Y es en las series, dónde se inició más este mundo. Creo que irán encontrando más su lugar, y no quedarán relegadas a un ámbito que antes se consideraba demasiado friki. No. Se está viendo que el anime gusta y gusta a varias personas.

En conclusión, eso es lo que han significado estas series para mí, el paso hacia la mayor libertad de expresión. De no coacción y las infinitas y divertidas formas de criticar el presente. Sangre, lucha, dolor, superación, anarquía y madurez. En esas palabras se resumen, para mí, las series del 2017.

Alberto Hernando
  1. Twin Peaks: The Return, de David Lynch y Mark Frost (Showtime, EEUU)
  2. The Deuce T1, de David Simon y George Pelecanos (HBO, EEUU)
  3. Mindhunter T1, de Joe Penhall y David Fincher (Netflix, EEUU)
  4. Vergüenza T1, de Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero (Movistar +, España)
  5. Rick y Morty T3, de Dan Harmon y Justin Roiland (AdultSwim, EEUU)
The Deuce T1
The Deuce (T1)

La nueva ficción televisiva ya no es tan nueva, ni homogénea, ni tan… ¿televisión? Las cinco series que he escogido como mis favoritas de 2017 son muy distintas entre sí, pero cada una muestra un frente en el que lo que no hace tanto era simple televisión -a veces una televisión cojonuda- está mutando en alguna otra cosa.

 Twin Peaks: The Return no necesita justificación: sencillamente ha sido lo mejor del año, y ya no hablo de sólo de series; cada capítulo un regalo irrepetible. El regreso de David Simon a la televisión con The Deuce, por su parte, demuestra que sigue habiendo espacio y necesidad de esas series que no aspiraban a ser cine ni a revolucionar el medio, sino que se conformaban con ser esa televisión cojonuda. Y la forma en que The Deuce se cuece a fuego lento para reflexionar sin respuestas fáciles ni complacientes sobre qué pasó en la revolución sexual y en los inicios de la industria del porno, combinando un punto de vista humanista y estructural, es lo mejor que un serial televisivo sigue pudiendo dar de sí en 2017, y no hace falta nada más. Por su parte, Mindhunter demuestra que en las series también hay hueco para eso que llaman la política de los autores, y que puede ser un terreno perfecto para directores geniales como David Fincher. Y la diferencia entre un capítulo dirigido por él y otro.

Vergüenza, es parte del enorme despliegue con que Movistar+ ha querido este año irrumpir como la principal plataforma española de series online contratando a muchos y prestigiosos directores de cine para realizarlas. Y, entre todas ellas (La peste, de Alberto Rodríguez; La zona, de los hermanos Cabezudos, etc.), la serie de Juan Castevany y  Álvaro Fernández Armero vuelve a mostrar algo que ya sabíamos por series como Louie C.K.: que las innovaciones más interesantes de la televisión contemporánea suceden en territorio de la comedia. Igual que Rick y Morty en su tercera temporada sigue arriesgando, rompiendo moldes, estirando al límite cualquier expectativa, dándole la vuelta y jugando a la comba con ella, para gritar a quien aún no se haya dado cuenta que, si la televisión es un arte de guionistas, los mejores se encuentran haciendo series de animación.

Los límites entre cine y televisión cada vez están menos claros, basta con ojear las listas de 2017 donde Twin Peaks: The Return figura entre lo mejor de año, pero si la televisión está convirtiéndose en otra cosa (¿tan malo sería que fuera, sencillamente, una televisión tan buena como la de David Simon?), pasa por estas 5 series: para quien esto escribe las mejores del año.

Pablo López
  1. Twin Peaks: The Return, de David Lynch y Mark Frost (Showtime, EEUU)
  2. Mindhunter T1, de Joe Penhall y David Fincher (Netflix, EEUU)
  3. Feud: Bette and Joan, de Jaffe Cohen, Ryan Murphy y Michael Zam (FOX, EEUU)
  4. Unbreakable Kimmy Schmidt (T3), de Robert Carlock y Tina Fey (Netflix, EEUU)
  5. Castlevania T1, de Warren Ellis y Sam Deats (Netflix, EEUU)
Mindhunter T1
Mindhunter (T1)

Reconozco con un poco de vergüenza que el cuarto y el quinto puesto de mi lista están ahí más para rellenar el cupo que porque me parezcan material de top, pero lo cierto es que, habiendo visto una parte aceptable de la cosecha de este año, he sido incapaz de encontrar algo que rivalizase con las tres primeras de mi lista. Por mi televisión han desfilado Big Little Lies, American Gods, Goliath, Big Mouth, Slasher, Star Trek: Discovery y alguna otra más que ya he olvidado. Todas me han dejado notablemente frío. Intuyo que las nuevas temporadas de Bob’s Burgers, Bojack Horseman y Rick y Morty podrían haber sido rivales mucho más dignos, igual que The Deuce, pero el tiempo es limitado y las series son un amante muy exigente. Con todo, solo con Twin Peaks, Mindhunter y la un tanto minusvalorada Feud, el año es lo suficientemente redondo como para considerarse un éxito. Sabes que una serie es buena cuando estás enganchado no a lo que sucederá en el próximo capítulo sino a cómo te lo van a contar, y eso es justamente lo que me ha pasado con esas tres.

Patricia Marín
  1. Mindhunter T1, de Joe Penhall y David Fincher (Netflix, EEUU)
  2. Star contra las fuerzas del mal T2, de Daron Nefcy, David Wasson, Jordana Arkin (Disney, EEUU)
  3. Big Mouth T1, de Nick Kroll y Andrew Goldberg (Netflix, EEUU)
  4. Love T2, de Paul Rust, Judd Apatow y Lesley Arfin (Netflix, EEUU)
  5. Por trece razones T1, de Brian Yorkey (Netflix, EEUU)
Big Mouth
Big Mouth

La elección y el orden (casi aleatorio, solo casi) ha sido difícil. Hay muchas series que se quedan en el camino, Vikingos (Michael Hirts, 2013-), por ejemplo, queda en un segundo plano después de cuatro maravillosas temporadas. También Brooklyn Nine-Nine (Daniel J. GoorMichael Schur, 2013-), Rick y MortyOrphan Black (Graeme Manson y John Fawcett, 2013-2017)…  2017 pertenece a otras ficciones televisivas, esas que tanto han ilustrado este pasado año. Al menos para una servidora.

Mindhunter es el cine adaptado a la televisión, no es pionera, no pretende serlo y aun así, atrapa por su ritmo pausado e inquietante a la vez. De principio a fin. Te acerca a unos personajes con los que parece que nunca empatizarías, que no exteriorizan nada pero que son fácilmente identificables por su construcción interna. Una serie por y para los amantes del thriller psicológico. Muy de cerca y sin nada que ver, Star contra las fuerzas del mal. Aunque a priori vaya dirigido a un público más joven, en la factoría del ratón llevan unos años de racha para aquellos nostálgicos que buscan disfrutar de una serie animada con una madurez más que relevante. Después de Gravity Falls (Alex Hirsch, 2012-2016),  Star, la princesa Disney, representa sin duda a una generación que sabe adaptarse a un dibujo infantil en el que puede desarrollarse las más oscuras de las narraciones.  Big Mouth, que parte de referentes como Padre de Familia (Seth MacFarlaneDavid Zuckerman, 1998-), se aleja de lo desagradable sin sentido para mostrarte el lado más sincero de la adolescencia, el despertar sexual de un grupo de adolescentes (que bien podrías ser tú mismo) desde las situaciones más cotidianas con los amigos y en relación al propio cuerpo. Su precisión y honestidad con esa etapa la hace destacar por encima de todas las series del estilo. Para este año, un gran descubrimiento. Love aporta un toque cómico al top. También una bofetada de realidad donde las relaciones personales (imperfectas y delicadas) se vuelven un mal chiste, a veces cómico y a veces devastador para el espectador, que acaba por olvidar que Judd Apatow está detrás de este proyecto lleno de realidad. Por trece razones viene determinado por su polémica, por todas esas preguntas que plantea y que no se habían plasmado con tanta claridad en una serie tan accesible al público. Por su valentía argumental, por su reflejo del pasado y el presente y por su agilidad e inteligencia emocional a la hora de plasmar en imágenes el daño físico y emocional.

Enrique Pérez Acosta
  1. Twin Peaks: The Return, de David Lynch y Mark Frost (Showtime, EEUU)
  2. Mindhunter T1, de Joe Penhall y David Fincher (Netflix, EEUU)
  3. Godless, de Scott Frank (Netflix, EEUU)
  4. El fin de la comedia T2, de Ignatius Farray, Miguel Esteban y Raúl Navarro (Comedy Central, España)
  5. Stranger Things T2, de Matt y Ross Duffer (Netflix, EEUU)
Twin peaks The Return
Twin Peaks: The Return

El año 2017 será recordado sin ningún tipo de duda por Twin Peaks: The Return. La obra de David Lynch se ha colado como la mejor película en los tops más relevantes del año, y aquí está la mayor controversia, ¿serie de televisión o película? El debate dialéctico ha sido apasionado, y sin duda, el lenguaje formulado por el artista entra en la categoría de cine a pesar de repartirse en 18 episodios y emitirse por televisión. El universo Lynch es hipnótico, y particularmente, juega en otra liga con respecto al top estanco que hacemos sobre series. Lynch ha vuelto y ha conseguido, otra vez, expandir el mundo audiovisual. Si ya lo hizo con las primeras temporadas, sentando las bases y diseminando las veredas de la ficción televisiva, ahora ha dado un rotundo golpe sobre la mesa.

En la otra liga hay dos producciones de Netflix que han conseguido llevarme de un capítulo a otro sin descanso. Mindhunter, de David Fincher, logra instalarnos en el escalofrío mental de los asesinos en serie a base de diálogos y un extraordinario aparato formal. Por otro lado, Godless, de Scott Frank, me toca la vena sensible del Western y consigue despertar ciertas nostalgias hacia uno de los géneros cinematográficos que más aprecio.

Los últimos puestos los ocupan dos series que he disfrutado muchísmo. La segunda temporada de El fin de la comedia, de Ignatius Farray, Miguel Esteban y Raúl Navarro, es una serie fresca y de espíritu libre que hace de la comedia algo diferente. Por otro lado, la segunda temporada de Stranger Things, de Matt y Ross Duffer, a pesar de no llegar al nivel de la primera temporada, se cuela en el número 5 del top porque le he cogido cariño a los personajes, y porque consigue hacerme disfrutar con ojos de niño.

Probablemente series como The Deuce, de David Simon y George Pelecanos o la tercera temporada de The Leftovers, de Damon Lindelof y Tom Perrotta, se hubieran colado en el top si la vida me hubiera dado para más.

FIRMAS INVITADAS

 Daniel Reigosa
  1. Twin Peaks: The Return, de David Lynch y Mark Frost (Showtime, EEUU)
  2. The Leftovers T3, de Damon Lindelof y Tom Perrotta (HBO, EEUU)
  3. The Deuce T1, de David Simon y George Pelecanos (HBO, EEUU)
  4. SKAM, de Julie Andem (NRK, Noruega)
  5. Rick y Morty T3, de Dan Harmon y Justin Roiland (Adult Swim, EEUU)
Rick and Morty T3
Rick and Morty (T3)

Sin lugar a dudas, 2017 es el año de Twin Peaks, una serie que ha replanteado los códigos narrativos establecidos y ha puesto en jaque a todas las demás series. También de The Leftovers, probablemente la serie más importante de los últimos años, y de la visión del New York de los 70 de un Simon que sigue hurgando en la herida. SKAM se ha encargado (una temporada más) de evidenciar los problemas de las minorías de una manera excelente y Rick and Morty se confirma como la serie más irreverente, inteligente y divertida de toda la parrilla televisiva. Además de las seleccionadas para mi top personal, han destacado el retorno del desvergonzado Larry David, el cierre de Girls, la segunda y maravillosa temporada de Master of None e Insecure, la regularidad de Transparent, la reflexiva cuarta temporada de BoJack Horseman, la hilarante sexta temporada de Veep o la subida de calidad de los nuevos productos de Netflix (Mindhunter, Godless, Alias Grace, Big Mouth o The Sinner).

2017 también ha sido testigo de algunos títulos decepcionantes como Taboo o Stranger Things (una vez más), síntomas de decadencia y de agotamiento en series como House of Cards, The Walking Dead o Juego de tronos, o de éxitos sobrevalorados como The Handmaid´s Tale o Big Little Lies. Y por supuesto, 2017 será recordado como el año en que las series españolas se quitaron los complejos y se hicieron un hueco entre las mejores al mando de Movistar + que, al más puro estilo de Netflix, se ha encargado de la producción de varios títulos con sello de autor entre los que destacan Vergüenza de Juan Cavestany y La Zona de los hermanos Sánchez-Cabezudo.

Antonio Serón
  1. Twin Peaks: The Return, de David Lynch y Mark Frost (Showtime, EEUU)
  2. Bob’s Burgers T7, de Loren Bouchard (Fox, EEUU)
  3. Mindhunter T1, de Joe Penhall y David Fincher (Netflix, EEUU)
  4. Bojack Horseman T4, de Raphael Bob-Waksberg (Netflix, EEUU)
  5. Big Little Lies, de David E. Kelley y Jean-Marc Vallée (HBO, EEUU)
bobs burger
Bob’s burguer

Twin Peaks es la ganadora absoluta del año en televisión, pero si la consideráramos película (a tenor de las declaraciones de Lynch y del consenso de algunos críticos) ganaría por goleada también. Nadie esperaba esa tercera temporada, que no solo es lo mejor del 2017, sino uno de los mayores eventos de la historia de la televisión. Lynch ha vuelto a elevar el listón y ha creado una obra de arte sobre la que todo lo que se pueda decir, sobra. La sigue Bob’s Burgers, que con su séptima temporada (y subiendo) mantiene intacto el nivel con unos guiones chispeantes y muy inspirados; continúa siendo, probablemente, la serie de animación más fresca de esta década. Mindhunter viene a confirmar lo que ya se sospechaba; es Zodiac en serie y eso solo puede ser una buena noticia. La cuarta temporada de Bojack Horseman desarrolla aún más su retrato de personajes y mejora lo ya visto desplegando un psicologismo que, probablemente, ha tocado techo. Por último, Big Little Lies, que (a pesar de su final descafeinado) se ha convertido en el nuevo estandart de calidad en cuanto a drama contemporáneo, renovando una fórmula clásica con cierto toque de sofisticación, interpretaciones brillantes y clase.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Un comentario en “TOP INDIVIDUALES: SERIES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *