HOMOSEXUALIDAD EN ‘A DOS METROS BAJO TIERRA’

Publicada en Publicada en LGTB+, Sinergias

El fantasma de David Fisher

A dos metros bajo tierra (Six Feet Under) pertenece a la Era de Oro de la televisión. Emitida en HBO donde encontramos varios títulos importantes de la misma etapa, tales como Sexo en Nueva York (1998), Los Soprano (1999) o The Wire (2002). La ficción televisiva que ahonda en la realidad de los personajes no solo los dota de profundidad aprovechando las múltiples aristas de su personalidad, sino que los carga de dramatismo a la vez que crean perfiles oscuros –series de AMC como Breaking Bad (2008) o Mad Men (2007) también formaron parte del fenómeno-.

La serie que nos ocupa nace de las inquietudes de Alan Ball (True Blood, 2008) y de su deseo de conocer la realidad de un gremio bastante tabú y desconocido: los dirigentes de las funerarias. Con este objetivo Ball se sirve de una familia que crece rodeada de muerte, sin renunciar a situaciones cómicas cercanas al humor negro por ello. Nos queda claro en cada inicio de capítulo donde los primeros minutos los ocupa un fallecimiento cuya causa hace replantearte lo efímera que puede llegar a ser la vida. El director hace que los personajes huyan de esta negra y monótona rutina a través de la exploración y desarrollo de la sexualidad. El sexo aparece como vía de escape de los miembros de la familia: la madre, Ruth Fisher, y sus amantes; el hermano mayor, Nate, y sus relaciones esporádicas; el hermano mediano, David, con la aceptación de su homosexualidad; y la pequeña Claire con su curiosidad y descubrimiento del sexo.

David Fisher es el hijo mediano de la familia. Cuando su hermano Nate abandona el negocio familiar, David se convierte automáticamente en el responsable de la funeraria – algo que siempre reprocha a su hermano mayor-. En este punto vemos a un personaje viviendo una vida que no ha elegido, una situación que se repite cuando descubrimos su postura frente a su homosexualidad. La trama de David evoluciona de una manera vertiginosa pero no es hasta los capítulos finales cuando consigue vivir a gusto consigo mismo.

Lo diferente en el tratamiento de la homosexualidad en este caso es el lado en el que coloca el conflicto. En muchas ocasiones vemos ficciones donde el personaje que sale del armario, además del proceso de aceptación y adaptación en la sociedad, también debe responder de alguna manera ante su familia. En Six Feet Under no hay oposición por parte de la familia, tampoco hay una charla donde David hable claramente de su sexualidad, simplemente la sucesión de los acontecimientos hace que la familia vaya atando cabos e interprete la verdadera relación que mantiene con el que todos denominan como “su amigo policía”. En cualquier caso, la noticia no suscita ningún problema, el conflicto es más personal, más interno, afecta sólo a David.

La homosexualidad del personaje, acorde con el tema de la serie, tiene un toque fantasmal, es algo que trata de ocultar pero que vive dentro de él. Será en el capítulo 12 de la primera temporada cuando David se enfrente a la sociedad homófoba que tristemente podemos reconocer en la actualidad. Hasta el momento el personaje había ignorado las discriminaciones e incluso había sentido que la sociedad actuaba bien y que el problema era suyo, el detonante son las conversaciones que mantiene con el fantasma de un chico asesinado en una agresión homófoba mientras se encuentra preparando el cadáver del joven para el funeral.

El punto de inflexión del personaje se resume en una escena que vuelve a pertenecer al capítulo 12, de la última temporada. Tras arrastrar un trauma al vivir una situación límite provocada por un arrebato sexual, David vive cohibido y fuera de control imaginando a un hombre que le persigue continuamente. El mediano de los Fisher tiene un sueño donde se enfrenta a lo que más miedo le da: él mismo.

Silvia Estévez

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *