SUEÑO LÚCIDO

Publicada en Publicada en Estrenos

¡Qué mal sueño!

Si pudiera definir en un adjetivo Sueño lúcido (Lusideu Deulim, Kim Joon Sung, 2017), diría que es malísima. Pero mala, mala. Estrenada en Netflix, la película del coreano es una copia de Origen (Christopher Nolan, 2010). La acción reside en el mundo de los sueños, en este caso es un periodista polémico que ha de adentrarse en su subconsciente para recordar quién secuestró a su hijo.

En la ficción, como norma principal no se puede alterar el sueño, ya que se reescribiría y las pistas desaparecerían y segundo, se puede entrar en el subconsciente de otro, pero si el sujeto muere, te quedas atrapado.

Hasta ahí bien, la idea no es que destaque por su originalidad, pero al tratarse de los sueños lúcidos en el que uno es consciente y autónomo de sus acciones, podría creerse que la trama se desarrollaría en una vertiente más atrayente para el espectador. Negativo. Los diálogos son insustanciales, los planos imitan a las películas americanas de acción, con sus travellings que aceleran la escena en los momentos inoportunos, planos-contraplanos sin armonía visual y la luz (o mejor dicho, su mal uso) que enfatiza la inexpresividad de sus actores. Todo ello da como resultado este fiasco. Sueño lúcido se clasificaría como una “americanada”, una réplica total. Ya la música te va indicando que no va a ser una gran película cuando en los momentos de tensión utilizan temas más que manidos.

Podría destacarse el hecho de que mientras estás en el sueño además de no poder sobrepasar los diez minutos de estancia, la manecilla del segundero del reloj se mantiene inmóvil como indicativo de que permaneces en ese mundo paralelo. Mientras permanecen allí, para salir usan un aparato que se asemeja visualmente al Neuralyzer de Men in black (Barry Sonnenfeld, 1997), pero en vez de borrarte la memoria, te trae a la realidad. Otro aspecto en común con Origen, en este caso, la película de Christopher Nolan usa tótems.

Para colmo, como un intento cómico (y fallido) introducen al personaje de un detective privado mayor que decide en un momento del filme, actuar como el mismísimo Karate Kid (2010). Patadas y cuchilladas que acaban con el oponente en el suelo y el señor con una herida de arma blanca en el costado. Un espectáculo.

Si ves Sueño lúcido desde una perspectiva hilarante, no está del todo mal. Pero al estar clasificada como género de ciencia ficción, simplemente te deja sin palabras. Es una película que te deja perplejo, pero no en el buen sentido. Y como no, el final, además de saberse desde el minuto dos lo que iba a suceder, el momento lacrimógeno no podía faltar. En definitiva, no perdáis el tiempo viéndola.

 

Ana Fernández Susaeta

 


Sueño lúcido (Lusideu Deulim, Corea del Sur)

Dirección:  Kim Joon-seong-I / Guion: Kim Joon-seong-I  / Producción: Rod Pictures /  Fotografía: Park Hyun-Chul /  Reparto: Sol Kyung-Gu, Ko Soo, Kang Hye-Jung, Park Yoo-Chun, Park In-Hwan,Cheon Ho-Jin, Jun Suk-Ho, Lee Suk, Lee Shi-A, Kwon Hae-Hyo, Lee Joon-Hyuk

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *