ARCHER

Publicada en Publicada en Acid Animation, Especiales

Sátira y publicidad de los 70

Son muchos los nostálgicos que ponen en jaque la actual animación que los niños ven en la televisión. Ya sea por sencillez narrativa o por el efecto edulcorante que sufre la realidad que representa. Pero lo cierto es que la animación vive una etapa muy enriquecedora. Hay una generación de animadores que crecieron con la animación clásica y tratan de dar a sus proyectos cierta profundidad que pasa desapercibida por su audiencia más joven y que, sin embargo, para el público adulto, son tan certeros como dardos en una diana. Son casos como Hora de aventuras (Pendleton Ward, 2010) o Steven Universe (Rebecca Sugar, 2013- ) entre muchos otros. Otra vertiente de animación, la que nos ocupa en este artículo, son las series de animación para adultos. Ese terreno allanado por la emblemática familia amarilla, Los Simpsons (Matt Groening, 1989- ), es la influencia común de todas las series actuales. Aunque para hablar de nuestra serie, sería adecuado mencionar alguna más explícita como South Park (Trey Parker y Matt Stone”, 1997- ),

Archer (2009), la serie de animación creada por Adam Reed, cuenta las peripecias de una agencia de espías situada en Los Ángeles llamada “ISIS” (Servicio Secreto de Inteligencia Internacional) -nombre que en la versión doblada al español se modificó a “SISI”- principal rival de la CIA. Esta oposición le permite hacer una potente sátira a la agencia de seguridad nacional y a las acciones llevadas a cabo por los Estados Unidos – resaltando el carácter antiamericano que se podía ver en Los Simpsons-. Acorde con su carácter picaresco y desenfadado, Archer oscila entre el humor negro y el absurdo. El negro al tocar tramas delicadas como el cáncer o las adicciones; y el absurdo al utilizar con gran maestría los juegos de palabras.

La agencia está liderada por Malory Archer, una mujer, cuyo hijo, Sterling Archer, es el personaje protagonista que da nombre a la serie. Sterling Archer es un narcisista alcohólico y mujeriego, en palabras de su creador “Archer es lo que James Bond es en realidad”, siendo el espía de Ian Fleming una de sus influencias al crear la serie.

Trabajos publicitarios de R. Lichtenstein

En el aspecto formal, en la serie de Reed se encuentran muchas influencias. En general el estilo de los dibujos responde al modelo de publicidad de los años 70. En concreto, el trabajo de Roy Lichtenstein. Al igual que en los cuadros del pintor icono de la cultura pop, los personajes se representan de manera realista con trazado grueso, aportándoles rigidez a los movimientos que se contrarresta con las expresiones faciales que residen en el diseño de la boca y los ojos. Por otro lado, los fondos de la serie se realizan con la técnica 3D enriqueciendo los espacios. Otra referencia que podemos encontrar es la de la serie Johnny Quest (Doug Wiley, 1964), anterior y cuyo estilo es muy parecido.

Jonny Quest

Como referencia actual encontramos grandes parecidos entre protagonistas con la serie Mad Men (Matthew Weiner, 2005-2015) donde Archer y Donald Draper comparten semejanzas evidentes.

Sterling Archer y Don Draper

Son muchos elementos los que hacen que Archer no haya perdido la frescura. A nivel individual, el montaje de cada capítulo llega a ser hipnótico al relacionar escenas por medio de la última frase o semejanzas visuales entre plano y plano. A nivel general a pesar de contar con varias temporadas, es difícil que el ritmo de la serie se oxide debido a los cambios de argumento. La serie, salvo excepciones, suele constar de capítulos conclusivos donde la única trama que perdura es la historia de tensión sexual entre Archer y la espía número uno de la agencia: Lana Cane. Sin embargo, los guionistas se las han ingeniado para que los variopintos personajes desarrollen tramas lo suficientemente alocadas como para realizar temporadas conclusivas que para diferenciarse entre ellas utilizan un sobrenombre: Archer Vice (donde los personajes son traficantes de droga) y Archer Dreamdland (Influenciada en el film noir). Estas vertientes otorgan una mayor perspectiva y desarrollo de los personajes.

Como último apunte, señalar la representación femenina de la serie. Además de que en ISIS está establecido un matriarcado, hay una diversidad de roles tanto femeninos como masculinos que equilibran la representación según el género, de hecho, hay el mismo número de hombres y mujeres como personajes recurrentes, y siendo una serie de espías, es mucho más de lo que podríamos esperar.

Silvia Estévez

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *