ENTREVISTA A NURIA CUBAS Y FERNANDO VÍLCHEZ

Publicada en Publicada en Entrevista

Dirigir un festival de cine

Si el mes pasado tuvimos la gran oportunidad de hablar con Enric Albero y Javier H. Estrada sobre el arte de la programación, ahora seguimos adentrándonos en los misterios de los festivales de cine gracias a esta entrevista con Nuria Cubas y Fernando Vílchez, directores de Filmadrid. Este festival, que celebra su cuarta edición el próximo mes de junio (del 7 al 16 de junio, para ser exactos), sigue apostando por llevar a Madrid por “senderos inéditos y novedosos dentro del paisaje cinematográfico contemporáneo, promoviendo y exhibiendo un cine de marcado carácter autoral”. En 2017 sin duda lo consiguieron (y lo hicimos constar en nuestra crónica), así que solo queda esperar a descubrir que otras sorpresas nos tienen preparadas (de las que también nos haremos eco próximamente aquí).


Filmadrid 2017
Fernando Vílchez y Nuria Cubas en la inauguración de Filmadrid 2017 (Fotografía de César García Rayo)

Vamos a empezar con una pregunta muy tonta… ¿Qué es Filmadrid?

Nuria Cubas: (Risas) Esa hacía mucho que no nos la hacían… Filmadrid es un festival que muestra piezas de todas las duraciones, de todas las geografías, con un hilo común relacionado con la calidad pero también con la diversidad. Intentamos hacer que cada edición sea un ente compacto, que tenga entidad.

Fernando Vílchez: Filmadrid es una especie de patio de recreo y a la vez de conocimiento donde puedes conocer a autores con filmografías verdaderamente potentes pero que son absolutamente desconocidos aquí. Por ejemplo, el año pasado estaba Fred Kelemen y este año tenemos a Tonino De Bernardi, uno de esos grandes maestros que aún necesita presentación en España. Por un lado está eso, pero también está el lado lúdico, es un festival en el que hay mucha risa, mucha buena energía, mucha ironía. Hay un ambiente de comunidad, creo que se ha formado algo muy bueno en estos tres años.

NC: Es un festival que va más allá de la idea de poner una serie de películas para que acudas a las salas y ya está. Siempre hemos trabajado mucho para que la comunidad que se une alrededor de esas películas disfrute de otro tipo de experiencias como, por ejemplo, traer al mayor número de cineastas posibles y ponerlos a disposición del público, naturalizar el hecho de que vienen Jonas Mekas o Lav Diaz.

FV: Sí. Filmadrid es Lav Diaz viniendo de ganar Venecia y Berlín el año pasado y bebiendo latas de cerveza con nosotros en Lavapiés.

¿Cómo suelen reaccionar los invitados a esa cercanía? ¿Hay algunos a los que les intimida?

FV: Yo creo que al revés, agradecen ese punto de evitar las alfombras rojas o las ceremonias de una hora de discursos. Creo que es justamente el ver que somos gente muy cercana, que todos trabajamos un poco en todo en el festival, lo que genera cierta afinidad, porque promovemos cineastas que son independientes. Ven que no se trata de un festival demasiado edulcorado o institucional, sino más cercano, que es como ellos también se aproximan al cine, así que inmediatamente se siente cómodos.

NC: De todos modos, Filmadrid también tiene una parte muy seria, como los encuentros que hacemos por la mañana, que son conversaciones en las que se profundiza muchísimo en la obra del cineasta. Por eso digo que es una actitud, estamos haciendo algo muy serio pero seguimos siendo personas, no por ser Pedro Costa o Julio Bressane eres una especie de ente extraterrestre. Tú eres una persona, yo también y nos tratamos como seres humanos.

Filmadrid 2017
Nuria Cubas y Jonas Mekas (Fotografía de María Turreira)

Cuando os lanzáis a esta aventura, más allá de que os apeteciera, ¿era porque sentíais que faltaba algo? ¿Dónde veíais ese algo que queríais exportar?

NC: Teníamos claro que Madrid tenía una carencia de películas muy grande. Era importante generar un marco en el que esas películas se pudieran ver, un marco en el que eso fuera apetecible para el público. Es la parte más complicada de un festival, llegar al público de la ciudad masivamente. Nosotros disfrutamos muchísimo Rotterdam, porque también tiene un punto de cercanía muy claro, siendo muy mastodóntico es también un punto de encuentro entre los cineastas, el público y la gente que trabaja en el medio que es bastante inusual para un festival tan grande. He estado, por ejemplo, en la Berlinale y no tiene nada que ver con Rotterdam, es mucho más frío.

¿Cómo creéis que ha ido evolucionando Filmadrid en estos tres años?

FV: El festival tiene ahora una identidad más clara y concreta. Llega a mucha más gente de la que esperarías, y vienen medios que jamás esperarías que te hicieran caso.

NC: Creo que eso es lo que más ilusión te hace, cuando entras en una sala y, a lo mejor, el primer año veías a cuarenta amigos y diez personas que no conocías, al tercero ya son cincuenta personas las que no conoces. Te das cuenta de que está empezando a salir del círculo cerrado de la cinefilia de la ciudad.

¿Recordáis algún momento de especial orgullo, en el que os la jugaseis y funcionase?

FV: Hemos tenido muchísimas apuestas. Por mencionar una, lo de inaugurar el primer año con Caballo dinero de Pedro Costa ya era algo que todos decían que no iba a funcionar.

NC: “Qué locos, vais a poner esa película para inaugurar…”

FV: Y se agotaron las entradas esa misma tarde. El Foco de Lav Diaz, “otra locura, ese cineasta filipino con pelis de seis, ocho, diez, trece horas, absurdo”, pero creó una serie de fieles alrededor de Lav Diaz, sus apóstoles, cuarenta muchachos que fueron a todas las sesiones. Y así hasta el último año. Todos los años, creo, cada apuesta ha resultado sorprendente.

Filmadrid 2017
Fernando Vílchez (tercero por la derecha) y el equipo del curso de Laura Mulvey (segunda por la izquierda) (Fotografía de Rita Quelhas)

Y, ¿con las actividades? Habéis expandido muy rápidamente los encuentros con directores a clases magistrales, conferencias e incluso, este año, talleres como el de Eugène Green. ¿Qué buscáis al crear el calendario de actividades?

NC: Nos parecían interesantes los talleres prácticos, como lo el de Eugène Green, porque son situaciones en las que puedes disfrutar de trabajar con un director que normalmente no está en Madrid. En este caso, además, nos parecía que había una carencia a nivel formativo. En las escuelas de cine muy pocas veces se da la oportunidad de trabajar con actores, y si te dedicas al cine es algo fundamental. De ahí salió el taller de Eugène Green, que además estaba verdaderamente dispuesto a mostrar su forma de trabajar.

FV: Claro. Quien ha visto el cine de Eugène Green sabe que tiene un método muy especial, donde la potencia de la palabra es una parte clave de toda su obra. Creo que es un lujo, es un taller que solo ha hecho una vez antes, y de allí salió En attendant les barbares (2017), la película que ganó en Gijón el año pasado. Que lo replique aquí y dedique ocho mañanas a explicar con calma cómo dirige y por qué dirige va más allá de cualquier expectativa que pudiéramos tener. Arrancar así me parece brutal. Y además tenemos el curso con Nicole Brenez, que también es otro lujo para el festival, porque es la gran académica del cine político en Europa.

NC:  En la realidad en que vivimos, de noticias falsas e imágenes amañadas, escuchar la visión de una académica que lleva tantos años trabajando sobre el análisis de las imágenes puede arrojar un montón de luz en el sentido de lo que es el cine político. ¿Hasta dónde se puede llegar, cuál es la historia? Va a ser un taller muy rico.

Para ir cerrando, ¿algo que estéis cocinando, algo que se os haya resistido y que podamos esperar en la próxima edición?

NC: Está todavía un poco en el aire, pero una de las cosas que llevamos queriendo hacer desde el principio es una proyección en una plaza pública, y parece, parece, que esta vez lo vamos a conseguir. No quiero todavía lanzar las campanas al vuelo, pero…

FV: Es un poco lo que hablábamos de la evolución del festival, cosas que hasta el año pasado parecían imposibles de repente ya no lo son tanto. Eso es lo que veo más claro de Filmadrid, que en tres años ha pasado de ser un proyecto íntimo a extender unas alas que a ver hasta dónde llegan…

Filmadrid 2017
Nuria Cubas y Fernando Vílchez durante Filmadrid 2017 (Fotografía de Eduardo Cabrera)

Un comentario en “ENTREVISTA A NURIA CUBAS Y FERNANDO VÍLCHEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.