GUARDIANES DE LA GALAXIA VOL. 2

La artillería heroica alternativa

Son más de 50 las películas que se han hecho hasta la fecha basadas en Marvel Comics (y otra decena confirmadas para los próximos dos años), por lo que el bombardeo de filmes asociados a esta marca es casi apabullante, especialmente desde el 2000, cuando se abrió la veda de un mínimo de dos películas por año. Ante esto hay dos opciones: que la legión amante de superhéroes crezca hasta crear el imperio más poderoso, o que los proyectiles consigan arrasar con todo.

Las historias de estos personajes heroicos se han ido entrelazando, creando un imaginario alrededor de las figuras de Los vengadores o X-Men fácilmente reconocible por cualquier espectador. Sin embargo, esto es un arma de doble filo cuando se sobreexplota el género y hay más bajas entre las filas de seguidores que territorio conquistado. Por fortuna, de vez en cuando surgen propuestas que son como un soplo de aire fresco, un refuerzo inesperado en el campo de batalla que hace recobrar la esperanza. Este refuerzo inesperado fue el que trajo James Gunn con Guardianes de la galaxia en 2014. Tres años después llega la segunda parte, acompañada por un halo de incertidumbre alrededor de la pregunta de si la continuación de la saga sería tan buena como su predecesora. Pues bien, no hay una respuesta concreta. ¿Segundas partes nunca fueron buenas? En este caso, no se cumple, pues Guardianes de la galaxia Vol.II (James Gunn, 2017) es buena, y mucho, pero llega a la palestra con el hándicap de no contar con el factor sorpresa de la primera. Esta vez, el peculiar grupo que protagoniza la cinta no podía desconcertar con una emboscada que pillase desprevenido al espectador. No hacía falta. Los guardianes siguen fieles a su personalidad carismática, a esa extraña unión que les hace fuertes, a unos diálogos cargados de humor y a constantes guiños nostálgicos a la década ochentera.

 

 

Esta segunda parte profundiza más en el concepto de familia, en los cabos sueltos que se quedaron a medio tratar en la primera, en el pasado más hondo de los protagonistas. Se contrapone así la familia puramente biológica y la que se forma a través de otros lazos. Esta unión que fue forjada en combate, y desencadenada por la lucha contra un enemigo común, se ve amenazada por nuevos adversarios, aunque los aliados surgen inesperadamente, reforzando el significado de familia que se forma por los giros a los que llevan las batallas libradas diariamente. Gunn ahonda en la personalidad de unos personajes tan dispares como necesarios, en sus miedos, sus sentimientos ocultos o en la fidelidad que sienten unos por otros. Con momentos hilarantes, aquí es donde, en ocasiones, cae en lo meramente anecdótico y resta dinamismo a la película. Coge el relevo de un enigma desdibujado en la primera parte, como es la identidad del padre de Peter Quill (Chris Pratt). Ego, interpretado por Kurt Russell, aparece para desvelar el inicio de una confrontación humano/alienígena en el pasado de Peter y que definirá su futuro. Aunque este concepto sea el hilo conductor de la saga, parece que vaya a caer en la dirección que están tomando las últimas partes de Fast & Furious, conducidas por toques más sensibleros y de menor acción. Algo curioso, pues Gunn no ahonda en la relación amorosa entre Peter y Gamora, aunque consigue que el sentimentalismo sea más sutil. En parte, por las infinitas posibilidades que tiene la galaxia para explotar los efectos especiales, que hacen que esta segunda parte, aunque menos brillante narrativamente, sea mucho más atractiva visualmente.

 

 

El inicio del film es muy inteligente y un disfrute para los sentidos, con una cámara que no para de moverse, dejando la batalla en un segundo plano desenfocado, y la aparición de un bebé Groot bailarín en primer plano, que consigue ser el ladrón de escenas por excelencia; amenazando con ser la nueva figura fetiche en jugueterías y tiendas de regalos, quitándole el puesto a los Minions como mejor peluche “cuqui”. Esta humanización de lo extraterrestre, junto con los cameos, los divertidos gags que van destinados tanto a generaciones jóvenes como a las más nostálgicas de los ochenta, y acompasados, nuevamente, con una selección musical muy lúcida, hacen que Guardianes de la galaxia Vol.II siga siendo la táctica perfecta con estilo propio dentro de la franquicia Marvel. Los guardianes han ganado esta batalla, pero habrá que esperar a la tercera parte para ver si también ganan la guerra en Infinity War (Anthony y Joe Russo, 2018).

Elena Canorea


Guardianes de la galaxia vol. 2 (Guardians of the galaxy Vol. 2, Estados Unidos)

Dirección: James Gunn / Guion: James Gunn, basado en el cómic de Dan Abnett y Andy Lanning / Producción: Kevin Feige, David J. Grant y Lars P. Winther / Música: Tyler Bates / Fotografía: Henry Braham / Montaje: Fred Raskin y Craig Wood / Diseño de producción: Scott Chambliss / Reparto: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Vin Diesel, Bradley Cooper, Michael Rooker, Karen Gillan, Pom Klementieff, Sylvester Stallone, Kurt Russell

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *